<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Equidad, corrupción y crecimiento, los retos para la competitividad

  • Equidad, corrupción y crecimiento, los retos para la competitividad
Por Natalia Cubillos Murcia | Publicado el 29 de mayo de 2019
Infografía
Equidad, corrupción y crecimiento, los retos para la competitividad

Seis puestos subió Colombia en el ránquin de competitividad que publica cada año, desde 1989, el Institute for Management Development (IMD).

Aspectos como el diálogo para la inclusión y la equidad, así como la reducción de la desigualdad, la reactivación de la economía (con la reducción de impuestos a las empresas para promover la formalización), un crecimiento del Producto Interno Bruto por encima de 4 %, luchar contra la corrupción y garantizar la seguridad nacional son las tareas que este ejercicio dejó para 2019.

Así, los desafíos no se pueden perder de vista al calor de un aumento que es relevante, pero cuando el país sigue estando entre los últimos de la tabla, reconoció Cesar Eduardo Tamayo, decano Escuela de Economía y Finanzas de Eafit.

¿Qué entiende el IMD por competitividad? “Es la capacidad de un país de crear las condiciones en las que la prosperidad de la sociedad debe ser alcanzada. Esto requiere medidas a corto plazo y a largo plazo”, afirmó a EL COLOMBIANO José Caballero, economista Senior en el Centro de Competitividad Mundial del IMD (ver Antecedentes).

Entre 63 países, el territorio nacional se ubicó en el puesto 52, específicamente liderado por el pilar de eficiencia en los negocios, en el que ascendió 9 lugares, del 56 al 47. Y sobre todo, “la notable mejora de Colombia en el índice estuvo impulsada en gran parte por una mejor percepción de los empresarios”, reconoció el Departamento Nacional de Planeación, liderado por Gloria Alonso.

En el escalafón general, Singapur tomó el liderazgo en cambio de Estados Unidos que se quedó con el tercer lugar después de Hong Kong.

“Un año de incertidumbre en el mercado global generó cambios rápidos en el panorama político y las relaciones comerciales, la calidad de las instituciones se ve como el elemento unificador para incrementar la prosperidad”, dijo Arturo Bris, profesor de IMD y director del IMD World Competitiveness Center. Mientras que para Caballero el mayor aprendizaje de Singapur emana de su fortaleza institucional y la facilidad en trámites para hacer negocios.

Los retos

Muchas son las tareas, que inicia, más aún con la posibilidad de un nuevo Gobierno. El escalafón busca que la política tome decisiones con sus debilidades y fortalezas.

Políticas societarias, educación, infraestructura científica y productividad y eficiencia tuvieron las calificaciones más bajas al hablar del panorama de competitividad. Afirma Caballero que Colombia debe pensar si quiere ser una sociedad que avanza hacia una economía que no está concentrada en solo un elemento, o migra hacia el valor agregado, la tecnología y lo digital.

En este punto “se debe reforzar la educación de alta calidad, la cultura en investigación y desarrollo y para esto se necesita un cambio institucional fuerte, así como de gobernabilidad corporativa”, dijo.

La falta de institucionalidad se muestra como clave. El contrabando, los sobornos y la corrupción, asesinatos, justicia y equidad social son aspectos urgentes a trabajar, y según recalcó el economista senior del IMD, que trascienden al país, son retos regionales.

Tamayo asegura que en el Plan Nacional de Desarrollo a ejecutar hay algunas mejoras, pero también retrocesos como la protección al sector textil confección que limita la competencia. Desde su perspectiva el principal desafío es que “Las empresas tienen muchos incentivos para ser pequeñas, no aprovechan economías de escala, no pueden atraer capital humano y ser productivas. Son más chiquitas que los países que nos superan en competitividad y crecen menos”, concluyó.

Lo bueno

Los mejores indicadores se presentaron en aspectos como el mercado laboral, es decir, en lo que realizan las empresas para absorber la cantidad de trabajadores disponibles; así como valores y actitudes. En infraestructura y eficiencia gubernamental se subieron dos puestos y en desempeño económico, uno.

“Sí hay mejoras ostensibles en el país y que impactan los territorios”, aseguró Giordann Borda, investigador del Centro de Estudios en Competitividad Regional de la Universidad del Rosario.

Al final, recalcó Ramón Javier Mesa, docente de economía de la Universidad de Antioquia, “los factores macroeconómicos siguen siendo elementos clave (...) así como el dinamismo reflejado en los precios, el crecimiento real per cápita, la formación de capital, y la tasa de cambio”, así como el reconocimiento del IMD a los avances en la eficiencia y buen ambiente para los negocios”.

Contexto de la Noticia

ANTECEDENTES así funciona el indicador

En total, el IMD califica cuatro pilares: la economía doméstica, la eficiencia gubernamental, la eficiencia en los negocios y la infraestructura e incorpora 235 indicadores. Tiene en cuenta estadísticas duras como empleo, Producto Interno Bruto, y gasto público, así como los datos blandos de una encuesta que cubre temas como cohesión social, globalización y corrupción.

Opinion Sistema Nacional de Competitividad e Innovación le rinde fruto a Colombia

Clara Elena Parra Beltrán
Consejera Presidencial para la Competitividad y la Gestión Público-Privada

Colombia mide su competitividad a nivel internacional a través de tres indicadores de amplio reconocimiento mundial: El Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial (FEM), el Reporte de Doing Business del Banco Mundial y el Índice de Competitividad Agregada del International Institute for Management Development (IMD). Los resultados para 2019 de este último fueron publicados ayer en la tarde, en los que Colombia mostró resultados destacados, pasando del puesto 58 al 52 entre 63 países, y pasando del quinto al tercer lugar entre países latinoamericanos.

Al entrar en el detalle, se aprecia que Colombia mejoró posiciones en los cuatro factores de la competitividad que mide índice del IMD: Eficiencia Empresarial (9 posiciones), Infraestructura (+2), Eficiencia del Gobierno (+2) y Desempeño Económico (+1). Además, cabe resaltar que el índice del IMD combina datos económicos, como el crecimiento del Producto Interno Bruto, la inflación o el nivel de la deuda del Gobierno nacional, con datos de percepción medidos a través de una encuesta a empresarios realizada entre febrero y abril de cada año. Este segundo grupo de variables, asociado a la percepción empresarial, fue el gran impulso del fuerte progreso de Colombia, evidenciando de manera clara el optimismo empresarial de cara a la reactivación económica que vive el país.

Es sumamente importante destacar que estos buenos resultados cambian de manera determinante la tendencia que venía mostrando el país en los indicadores mundiales de competitividad, en los que llevaba alrededor de cuatro años en un leve pero sostenido descenso. Este ascenso muestra la capacidad del país de generar condiciones que faciliten el crecimiento de las empresas, mayor inversión del sector privado y mejores condiciones de vida para los ciudadanos.

Este significativo repunte se debe principalmente al juicioso trabajo que ha adelantado el Sistema Nacional de Competitividad e Innovación, el cual articula los esfuerzos de las distintas entidades públicas y privadas para mejorar la competitividad del país. Su Comité Ejecutivo trazó dentro del Plan Nacional de Desarrollo, recién aprobado, la Agenda Nacional de Competitividad e Innovación, con estrategias de acción detalladas en distintas áreas. Estas incluyen la reducción de costos para la formalización, la facilitación del comercio internacional, el impulso a la adopción tecnológica y la innovación empresarial, la mejora regulatoria, la infraestructura digital y de transporte, entre otras. Además, los distintos Comités Técnicos del Sistema, encargados de articular y hacer seguimiento periódico a la implementación de dichas estrategias, avanzan a toda marcha en los planes de acción definidos con fechas límites y responsables.

Con base en ese trabajo riguroso y coordinado entre los actores públicos y privados relacionados con la competitividad, el gobierno del Presidente Duque espera que Colombia siga mejorando en los escalafones internacionales de competitividad, empezando por los resultados del Índice del FEM y el Doing Business que se publicarán durante el segundo semestre del 2019. La hoja de ruta esta trazada y su implementación está avanzando a toda máquina. Esperamos que al final del presente cuatrienio, en los escalafones internacionales de competitividad Colombia se posicione mucho más alto de lo que se encuentra hoy.

Natalia Cubillos Murcia

Editora de Economía de El Colombiano. Amante de las buenas y nutridas conversaciones, la música y los viajes.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección