<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Leonel recorre y canta un documental
  • Leonel recorre y canta un documental | Juan Fernando Cano | La idea de hacer El jardinero de la parranda era darle una mirada a la vida de Leonel Ospina, quien fue muy importante en la música de diciembre, y desmitificar muchas de las cosas que se han dicho de él. Fue un trabajo de seis años.
    Leonel recorre y canta un documental | Juan Fernando Cano | La idea de hacer El jardinero de la parranda era darle una mirada a la vida de Leonel Ospina, quien fue muy importante en la música de diciembre, y desmitificar muchas de las cosas que se han dicho de él. Fue un trabajo de seis años.
Mónica Quintero Restrepo | Publicado el 22 de febrero de 2011

No había que buscarlo. Más bien esperar a que de pronto ese día, sin hora fija, se diera un pasón por esos lugares frecuentes. Paciencia. Pero al llegar, bien podía decir que no quería hablar, ni verlos. Entonces había que devolverse sin una palabra y seguir esperando.

El periodista Gustavo Castaño y el músico Edwin Jaramillo esperaron unos seis años a Leonel Ospina. Cuando aparecía, y con una cámara escondida, iban escuchando la historia de su vida. No le contaron, por lo menos no del todo, que estaban haciendo un documental sobre él.

"Él es muy hostil para las fotos y las cámaras", dice Gustavo. Aunque no era una historia secreta del todo. "Se le participaba económicamente con algo". Un almuerzo, un poco de dinero. Lo invitaban a cantar, con lo que siempre ha sido feliz, y también a hacer tertulias.

La intención de Gustavo, quien tuvo la idea de hacer El jardinero de la parranda , como se llama el documental, era contar la vida del músico parrandero, que quedara un registro para la historia y desmitificar lo que se dice de él.

Por eso decidieron hacer una investigación, sin límite de tiempo. Aguardando que el artista apareciera y quisiera contarles el cuento. También hablaron con su familia.

Hacer historia
La música de Leonel Ospina tiene gusto a diciembre: "María Teresa tiene ganas de cumbanchar, cuando suena la orquesta empieza a revoliar".

María Teresa es una de sus interpretaciones más famosas, así como El Jardinero, Ya nació el niñoy El Pilón . Canciones que una vez sonaron con mucha fuerza en el país y fuera de él. "Fue un tipo muy famoso y representativo de la música parrandera. La llevó a otros países", cuenta Gustavo.

Fue compositor, arreglista y cantante. Innumerables discos pasaron por su voz y se caracterizó porque sus letras no tenían doble sentido.

También se volvió un tipo bohemio, del que se dijeron, y se dicen, muchas cosas. Cuentan por ahí que fue una golpiza la que lo dejó así, deambulando por las calles.

Con el documental Gustavo y Edwin quieren contar la verdadera historia de Leonel, de su vida disipada, de su fama, de sus mejores canciones. Contar incluso ese lado rockero que muchos desconocen. Y contar, que ya no está tan mal como lo estuvo alguna vez. "Está haciendo un buen uso de su mesada".

Sigue siendo un personaje que no dice donde vive. No hay forma de conseguir una dirección. Si se le trata de seguir, dice Gustavo, se cambia de sitio. En la mañana es más fácil hablarle. Después del tinto y del recorrido por diferentes lugares, como el parque de Itagüí, el de Caldas, La Playa, el Astor, Sayco Acimpro, tal vez ya no cuente lo mismo.

No habla mucho de su familia y si le preguntan, muchas veces, se para y se va. Todavía canta, con la misma voz de sus años de famoso, aunque ya no lo contraten. Ahora entona, sobre todo, las canciones de otros, que arregló o trabajó, pero muy poco las suyas. En el documental, sin embargo, se escuchan ambas: las que compuso y las que cantó. Además, Lograron subirlo a un escenario y que interpretara algunos éxitos.

De los seis años de espera quedan treinta minutos y un hombre que nunca entró a la academia, pero que sabía tocar la guitarra magistralmente, y que era capaz de "hacer en una hora un éxito parrandero", expresa el periodista.

Él día en que a Leonel le mostraron el documental no dijo ni sí, ni no. No lo terminó. A su manera, él escribe para sí su historia.