<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Deidades de otros mundos

Más de 200.000 personas asistieron a la edición 45 del Desfile de Mitos y Leyendas en Medellín.

  • Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
  • Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
  • Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
  • Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
  • Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
  • Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
  • Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
  • Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
  • Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
  • Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
  • Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
  • Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandoras y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandoras y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
  • Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandoras y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandoras y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
  • Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandoras y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandoras y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
  • Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandoras y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandoras y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
  • Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
  • Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
  • Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandora y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandoras y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandoras y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandoras y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
    Esta vez la cuota de magia vino de otras latitudes. Brillaron los catrinas, el árbol come humanos, la caja de pandoras y otras deidades locales e invitadas del norte y el centro de América. FOTO MANUEL SALDARRIAGA QUINTERO
# #
Galería de Imágenes
§SSI_3f01a4f3389c45cd95eef0bdaa98ad6f_SSI§