<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
"No produzcan tanta m..."
  • Samuel Arango M. | Samuel Arango M.
    Samuel Arango M. | Samuel Arango M.
Samuel Arango M. | Publicado el 07 de marzo de 2010

Hace unos días se reunió en Hollywood un grupo de directores y productores de cine colombiano con una reconocida personalidad de la meca del cine, que había sido jurado del Festival de Cartagena. Le preguntaron su opinión sobre el cine colombiano y ella respondió sin titubear: "No produzcan tanta m?". La frase cayó como un baldado de agua fría.

Esta dura respuesta puede aplicarse también, sin lugar a dudas, a la televisión colombiana. Nos referimos a las narconovelas y a las miniseries que últimamente, del dolor y la tragedia han hecho entretenimiento. Narcos, capos, mafia, sicarios, paras, guerrilleros, violaciones, droga, sexo, tetas. Todo lo que más nos duele y preocupa, fragmentos minoritarios de realidad, la televisión lo ha convertido en rating, en negocio, en explotación morbosa, incluso con el patrocinio de la Alcaldía de Medellín. Con el falso pretexto de que es la realidad total, nos han metido a todos y especialmente a los paisas a ser reconocidos en el país y el mundo como bandidos de los peores. Poderoso caballero es don dinero. Como el morbo atrae a la gente, le damos morbo. No importan los valores, no importa el dolor y la tragedia. Morbo es audiencia, audiencia es dinero. Hagamos plata a costa del dolor.

La defensora del televidente de uno de los canales dio una respuesta estúpida y preocupante: cambien de canal. Defensora del canal. Si la esposa engaña a su cónyuge en el sofá, la solución es vender el sofá, sirve de consuelo. El autor de la novela original, que no reza Rosario, dijo sin vergüenza: los valores los enseñan los himnos?

Aunque es verdad, cambiamos de canal, pero además le pedimos a la gente, a los paisas, que no compremos los productos que anuncien en esas novelas. Bloqueemos el negocio de la explotación del morbo. Miremos cuáles son los patrocinadores de la degradación y apliquémosle la tenaza. Eso sí lo entienden.

Mientras tanto, los paisas reclamamos nuestro honor.

En un salón de clase el profesor les pidió a los alumnos en el primer día que se presentaran. Salió el cabezón Guerrero y dijo, me llamo fulano de tal, soy de la sucursal del cielo, ve, soy de Cali. A continuación salió un paisa y dice, me llamo tal por cual, soy del cielo, de Medellín.

Para mostrar tenemos millones de ejemplos. Gobernantes tan buenos como Juan Gómez, Luis Alfredo Ramos, Sergio Fajardo, Omar Flórez, Antonio Roldán, los Gaviria, Eugenio Prieto, Ramiro Valencia, Belisario Betancur, Álvaro Uribe. Industriales y comerciantes del talante de Camilo Mora, los Echavarría, Fabio Rico, Darío Múnera. Empresas como Nacional de Chocolates, Isa, EPM, Isagén, Imusa, Haceb. Artistas como Fernando Botero, Pedro Nel Gómez, Fernando González, Barba Jacob, León de Greiff, Tomás Carrasquilla, Arenas Betancur, Salvador Arango, Melitón Rodríguez, Andrés Sierra, Juanes. Mujeres como María Cano, Débora Arango, Sofía Ospina, Laura Montoya, Noemí Sanín, María Emma Mejía, María Luisa Calle, Lina Moreno, María Inés Restrepo.

La lista es casi infinita porque además estamos ustedes y yo que no somos lo que las narconovelas dicen de nosotros.

Señor, perdónalos porque SI saben lo que hacen y nos están masacrando.