<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

El intercambio que da nueva cara a Johnson

Estados Unidos y Reino Unido comenzaron negociaciones de un acuerdo de libre comercio. Estaría este año.

  • El primer ministro del Reino Unido Boris Johnson y el presidente de Estados Unidos Donald Trump tienen estilos de liderazgo nacionalistas. Ambos son de tinte conservador. FOTO Getty
    El primer ministro del Reino Unido Boris Johnson y el presidente de Estados Unidos Donald Trump tienen estilos de liderazgo nacionalistas. Ambos son de tinte conservador. FOTO Getty
Por Juliana gil gutiérrez | Publicado el 06 de mayo de 2020

Cuando comenzó a hablarse de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit) en 2016 hubo una motivación económica en el medio: los conservadores estaban convencidos de que estar dentro del bloque comunitario limitaba la economía del país, que era uno de sus mayores aportantes respecto a otras naciones más pequeñas.

Esa idea de un Reino Unido capaz de ser un actor económico de talla mundial sin estar conectado con el resto de los europeos fue uno de los motivos que estimuló el retiro de la Unión Europea, que comenzó el pasado 31 de enero y que actualmente se encuentra en un periodo de transición, hasta diciembre de este año. El divorcio económico es uno de los componentes más fuertes y ayer la administración del primer ministro Boris Johnson dio el primer paso para reforzar la idea de independencia en esa materia.

Reino Unido y Estados Unidos comenzaron a explorar un tratado de libre comercio “ambicioso”, según lo describió el negociador de la Casa Blanca Robert Lighthizer, que esperan esté listo antes de noviembre de este año, cuando son las elecciones presidenciales en las que el mandatario Donald Trump se disputará la continuidad en el poder.

Ambos ya son socios. El intercambio compartido de bienes y servicios ronda los $261.9 mil millones de dólares y el Reino Unido es el séptimo socio comercial de bienes más grande de Estados Unidos, según la oficina del Representante de Comercio de ese país. Washington exporta a Londres, especialmente, aeronaves, metales preciosos y maquinaria, mientras las importaciones son vehículos, maquinaria y productos farmacéuticos.

Ya eran viejos aliados y lo que hacen las negociaciones es consolidar la relación para un escenario en el que los británicos no son más una ficha de la Unión Europea. “Independientemente del nivel de profundidad del acuerdo y del impacto que pueda tener en la economía del Reino Unido, el pacto al que lleguen será totalmente simbólico, un espaldarazo de Trump en medio de la lógica nacionalista de la administración de Johnson”, comenta el internacionalista de la Universidad del Rosario, Matías Alejandro Franchini.

La Casa Blanca de Trump no es un actor fácil para negociar. Cuando estuvo en discusión el T-MEC (Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá) fue el mandatario que más frenó al avance de las negociaciones del triángulo norte del continente. Mientras el primer ministro Justin Trudeau y Andrés Manuel López Obrador daban casi por hecho que el pacto estaba listo, Trump aún cuestionaba las negociaciones, buscando de qué manera Estados Unidos podía estar mejor beneficiado. Ese acuerdo, después de tres años de discusión, apenas se firmó en enero de este año.

Sin embargo, en este escenario la atención se centra en Johnson, quien tiene que negociar a varios bandos. Mientras en América busca fortalecer sus alianzas, en Europa debe acordar la relación económica futura con sus exaliados europeos, la relación posbrexit. Estar en conversaciones en diversos frentes, entonces, “legitima al Reino Unido como un país fuerte en comercio exterior, lo que fortalecerá la posición que ya tiene como una ficha significativa de la política internacional”.

Empero, la prueba de fuego para Johnson llegará en diciembre cuando se conozca el resultado de su negociación con los europeos y qué tan lejos llegará su acuerdo con el Estados Unidos de Trump, un presidente cuya continuidad en el poder después de noviembre de 2020 aún está en duda.

7
meses tienen para negociar el tratado, antes de noviembre.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS ¿Lograrán la negociación?

El decano de Economía de la Universidad Externado, Julián Arévalo, apunta que negociar un tratado en condiciones normales puede ser difícil, pero en este caso ambos países, de cierta forma, lo necesitan. “La situación económica del Reino Unido con el Brexit puede empeorar porque se retiraron del bloque por razones políticas, pero esto llevó a un deterioro del comercio, y Trump necesita mostrar una victoria de cara a las elecciones de noviembre”, afirma. Aunque a Londres le conviene, no cubriría el vacío en comercio que deja el Brexit.

Juliana Gil Gutiérrez

Periodista egresada de la facultad de Comunicación Social - Periodismo de la Universidad Pontificia Bolivariana.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección