<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Quebec prohibe el uso del velo musulmán en lugares públicos

  • Mujeres musulmanas durante una protesta en Norteamérica. FOTO: AFP
    Mujeres musulmanas durante una protesta en Norteamérica. FOTO: AFP
Mariana Escobar Roldán | Publicado el 18 de octubre de 2017

Quebec, la provincia francófona canadiense que por estos días se compara con Cataluña por sus intenciones de independencia, aprobó una ley que prohibirá a las mujeres musulmanas llevar en público su tradicional velo.

Así las cosas, en adelante, una musulmana no podrá ir en transporte público con esa prenda, que de acuerdo a la corriente cultural cubre determinadas partes del rostro o el cuerpo. El texto también limita a las empleadas del sector público, desde doctoras hasta profesoras, a que trabajen con nicab, chador o burka, los distintos tipos de velos.

Se trata de la primera ley de este tipo en Norteamérica, aunque en Europa varios países la han aplicado, con toda una estela de críticas entre defensores de derechos humanos. Francia fue el primero, en 2011, y le siguieron Holanda y Bulgaria. Hace menos de un mes, Austria prohibió el uso de burka en lugares públicos y obligó a quienes infrinjan la norma a pagar hasta 150 euros de multa.

Aunque la ley plantea que puede haber excepciones para quienes dan instrucción religiosa y que no castiga específicamente a mujeres musulmanas, sino que incluso afecta a quienes se cubran el rostro durante manifestaciones, para el Consejo Canadiense de Mujeres Musulmanas, la ley es discriminatoria y está explícitamente dirigida contra la comunidad musulmana de Quebec.

Entre los argumentos también figura que, según una encuesta de 2016, solo el 3% de las mujeres musulmanas en Canadá usan el nicab, por lo que se considera la medida como una estrategia política para capturar votos de la derecha y la ultraderecha.

Georgina Siklossy, de la Red Europea contra el Racismo, llama la atención en que al “castigo de género” que de por sí ya tienen las mujeres musulmanas en occidente, se suman ahora el étnico, el religioso y el de su vestimenta. “El pañuelo en la cabeza, su código de vestimenta y las atribuciones negativas que le han dado desde la cultura hacen ver a las mujeres como un grupo homogéneo, mientras se ‘racializa’ el peso de la palabra musulmana”, reflexiona.

La combinación de esos elementos, continúa, lleva a la exclusión de las mujeres. De acuerdo a un estudio que adelantó su organización en el último medio año y en 8 países de Europa, “aunque es difícil de demostrar por la poca información y por la falta de confianza en el sistema, las mujeres musulmanas rara vez se quejen o inicien procedimientos legales”, mientras la discriminación en el mercado laboral y la violencia son frecuentes para ellas.

Contexto de la Noticia

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección