<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
La esperanza de los republicanos
  • La esperanza de los republicanos | Reuters, Palm Beach | El precandidato republicano Mitt Romney, durante un encuentro con sus seguidores en Florida.
    La esperanza de los republicanos | Reuters, Palm Beach | El precandidato republicano Mitt Romney, durante un encuentro con sus seguidores en Florida.
Santiago Silva | Publicado el 13 de enero de 2012

Mitt Romney es la única esperanza de los republicanos para llegar este año a la Casa Blanca, no solo porque es el único de los precandidatos capaz de vencer a Barack Obama, sino porque es el mejor aspirante para apelar a la nueva fuerza política en Estados Unidos: los independientes, quienes son al final de cuentas quienes decidirán las elecciones.

El pasado 10 de enero, Mitt Romney, exgobernador de Massachusetts, ganó las primarias de New Hampshire, segunda victoria consecutiva luego de lograrlo en Iowa, y se perfila como el precandidato republicano más opcionado a conseguir la nominación de ese partido y a enfrentar al presidente Barack Obama en las elecciones presidenciales de noviembre.

El problema es que a muchos republicanos, sobre todo a los más conservadores, no les gusta Romney. Lo consideran un liberal encapuchado que solo ha recurrido a ciertas posturas mientras es elegido como candidato republicano. Y por eso, este sector del partido ha coqueteado con casi todos los demás precandidatos, desde Sarah Palin, hasta Ron Paul, pasando por Gingrich, Perry, Santorum y Bachmann.

Todos han subido en las encuestas como espuma, para luego desinflarse. El único que prevalece, desde que se inició la campaña, es el señor Romney.

El exgobernador se ha mantenido a la cabeza por dos razones, principalmente; dos fortalezas que han logrado contrarrestar su falta de carisma y su desconexión con el votante común (durante un debate, el exgobernador le "apostó" a un contendor 10 mil dólares si le demostraba que una de sus propuestas era inviable), su capacidad para atraer el voto de los independientes y sus posibilidades reales de vencer a Obama.

La primer fortaleza se sustenta en los cambios que el panorama político estadounidense ha sufrido en los últimos años.

En efecto, según una encuesta realizada por Gallup el 9 de enero, el porcentaje de estadounidenses que se consideran a sí mismo "independientes" (esto es, ni demócrata ni republicano) ha llegado a un histórico 40%. Lo interesante de esto es que, según otra encuesta, esta vez de CBS , en un enfrentamiento con Obama, Romney se lleva el 45% de los votos independientes, mientras el presidente el 39%.

Romney se lleva a los independientes porque es un republicano moderado y porque éstos están decepcionados con Obama, al que ayudaron a elegir hace cuatro años con la esperanza de un cambio, que no llegó.

Ahora bien, la segunda fortaleza de Romney está en que, como se puede ver con su apoyo entre los independientes, es el mejor dentro de la baraja de los republicanos para vencer a Obama.

Una tercera encuesta, ahora del Washington Post , que indagaba por las razones por las cuales la gente votaba por Romney, el 62% dijo hacerlo porque es el más calificado para derrotar al presidente. Y esta percepción la apoyan los números. La encuesta de CBS sostiene que, en un enfrentamiento entre Romney y Obama, el primero ganaría con 47% de los votos sobre 45% de su contendor.

Aun así, las elecciones son el 6 de noviembre y ni el exgobernador Romney ni el presidente Obama tienen ninguna certeza. Solo que esta será una reñida campaña.