<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Navegando en Pessoa
Crítico

Gustavo Arango

Publicado el 04 de septiembre de 2018

Navegando en Pessoa

Al escritor portugués Fernando Pessoa (Lisboa, 1888-1935) muchos le debemos conocer la diferencia entre un seudónimo y un heterónimo. No es que el conocimiento sea vital, en tiempos en que la literatura anda perdida entre mercancías que se le parecen, pero algunos consideran todavía necesario señalar que un seudónimo es el equivalente de una máscara: basta quitarla para ver detrás a la persona real; mientras que el heterónimo es una empresa más audaz: la persona que hay detrás también ha sido creada, por un autor que se diluye entre las sombras.

Pessoa (que significa “persona” en portugués) fue el medio a través del que se expresaron numerosos heterónimos. Alberto Caeiro murió joven y fue “maestro glorioso” de algunos de los otros heterónimos; Ricardo Reis era un médico apasionado por lo clásico; Álvaro de Campos era un ingeniero naval nacido en Tavira, que se radicó en Lisboa y se hizo amigo muy cercano de Pessoa.

Los estudiosos de la literatura se han visto en aprietos para interpretar la obra de Pessoa. No dejan de preguntarse si deben mirarla en su conjunto o si deben tomar cada heterónimo como si fuera una persona. El dilema sería menos complejo si no existieran también los semi-heterónimos, como Bernardo Soares (mitad Pessoa y mitad Soares), el supuesto autor de Libro del desasosiego.

En Álvaro de Campos: Un alma rebosante de mar (UPB, 2015), María Cristina Machado Toro ha hecho lo que le corresponde a todo buen crítico: tomar en serio lo que dicen los autores. Machado Toro ha tomado en serio a Pessoa, ha dibujado el mapa de sus creaciones (de sus heterónimos con sus respectivas obras) y luego ha procedido a hacer un estudio cuidadoso, sensible y amoroso de la poética de Álvaro de Campos, como si fuera un parroquiano de verdad.

Machado Toro explora la influencia de Walt Whitman y de Nietzsche en un autor que es síntoma de un malestar general europeo, pero también ejemplo de reacción vital. Su formación de ingeniero hace que Campos tenga el hábito de recurrir a la razón para intentar explicar ese mundo en que las máquinas no parecen capaces de proporcionarle al hombre la dicha prometida. Su corazón lo lleva a explorar “sensaciones abstractas”, a moverse en la frontera entre ficción y realidad, a explorar las aspiraciones y los límites de la escritura. Campos nos invita a emprender un viaje “hacia la verdad” y, siendo parte de un todo, nos revela verdades esenciales de Pessoa, ese “hombre que fue siempre una multitud”.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Críticos
Diego Agudelo Gómez
Diego Agudelo Gómez

Aplausos y pitos

$titulo

TALENTO MUSICAL COLOMBIANO

Cepeda, Fonseca, Juanes, Juancho Valencia , reconocidos con premios Latin Grammy.

$titulo

“LA OFICINA” DE GUARNE

Banda delincuencial dedicada al tráfico y expendio de drogas. 38 de sus miembros fueron capturados.