<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

El día que Alemania volvió a ser una con la caída del Muro

  • Vestigios del Muro de Berlín. FOTO: EFE
    Vestigios del Muro de Berlín. FOTO: EFE
Publicado el 09 de noviembre de 2019

Una voz en la televisión dijo que a partir de ese momento se podría viajar entre la República Democrática de Alemania (RDA, este) y la República Federal de Alemania (RFA, oeste) sin visa.

En sus once años de vida, Sven Schuster, quien vivía en el lado del capitalismo, ya sabía que vivía en un país partido en dos por un muro, púas y minas. Ese noviembre de 1989, entre la exención de visado que hacía la administración de la Unión Soviética para algunos viajes al exterior y el desgaste económico del lado comunista, sintió que algo estaba por cambiar.

Schuster creció en Weissenburg, pueblo de la ciudad de Baviera, entre la economía capitalista que instauraron los aliados y los relatos que le contaban su sus padres sobre el otro lado, donde quedó parte de su familia sin poder cruzar ante el freno en forma de muro que erigió la RDA para evitar que los alemanes que estaban en su parte huyeran al otro sector del país. “Tenía compañeros en el colegio procedentes del este que lograron escapar. Hablaban ruso y no inglés como nosotros. Con los días sentíamos que algo pasaría y no fue sorpresa cuando cayó el Muro”, relata.

A este alemán, hoy de 41 años, le llega a la cabeza esa imagen del hombre que dio el anuncio en la televisión. Era la voz del primer secretario del Partido Comunista de la RDA, Günter Schabowski. En esa rueda de prensa estaba Riccardo Ehrman, un periodista italiano que trabajaba en el lado este y que con su pregunta rajó el Muro de Berlín. Una palabra, seis letras y una revolución: “¿Cuándo?”. La respuesta del Schabowski se tradujo en un “a partir de ahora”.

El secretario habló y la gente salió a las calles. Los ciudadanos partieron el Muro como pájaros carpinteros labran un árbol y los corrillos de gente bailando sobre sus escombros y corriendo de un lado a otro de Alemania dinamitaron la cortina de cemento que dividía Berlín y, con esto, los alambres y barricadas que tenían al país en dos bandos.

Horas antes un grupo de expertos había enviado una carta al Comité Central del partido sugiriendo que el Muro se demoliera en un futuro cercano para convertirlo, según su misiva, “en una reliquia del pasado”. El futuro fue ese mismo día.

El mundo miró hacia el este. “Schabowski señaló –en la misma rueda de prensa– que la medida haría superfluas las instalaciones fronterizas entre ambos estados alemanes y el propio Muro de Berlín”, se leyó en EL COLOMBIANO en un artículo de esa noche.

Después del estruendo

No solo era un muro de púas o cemento. Estaba vigilado por las autoridades de la RDA al mando de la Unión Soviética para que nadie del este cruzara al oeste (al revés sí se podía), pero ninguno de ellos reprimió al pueblo que comenzó a derribarlo. Por una noche y los días siguientes cayó de a poco a manos de quienes pedían la reunificación. Tiempo después quienes crecieron en el lado comunista conocieron el costado opuesto, y de un lado y del otro, sin restricciones, entraron a esa parte del país que estaba oculta, y armaron así el rompecabezas de lo que les faltó a unos y les sobró a los otros.

“Vi las imágenes en la televisión, en un canal estatal, y mis papás eran muy felices. Yo también estaba contento porque parecía algo chévere”, recuerda Thomas Goda, quien a sus diez años fue testigo de la caída. Ellos le explicaron que la gente protestó para “liberarse del reino soviético” y que ahora Alemania se reunificaría. Dos años después, Goda viajó con su familia a lo que fue la RDA. Las imágenes de esa travesía están marcadas por retratos de bosques, huecos en la calle, viviendas rotas y edificios que parecían colapsar.

Un vahído de un Muro construido por la RDA que, como los integrantes del Partido Comunista dijeron ese 9 de noviembre, quedó en los vestigios de la historia como la insignia de la Guerra Fría, la bipolaridad entre Estados Unidos y la Unión Soviética y que con su caída cambió el relato del Siglo XX y la posguerra: una cortina que dividió Alemania durante 29 años y que hoy cumple 30 de su caída en una Alemania en reunificación

Contexto de la Noticia

Juliana Gil Gutiérrez

Periodista internacional, amante de los perros y orgullosa egresada de la facultad de Comunicación Social - Periodismo de la Universidad Pontificia Bolivariana.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección