<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Reinventarse desde el balcón

Un espacio de encuentro familiar

  • En tiempos de aislamiento obligatorio, la cotidianidad se abre paso en casas y edificios. Asomarse por ventanas, terrazas y balcones es ahora la forma de tener contacto con el mundo. Foto: Manuel Saldarriaga Quintero
    En tiempos de aislamiento obligatorio, la cotidianidad se abre paso en casas y edificios. Asomarse por ventanas, terrazas y balcones es ahora la forma de tener contacto con el mundo. Foto: Manuel Saldarriaga Quintero
  • En tiempos de aislamiento obligatorio, la cotidianidad se abre paso en casas y edificios. Asomarse por ventanas, terrazas y balcones es ahora la forma de tener contacto con el mundo. Foto: Manuel Saldarriaga Quintero
    En tiempos de aislamiento obligatorio, la cotidianidad se abre paso en casas y edificios. Asomarse por ventanas, terrazas y balcones es ahora la forma de tener contacto con el mundo. Foto: Manuel Saldarriaga Quintero
  • En tiempos de aislamiento obligatorio, la cotidianidad se abre paso en casas y edificios. Asomarse por ventanas, terrazas y balcones es ahora la forma de tener contacto con el mundo. Foto: Manuel Saldarriaga Quintero
    En tiempos de aislamiento obligatorio, la cotidianidad se abre paso en casas y edificios. Asomarse por ventanas, terrazas y balcones es ahora la forma de tener contacto con el mundo. Foto: Manuel Saldarriaga Quintero
  • En tiempos de aislamiento obligatorio, la cotidianidad se abre paso en casas y edificios. Asomarse por ventanas, terrazas y balcones es ahora la forma de tener contacto con el mundo. Foto: Manuel Saldarriaga Quintero
    En tiempos de aislamiento obligatorio, la cotidianidad se abre paso en casas y edificios. Asomarse por ventanas, terrazas y balcones es ahora la forma de tener contacto con el mundo. Foto: Manuel Saldarriaga Quintero
  • En tiempos de aislamiento obligatorio, la cotidianidad se abre paso en casas y edificios. Asomarse por ventanas, terrazas y balcones es ahora la forma de tener contacto con el mundo. Foto: Manuel Saldarriaga Quintero
    En tiempos de aislamiento obligatorio, la cotidianidad se abre paso en casas y edificios. Asomarse por ventanas, terrazas y balcones es ahora la forma de tener contacto con el mundo. Foto: Manuel Saldarriaga Quintero
  • En tiempos de aislamiento obligatorio, la cotidianidad se abre paso en casas y edificios. Asomarse por ventanas, terrazas y balcones es ahora la forma de tener contacto con el mundo. Foto: Manuel Saldarriaga Quintero
    En tiempos de aislamiento obligatorio, la cotidianidad se abre paso en casas y edificios. Asomarse por ventanas, terrazas y balcones es ahora la forma de tener contacto con el mundo. Foto: Manuel Saldarriaga Quintero
  • En tiempos de aislamiento obligatorio, la cotidianidad se abre paso en casas y edificios. Asomarse por ventanas, terrazas y balcones es ahora la forma de tener contacto con el mundo. Foto: Manuel Saldarriaga Quintero
    En tiempos de aislamiento obligatorio, la cotidianidad se abre paso en casas y edificios. Asomarse por ventanas, terrazas y balcones es ahora la forma de tener contacto con el mundo. Foto: Manuel Saldarriaga Quintero
  • En tiempos de aislamiento obligatorio, la cotidianidad se abre paso en casas y edificios. Asomarse por ventanas, terrazas y balcones es ahora la forma de tener contacto con el mundo. Foto: Manuel Saldarriaga Quintero
    En tiempos de aislamiento obligatorio, la cotidianidad se abre paso en casas y edificios. Asomarse por ventanas, terrazas y balcones es ahora la forma de tener contacto con el mundo. Foto: Manuel Saldarriaga Quintero
    En tiempos de aislamiento obligatorio, la cotidianidad se abre paso en casas y edificios. Asomarse por ventanas, terrazas y balcones es ahora la forma de tener contacto con el mundo. Foto: Manuel Saldarriaga Quintero
    En tiempos de aislamiento obligatorio, la cotidianidad se abre paso en casas y edificios. Asomarse por ventanas, terrazas y balcones es ahora la forma de tener contacto con el mundo. Foto: Manuel Saldarriaga Quintero
    En tiempos de aislamiento obligatorio, la cotidianidad se abre paso en casas y edificios. Asomarse por ventanas, terrazas y balcones es ahora la forma de tener contacto con el mundo. Foto: Manuel Saldarriaga Quintero
  • En tiempos de aislamiento obligatorio, la cotidianidad se abre paso en casas y edificios. Asomarse por ventanas, terrazas y balcones es ahora la forma de tener contacto con el mundo. Foto: Manuel Saldarriaga Quintero
    En tiempos de aislamiento obligatorio, la cotidianidad se abre paso en casas y edificios. Asomarse por ventanas, terrazas y balcones es ahora la forma de tener contacto con el mundo. Foto: Manuel Saldarriaga Quintero
Galería de Imágenes
§SSI_4ee7585765c6454d967deaed3374ac49_SSI§