<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Qué tienen en común la soja en Europa y la deforestación en América Latina?

  • Foto: Esteban Vanegas
    Foto: Esteban Vanegas
AFP | Publicado el 11 de junio de 2019

Comer huevos y carne de pollo o cerdo en Europa aumenta la desforestación en Brasil y Argentina, a raíz de la importación masiva de soja OGM de esos países para alimentar animales, denunció este martes Greenpeace Francia.

“En Brasil y Argentina, más del 95% de la soja producida es genéticamente modificada”, indica un informe de la oenegé que muestra además que la UE importa más de la mitad de la soja que utiliza de esos dos países (37% de Brasil, 29% de Argentina, 15% de Estados Unidos y 19% del resto del mundo).

“El cultivo de la soja en esos dos países lleva a arrasar sus bosques con el objetivo de alimentar los animales, especialmente en Europa”, resume a la AFP la autora del informe Cécile Leuba, encargada de Bosques para Greenpeace.

En el estudio titulado “apasionada de la carne, Europa alimenta la crisis climática por su adicción a la soja”, Greenpeace indica que el 87% de ese grano importado a la UE es destinado a la alimentación animal.

Del total de necesidades en soja de la Unión Europea, tres cuartas partes son destinadas a la cría industrial de pollos o gallinas ponedoras (50%), o de cerdos (24%). Las vacas lecheras consumen por su parte 16% de la soja importada y los bovinos destinados al consumo de su carne un 7%.

“Lo que denunciamos es que se mide con dos varas diferentes en la Unión Europea. Por una parte, se prohíben los OGM y muchos pesticidas, y por otra parte se autoriza la importación de soja genéticamente modificada cultivada con pesticidas prohibidos en Europa”, subraya Cécile Leuba.

“Y lo que queremos mostrar a los europeos es que en su consumo de carne, huevos o productos lácteos se esconde la deforestación, porque la mayoría de los animales de criadero tienen soja en su ración alimentaria diaria”, agrega.

Según el cálculo de Greenpeace, para obtener 100 gramos de pechuga de pollo se necesitan 109 gramos de soja. Para la misma cantidad de costilla de cerdo, se requieren 51 gramos de soja.

La producción de soja en Brasil “se ha más que cuadriplicado en estos últimos 20 años”, dice el informe.

Si la Amazonia está “relativamente protegida de esta expansión” gracias a la moratoria negociada en 2006 entre oenegés, empresas y autoridades brasileñas, el cultivo de soja se ha desarrollado en las sabanas y los bosques de Cerrado, que “han perdido la mitad de su vegetación original”.

La región del Gran Chaco, compartida entre Argentina, Bolivia y Paraguay, “también sufre una fuerte presión por la expansión agrícola”, señala el estudio.

Contexto de la Noticia

Para saber más Greenpeace acusa a multinacionales

Greenpeace denunció además que las multinacionales que en 2010 se comprometieron a poner fin a la deforestación no sólo han incumplido su compromiso sino que hasta 2020 habrán contribuido a destruir unas 50 millones de hectáreas de bosque.

Las empresas agrupadas en el llamado Foro de Bienes de Consumo (CGF, en inglés), que se reúne en Canadá, entre las que se encuentran Nestlé, Mondelez o Unilever, se comprometieron a lograr una cadena de producción y suministro que evitara la tala de bosques en 2020.

En un nuevo informe, la organización ecologista advirtió que el año que viene se habrá perdido un área de bosque equivalente a la de España debido a la expansión agrícola con fines ganaderos y de cultivos como la soja, el aceite de palma, el caucho o el cacao, así como la industria papelera.

“Pese a los compromisos, la producción global de materias primas sigue siendo una de las causas principales de la destrucción de bosques”, dijo Greenpeace en el informe “Cuenta atrás hacia la extinción”.

La ONG indicó que este año contactó con más de 50 empresas para comprobar sus avances y que ninguna de ellas pudo demostrar un esfuerzo significativo para erradicar la deforestación de su cadena de suministro.

El sector del aceite de palma sería la causa principal de la deforestación en el Sudeste de Asia, donde la producción de materias primas destruyeron 14,5 millones de hectáreas entre 2010 y 2015, indicó la ONG en un comunicado.

“La impresión es que la gran mayoría del sector de aceite de palma no tiene la voluntad de reformarse. Eso deja a las marcas que utilizan aceite de palma en una posición difícil”, dijo el jefe de la campaña de bosques de Greenpeace en Indonesia, Kiki Taufik, en un comunicado.

Greenpeace alertó que la demanda global de materias primas seguirá creciendo si no se introducen cambios, por lo que recomendó a limitar la expansión agrícola mientras se realiza una transición a cultivos y granjas sostenibles y una dieta que reduzca los productos cárnicos y lácteos.

Los países que perdieron una mayor extensión de bosque primario en 2018 fueron Brasil (1,3 millones de hectáreas), República Democrática del Congo (0,4 millones) e Indonesia (0,3), según World Resources Institute.

Por otra parte donde más se aceleró la deforestación fue en Ghana (con un aumento del 60 % respecto al año anterior), Costa de Marfil (26 %) y Papúa Nueva Guinea (22 %).

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección