<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
María rompe el silencio a la fuerza
  • María rompe el silencio a la fuerza | El libro Desde el silencio fue presentado en la pasada Fiesta del Libro. Es una compilación de las reflexiones de la docente María Eugenia Bravo. FOTOS MARIO VALENCIA
    María rompe el silencio a la fuerza | El libro Desde el silencio fue presentado en la pasada Fiesta del Libro. Es una compilación de las reflexiones de la docente María Eugenia Bravo. FOTOS MARIO VALENCIA
Por LILLIANA VÉLEZ DE RESTREPO | Publicado el 23 de septiembre de 2013

Aún se siente violentada. Ella, que siempre ha preferido estar en la fila de atrás, que es la más callada de todas las hermanas Bravo Betancur, se vio forzada a compartir una parte de los cientos de manuscritos que ha escrito desde que tiene uso de razón.

Sin proponérselo, casi que a hurtadillas, tradujo su silencio en palabras. "No se cómo empezó, fue hace muchos años, cuando las palabras me brotaban", recuerda María Eugenia Bravo Betancur.

Pero era de esperarse. Desde muy niña, la pasión por los libros la dominó. "Mi sueño de niña era no solo leerme todo los libros de la casa, sino los del mundo". Por supuesto, por su corta edad, era su hermano Francisco quien hacía la preselección. Ella leía el recomendado pero también a escondidas elegía otro a su antojo.

Filósofa de profesión, exembajadora de Colombia ante el Mercado Común Europeo en esa época (hoy UE), y docente de corazón, María Eugenia siempre se ha cuestionado todo en la vida.

Una característica que la ha llevado a tener problemas desde niña, cuando por criticar a Dios y hablar de los judíos, las monjas del colegio donde estudiaba la declararon "un elemento peligroso. Yo, que soy la persona más inofensiva del mundo entero. Peligrosa porque pensaba, porque cuestionaba el método de estudio. Insistía en preguntar por qué nos hacían aprender de memoria. Quería saber los porqués de las cosas".

Las tres Anas
Esa búsqueda la llevó a refugiarse aún más en sus escritos. Los mismos que cualquier día le dio por romper, "porque me pertenecían".

Por suerte su hermana Ana la descubrió y logró recuperar muchos de ellos. De otro lado Ana, su mamá, la animaba a escribir y la felicitaba por cada nuevo texto. Hasta ahí todo iba bien en la vida de María Eugenia, al fin y al cabo, pensaba ella, era un tema íntimo.

Pero apareció Ana Elena Correa, una de sus alumnas. "Me pidió que le compartiera algunos de mis escritos y se los envié por correo. Ella se empecina en que estos textos tenían que salir", a la luz pública.

Ahí fue donde le empezó la locura a ella, precisa María Eugenia, "porque ella fue la que se enloqueció, no fui yo. Me tiene padeciendo aquí, partiendo mi vida en fragmentos. No sé explicar lo que siento, es un atropello de ideas, una violación", insiste la novel autora antes de confesar que siente temor frente a su libro Desde el silencio...

Este primer libro de María Eugenia Bravo es un abanico de emociones. Una obra con significado y profundidad que nos confronta, nos ayuda y nos lleva a ver más allá. Un texto honesto y transparente como ella misma.