<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Los tangos tongos de Schissi
  • Los tangos tongos de Schissi |
    Los tangos tongos de Schissi |
Por JUAN DAVID MONTOYA | Publicado el 01 de enero de 2013

El tango, asegura Diego Schissi, anda buscando algo que no se le ha perdido. Para él, una de las figuras de la camada de jóvenes compositores que actualmente le busca un "sentido" al género, faltan algunos años más para que coagule un sonido que le dé vigencia.

Lo anterior no impide que haya experimentación y resultados sorprendentes y ambiguos. Prueba de ello son los tongos, tangos "desaliñados" que Schissi y su quinteto interpretarán durante el Festival Internacional de Música de Cartagena que inicia este sábado.

¿Es cierto que la primera banda sonora que escuchó fue la de su padre en la máquina de escribir?
"Sí, la máquina de mi padre, que era escritor. Afortunadamente, el tecleo no conseguía cubrir el sonido del equipo de música. Allí fui expuesto a la primer selección musical de calidad: clásica, jazz, tango".

¿Cómo describe la propuesta musical del Schissi Quinteto?
"El quinteto toma el Tango como herencia para hacer música actual, música que se escribe en el siglo XXI. Tomamos algunos elementos del género, por ejemplo, la instrumentación clásica, pero nos salimos de libreto en otras cosas. Por ejemplo, no respetamos las fórmulas rítmicas tradicionales, y por ende no se pueden bailar como tangos".

¿De dónde nacen los tongos? ¿Qué les falta para ser tangos?
"Nacen de la necesidad de escribir música propia, que lleve las marcas de una tradición. Los tongos son como hijos algo desaliñados de los tangos".

¿Pasó ya el momento del tango-electrónico? ¿En qué está el tango contemporáneo?
"Sigue buscando su sentido por estos días, y seguirá un tiempo más hasta encontrarlo. Lo esperanzador es ver, especialmente acá en Buenos Aires, la enorme cantidad de intérpretes y compositores jóvenes que están trabajando fuerte para hacer una música honesta de presente, pasado y, necesariamente, futuro".

En Argentina hay quienes lo comparan con Piazzolla... Si él renovó el tango con el jazz, ¿a usted le gustaría hacerlo con cuál música?
"No sé si estoy de acuerdo en que el jazz fue el principal motor de Piazzolla. Creo que él usó todo lo que tenía a mano, con pasión y conocimiento. En cuanto a mí, como todos lo de mi generación, le debemos todo a Piazzolla. Nuestra música no sería lo que es. No estaríamos por tocar en Cartagena de Indias, ni de casualidad... Es imposible compararse con él. Sólo queda inspirarse en su visión y su entrega".

¿Por qué dice que no le gustan los géneros musicales?
"No es que no me gusten, los adoro, los practico. Sólo que a la hora de componer, me sale el niño rebelde al que le cuesta comulgar con las barreras que definen cada género. Por lo mucho que me gustan, me gusta remitirme a los géneros en lo que escribo, pero como compositor, me veo tentado a encontrar una organicidad de los elementos que no sea una continuación exacta de lo que ocurre en los géneros. Todos los compositores jugamos a esto, está en la naturaleza del oficio: inventar, toparse con algo nuevo, y si andamos con suerte, con algo lindo".

¿Prefiere escribir para piano o para los otros instrumentos del quinteto?
"Ahora estoy tratando de escribir para piano, pero me cuesta más. Me siento más cómodo y realizado contando con otros instrumentos a disposición. Fluyen mejor las ideas, sobre todo porque sé muy bien quién está detrás de cada instrumento para el que escribo. Quiero decir que, afortunadamente en esta época, por tener un grupo estable, estoy componiendo para personas más que para instrumentos".

¿Tiene preparado algo de jazz latino ahora que regresa al Caribe, a Cartagena?
"Afortunadamente para ustedes, no haremos nada fuera de lo que tenemos en el repertorio habitual, que es lo que conocemos y sabemos hacer medianamente bien. Como se dice por acá en Argentina, ‘zapatero, a tus zapatos’, y nuestros zapatos son de tango".