<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Entender quién eres: “Toy Story 4”, de Josh Cooley
Crítico

Samuel Castro

Publicado el 23 de junio de 2019

Entender quién eres: “Toy Story 4”, de Josh Cooley

Te crea quien cree en ti. Basta con que un buen profesor te diga que ese párrafo te quedó muy bien y que tienes madera de escritor o que esa jugada que te salió de repente es de deportistas consumados, para que empieces a pensar en ti mismo como poeta o como jugador de básquet. Cuando Bonnie, la niña con la que se quedaron viviendo hace 8 años, al final de Toy Story 3, los personajes que creó John Lasseter en 1995, pega unos botones raros y unos brazos de alambre y unas patas de palo de paleta a un tenedor de plástico sacado de una caneca y lo llama Forky, Woody el vaquero entiende que está presenciando un milagro. Que no se nace juguete sino que se es juguete a partir del momento en que alguien cree que lo eres. Si lo pensamos bien, esa es la razón por la que Buzz Lightyear pensó durante tantos días que en verdad era un comando espacial.

Woody hallará algo que le estaba faltando hace rato: un propósito. Ya que ha dejado de ser el comisario en los juegos de la niña, su misión será cuidar a Forky, que se ha convertido en el juguete más importante para Bonnie pues estuvo, como los verdaderos amigos, en el momento en que más lo necesitó, cuando se sentía sola en este mundo. No será una tarea fácil, pues Forky todavía tiene alma de basura, y debe entender, como le tocó también a aquel juguete que se lanzaba desde lo alto diciendo “Al infinito y más allá”, a qué vino a este mundo.

Mientras eso ocurre, Josh Cooley, el director de esta maravillosa Toy Story 4, que evade con facilidad el temor de algunos a que fuera una secuela innecesaria gracias a un guión inteligente y sensible, tiene la gentileza de ampliar de nuevo ese mundo que nos ha conmovido por más de un cuarto de siglo, llevándonos a un pueblito de carretera donde hay una feria y una tienda de antigüedades. Suficientes escenarios para que Pixar, con la perfección técnica a la que nos tiene acostumbrados, haga lo que mejor sabe: invitarnos a profundas reflexiones a partir de metáforas visuales y narrativas tan entretenidas que ni siquiera nos damos cuenta de por qué nos conmueven. Esos personajes en la pantalla nos recordarán que también se puede ser feliz si eres independiente y soltero; que no solo los escritores necesitan encontrar su propia voz, que el mejor combustible de nuestra valentía será intentar estar a la altura de las expectativas de quienes nos quieren.

Si la saga hasta ahora estaba construida a partir de entender quiénes somos (un juguete, parte de una familia, el complemento de quien nos ama), esta cuarta entrega reconoce, a diferencia de muchas tontas películas infantiles, que no hay un “fueron felices para siempre”. Que la existencia es un constante cambio y es tan importante saber quiénes somos como tener claro para qué existimos. Ese objetivo puede modificarse a lo largo de la vida –y lo hará– porque no hay manera de que nos quedemos quietos. Tranquilos. Bastará con que recuerdes que siguen creyendo en ti. Y entonces no estará mal dejar de ser un juguete para convertirte en un vaquero de feria.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Críticos
Diego Agudelo Gómez
Diego Agudelo Gómez

Aplausos y pitos

$titulo

ROULA KHALAF

La destacada periodista libanesa será la primera directora del Financial Times en sus 131 años de historia.

$titulo

CARLOS MARIO ESTRADA

Director del Sena, hizo un desafortunado y ofensivo apunte a una joven en Quibdó. Ayer se disculpó.