<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
EVALUANDO A LOS CANDIDATOS: ENRIQUE PEÑALOSA Y MARTA L. RAMÍREZ
  • EVALUANDO A LOS CANDIDATOS: ENRIQUE PEÑALOSA Y MARTA L. RAMÍREZ
Por SANTIAGO SILVA JARAMILLO | Publicado el 07 de mayo de 2014

Enrique Peñalosa es un mal político. Y esto es, curiosamente, tanto una ventaja, como una desventaja de votar por él. Se siente curiosamente incómodo en su posición de candidato, y lo digo porque, luego de una docena de campañas, uno pensaría que su desempeño en debates, entrevistas y correrías sería mejor que la nerviosa e insegura versión que estamos viendo.

Ágil a la hora de hacer alianzas que lo perjudican y ubicado casi siempre en movimientos o partidos políticos que poco lo quieren dentro de sus filas, Peñalosa ha tomado siempre decisiones políticas de dudoso mérito. Su incapacidad para navegar en el pantano de la política colombiana es un lastre que le ha costado varias elecciones.

De hecho, frente a su principal logro público -esto es, la Alcaldía de Bogotá- las percepciones ciudadanas pueden ser controversiales. En política no se pueden pretender consensos absolutos, pero las visiones encontradas sobre su desempeño como alcalde resultan frustrantes. Acá me refiero, por supuesto, a las ya famosas lozas y bolardos, y al mismo Transmilenio.

Sin embargo, Peñalosa siempre tuvo una idea muy clara de la ciudad que quería, y su trabajo -junto al de Antanas Mockus- le dieron algunos años de respiro a una ciudad que para entonces, parecía condenada a los problemas de una urbe tercermundista. Su versión de Bogotá no supervivió porque, en parte, los capitalinos la perdieron ante mafias y malos alcaldes, pero también, porque Peñalosa no supo capitalizar su buen gobierno.

Marta Lucía Ramírez es la eterna ministra, haciendo parte de los gabinetes de César Gaviria, Andrés Pastrana y Álvaro Uribe. Es una tecnócrata que ha jugado el juego político con ciertos aciertos, pero recientes dudas sobre los métodos para conseguirlos. Todavía queda el mal sabor de su elección como candidata del conservatismo en una convención llena de irregularidades.

Sus propuestas y discurso de campaña caen con demasiada facilidad en la demagogia punitiva -como al proponer penas de cadena perpetua a violadores y atacantes con ácido-, o en los lugares comunes de políticas.

La columna de su campaña es su propuesta de lucha contra la corrupción. Ramírez ha tenido una trayectoria política generalmente transparente, pero los eventos de la convención conservadora y los viejos líderes conservadores que conforman buena parte de su equipo de campaña le restan credibilidad a la apuesta. Sin embargo, Ramírez es una mujer juiciosa y su desempeño en ministerios y el Senado fue sobresaliente. Cuenta con amplia experiencia en el sector público, y ha hecho política con relativo éxito.

La otra semana: los candidatos Oscar Iván Zuluaga y Clara López.