<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Dos tigrillos melánicos viven en los bosques de San Pedro de los Milagros

El hallazgo se dio en la vereda Cerezales a través del registro de cámaras trampa ubicadas por uno de los habitantes.

  • Imagen capturada por una de las cámaras trampa en San Pedro de lo Milagros. Foto Cortesía Rodolfo Correa
    Imagen capturada por una de las cámaras trampa en San Pedro de lo Milagros. Foto Cortesía Rodolfo Correa
28 de febrero de 2023
bookmark

En la misma finca en la que fue redescubierto el gorrión montés paisa (también conocido como montañerito paisa), hallaron a dos individuos de la especie Leopardus tigrinus, pero la condición de ambos llama bastante la atención: son melánicos, es decir, tienen un exceso de pigmentación oscura en su pelaje que hace que su color natural, ocre o marrón amarillento, se convierta en negro, que se mezcla con las manchas, las rocetas o las rayas que los distinguen comúnmente sin ocultarlas por completo.

El encuentro se dio gracias a unas cámaras trampa que instaló Rodolfo Correa en la finca de su papá, ubicada en la vereda Cerezales de San Pedro de los Milagros, con el fin de saber qué otras especies habitaban en sus predios, pues después de todo lo que le significó encontrar al montañerito paisa, que hasta entonces se consideraba extinto, los recuerdos de su abuelo contándole que en ese terreno vivía una gran variedad de especies, empezaron a tener cada vez más fuerza.

Las cámaras efectivamente dieron resultado. El 29 de diciembre de 2020, Rodolfo en compañía de sus familiares, que empezaron a visitarlo los días en que él revisaba las grabaciones, encontró un Leopardus tigrinus, el primer ejemplar de una especie que habita los bosques de América central y América del sur, y que dependiendo el país en el que se encuentre se le conoce como oncillas, tigrillos o tigrillos lanudos. Luego, según los registros, aparecieron otros dos individuos iguales: los melánicos.

Para confirmar la historia natural de estos ejemplares, Rodolfo le compartió los videos a varios expertos antioqueños, entre los cuales se encontraba la bióloga Alejandra Bonilla, quien le confirmó que los animales registrados al presentar una pigmentación extremadamente oscura con relación al color “normal” del resto de los individuos de la misma especie, tenían melanismo, una condición “producida por una mutación genética en algunos genes involucrados en la síntesis y en la disposición de la melanina”.

En Colombia, la especie se distribuye en bosques de niebla y en páramos; son mamíferos estrictamente carnívoros y su dieta se basa en el consumo de pequeños vertebrados como ratones, pequeños marsupiales, musarañas y lagartijas; son animales solitarios que solo se encuentran con otros individuos para reproducirse, y según se ha reportado, su periodo de gestación es de 62 a 76 días y normalmente nacen uno y dos cachorros; además, en el país la especie está categorizada como vulnerable a la extinción, siendo la pérdida y fragmentación del hábitat una de sus principales amenazas, aunque también son animales atropellados de manera frecuente en las vías, suelen ser atacados por los perros domésticos en áreas rurales, y bastante traficados.

Sin embargo, la bióloga fue enfática en que, “dado el caso, si uno de los padres es melánico, es probable que alguna de sus crías también lo sea”, pero en esta oportunidad no se repitió ese patrón: el primer tigrillo negro que Rodolfo vio caminar entre los pastos a través de las pantallas fue una hembra, o al menos eso deduce ya que “estuvo andando todo el primer semestre del 2021 con un cachorro que no tenía su misma condición en cuanto al color”, cuenta. A esa hembra la llamaron Brisa. Y a un macho que apareció después, Therion. “Él recurrentemente sale en las cámaras trampa y se mueve por otras fincas por ahí”.

Otra cosa en la que Bonilla dio claridad es en que esa condición no afecta de manera grave o pronunciada al ejemplar que la presenta, o sea, el melanismo se ha identificado como una característica que puede traer ciertas ventajas y desventajas para ellos: un animal melánico puede ser más activo durante el día porque su capacidad de camuflaje es muy buena, así mismo se ha encontrado evidencia de que pueden estar más activos durante las noches de luna llena, mientras que los individuos no melánicos tienden a disminuir su actividad durante ese evento astronómico. Y en términos de desventajas, se cree que puede ser difícil para las crías lograr seguir a su madre en noches muy oscuras.

En diferentes oportunidades las cámaras que Rodolfo instaló han servido para hacer divulgación científica y para enseñarle a los habitantes del municipio toda la biodiversidad que está asociada a sus terrenos, acciones que lograron que muchos otros vecinos, le pidieran ayuda para instalar más de estos aparatos tecnológicos porque “tenemos curiosidad de ver qué animales viven aquí”, le dicen. “¿Por qué hago esto? —apunta él mismo—, porque me gusta que la gente de aquí, que los campesinos, cuiden esos pedacitos de monte que tienen en sus fincas y que sean conscientes de la biodiversidad que albergan. No hay necesidad de que vean documentales de África o del Amazonas, aquí bajo nuestras narices hay un mundo muy bonito al que podemos descubrir y proteger”.

Por eso, junto a un grupo de biólogos de la Universidad de Antioquia, entre los que se incluyen Bonilla y Sergio Chaparro, están realizando un rastreo conjunto de las especies de mamíferos que habitan San Pedro de los Milagros.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD