HISTÓRICO
E.U. está abrumado por flujo de niños inmigrantes
  • E.U. está abrumado por flujo de niños inmigrantes | Inmigrantes provenientes de países centroamericanos protestaron en California por la decisión del gobierno de deportar la mayoría de menores que intenten ingresar ilegalmente al país. FOTO REUTERS
    E.U. está abrumado por flujo de niños inmigrantes | Inmigrantes provenientes de países centroamericanos protestaron en California por la decisión del gobierno de deportar la mayoría de menores que intenten ingresar ilegalmente al país. FOTO REUTERS
Por DIANA CAROLINA JIMÉNEZ | Publicado el 10 de julio de 2014

Luis salió de su casa en Honduras con rumbo a la frontera entre México y Estados Unidos sin fecha de regreso y huyéndole a las balas que, días antes, habían alcanzado a su padre.

Su objetivo: reencontrarse con su mamá, residente indocumentada en "el país de las oportunidades" desde hace décadas, pese a sus advertencias de que no cruzara el riesgoso camino que en los últimos 10 meses, según cifras del gobierno de E.U., han emprendido solos 57.000 de menores centroamericanos y 39.000 adultos.

Lo que nunca imaginó Luisito, como lo llama su familia, es que a sus 14 años de edad iba a ser testigo de violaciones y asaltos, y que durante semanas iba a tener que enfrentarse a duras jornadas de hambre y frío para llegar a Estados Unidos "en busca de la libertad".

Por su dramática situación familiar, el Departamento de Justicia de E.U. le permitió a Luisito el ingreso al país. El joven encontró su primer refugio en los brazos de Nora Sandigo, reconocida activista a favor de los derechos de los niños de padres indocumentados en E.U.

"Los padres me piden el favor de que los reciba en el aeropuerto por miedo a las autoridades debido a su situación de ilegalidad. Los niños llegan traumatizados, lastimados. Les toca ver a sus compañeros de viaje ahogándose en los ríos, son testigos de toda clase de abusos. El encuentro con sus familiares, en cambio, es un momento sublime", explicó a El Colombiano Sandigo, quien hoy acoge a 817 hijos estadounidenses de ilegales que han sido detenidos o deportados.

Pero Luisito, que hoy está con su madre, puede pertenecer al grupo de los últimos menores que puede contar la historia con final feliz.

Las decenas de miles de menores que huyen de los caóticos países de Centroamérica a la frontera de E.U. han sobrepasado la capacidad del gobierno para responder, y por esta razón el presidente Barack Obama pidió al Congreso 3.700 millones de dólares para un fondo de emergencia que permita atender esta situación que el mandatario ha calificado de "crisis humanitaria".

La iniciativa pretende que los casos de menores en la frontera sean procesados de forma "rápida" y justa" para determinar la deportación de los solicitantes de asilo, en los casos que corresponda, según el Departamento de Justicia. La Casa Blanca ha dicho que la mayoría de los niños tienen pocas probabilidades de quedarse.

Gil Kerlikowske, comisionado de Protección de Aduanas y Fronteras, dijo que más de 52.000 menores de Centroamérica y México sin acompañante han sido atrapados tratando de cruzar la frontera desde octubre, el doble que en igual periodo del año pasado. La situación, afirmó, "es difícil y preocupante a muchos niveles".

Aunque las principales razones de la ola migratoria son el aumento de la violencia y la actividad de pandillas, ésta también parece estar vinculada con rumores de que a los menores se les permitiría permanecer en Estados Unidos si logran ingresar al país.

Juan Osuna, director la oficina ejecutiva de revisión de inmigración del Departamento de Justicia, dijo que "estamos enfrentando el mayor número de casos para manejar que haya visto la agencia".

Osuna señaló que los casos de deportación que involucran familias y niños sin acompañantes tendrían prioridad en la lista de 360.000 pendientes por resolver ante los tribunales

La solicitud de financiamiento de emergencia de Obama agregaría más jueces, aumentaría las instalaciones de detención, ayudaría a atender a los niños y a pagar programas en Centroamérica para tratar de evitar que lleguen a E.U..

El gobierno de Obama dice que quiere más flexibilidad para devolver más rápidamente a los niños, ya que las leyes exigen que los menores de naciones que no sean México o Canadá pasen por el sistema de tribunales, con frecuencia un proceso lento. Pero defensores de los derechos de los inmigrantes y algunos demócratas están rechazando esa idea, argumentando que pondría en peligro las protecciones jurídicas de los niños.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnes t, afirmó ayer que Obama está "dispuesto a trabajar con los republicanos" sobre la propuesta e instó a ese partido a dejar los "juegos políticos" y aprobarla "si de verdad están interesados en solucionar el problema".