<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Medellín te sonríe con su cara de mujer
  • Medellín te sonríe con su cara de mujer | Cortesia
    Medellín te sonríe con su cara de mujer | Cortesia
Natalia Estefanía Botero- Mónica Quintero Restrepo | Publicado el 07 de marzo de 2011

Cuando se trata de cumplir los sueños, ellas usan todas sus cualidades para lograrlo. Se han propuesto salir adelante en eso que tanto las trasnocha.

Con su toque femenino, van, a veces en silencio, otras a viva voz, haciendo saber que es posible ganarle las batallas a la vida.

En el Día Internacional de la Mujer, son ejemplo.

Artística: lo que mejor hace Angélika es cantar
Recuerda cuando se sentaba con su mamá a cantar música infantil, en compañía de la guitarra. Desde siempre, cantar ha sido su gran pasión. "Claramente es lo que mejor hago en la vida". Por eso, por la música, no se guarda esfuerzos. Sabe que tiene un talento que puede compartir con los demás y que la hace feliz. Estudió Negocios Internacionales en la Universidad Eafit, pero nunca ha dejado de estudiar música. Aprendió técnica vocal con Gisela Zivic y hace poco cursó un máster en canto en Madrid, España. "Voy contra viento y marea por mi música. Es mi gran ideal".

Compone y ha buscado, por ella misma, las posibilidades de hacer una carrera en la música. En este instante está con un promocional de su disco Moveré la tierra, del cual espera tener el trabajo listo en el segundo semestre. Ya grabó una canción con Toby, el guitarrista de Juanes. Angélica hace pop/folk. Un sonido muy acústico, natural y muy diferente.

Investigadora: Lucía Atehortúa es pasión
Esta mujer hace ciencia, pero aplicada. Esa que enfrenta problemas y supera limitaciones de su entorno. A ella la impulsan la curiosidad y la pasión por descubrir. No de otra manera trabaja con disciplina en su laboratorio de biología de la SIU. Entre sus múltiples logros, cuenta con tres patentes mundiales y siete aplicaciones en trámite. Dice que ser mujer le ha permitido aplicar una visión más "humanista y social" a su trabajo.
Para ella, sus 30 estudiantes (entre pregrado, posgrado, maestría y doctorado), son como sus hijos, sin descuidar a los suyos de sangre,
Manuela y Sebastián, a quienes educa con amor, comunicación y con el ejemplo. Cree que un ser humano es una suma de talentos. Y ella ha logrado explotar los suyos con una pasión que la llena de satisfacción.

Pujante: Ana Catalina compite en tecnología
Trabajar con tecnología es un desafío para Ana Catalina Gómez, un área estigmatizada como compleja, en el que ella no se amilana. Se mantiene actualizada porque sabe que el terreno que pisa es cambiante y evoluciona a gran velocidad. "Todas las mujeres somos súper mujeres pues siempre logramos un equilibrio entre la vida familiar, personal y laboral". Reconoce ser "multitasking" para poder desempeñar varias funciones al mismo tiempo (contestar el teléfono, responder un email, elaborar una propuesta), pero a la vez, esta bondad "nos da la sensibilidad para detectar en la otra parte (ya sea el cliente, el proveedor o el aliado) emociones o actitudes". Y con ello, poder "hacer lecturas", que ayuden a tomar decisiones acertadas, dice. Actualmente dirige la empresa Soficol que exporta soluciones informáticas a E.U y Centroamérica.

Creativa: una mamá que diseña hasta su vida
Cuando estaba pequeña, Ana Arango tomaba los retazos de su mamá, que era modista, y les hacía la ropa a sus muñecas. Le gustaban los figurines, las revistas de moda y siempre quería vestirse diferente. Ya grande, encontró en el diseño un estilo y una profesión, haciendo eso que tanto le apasiona. Con su marca, que tiene su mismo nombre, ella ha ido conquistando público, de a poco. Tocando en las puertas de las boutiques, mostrando lo que ella hace. "Yo corto, diseño y me encanta decorar las prendas, que son muy artesanales. Les pongo mi sello", que es sinónimo de una mujer constante, que sabe que en la vida hay que creer en que se puede lograr lo que se quiere. Tanto como ser diseñadora y mamá cabeza de familia, al tiempo. "Yo corro todo el día. Que la clase de pintura, que el entrenamiento". Lo hace todo. Y sin dudarlo, Andrés Juan dice que "es una buena mamá".