<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x

una de las primeras instituciones que adoptó el bilingüismo en la ciudad cumplió siete décadas de enseñanza, graduando más de 2.800 mujeres en el mismo lapso. el aniversario será celebrado en una serie de eventos, entre ellos un foro educativo.

con una eucaristía en la catedral metropolitana de la ciudad, comenzó la celebración de los 70 años de historia del colegio marymount, ubicado en la comuna de el poblado, en medellín.

el centro educativo fue fundado en 1954, cuando las religiosas del sagrado corazón de maría trajeron por primera vez una oferta educativa bilingüe femenina a la ciudad de medellín.

su historia como uno de los primeros colegios privados de la ciudad, relata también la transformación colombiana. “cuando comienza el colegio en los años 50, se buscaba educar a las mujeres con herramientas que les permitiera ser líderes en la sociedad y contar con el manejo de una segunda lengua que era el inglés. se funda el colegio, y a finales de los años 50 y 60 viene todo este auge de las mujeres, de la libertad, del liderazgo, del empoderamiento, es por esto que creemos que nuestras religiosas fueron muy vanguardistas”, comentó catalina guzmán urrea, rectora del marymount.

por sus aulas han pasado medallistas olímpicas, campeonas mundiales deportivas, importantes investigadoras científicas internacionales, médicas reconocidas a nivel mundial, directoras de fundaciones y ong, empresarias, directoras de teatro y líderes culturales, actrices, gerentes de empresas, periodistas destacadas y un incontable número de mujeres que se han dedicado a dejar huella, un legado en la sociedad.

“tenemos claro el contexto de estas estudiantes, que vienen de unas familias donde sus papás son líderes empresariales, en salud, financieros, en fin, dentro del sector productivo tienen un liderazgo, vienen con ese adn. entonces, como las estudiantes traen desde casa esas herramientas, buscamos formar buenos seres humanos que, con todo lo que tienen, puedan realmente impactar la sociedad; es esa ética de cómo me relaciono con el otro, qué hago por el otro, es mi bienestar, pero también es el bienestar del otro”, comentó guzmán.

según las directivas de la institución, esta fue pionera en adaptar los cambios tecnológicos que experimentaba el mundo perder su filosofía. de las máquinas de escribir pasaron rápidamente a los computadores y al uso de internet y la adopción de nuevas metodologías. en pandemia tuvieron un modelo exitoso de educación virtual y luego fue uno de los primeros colegios privados en abrir sus puertas tras la cuarentena.

“siempre ha dado respuesta a lo que ha pasado en lo social en ese momento, entonces ahora la pregunta es ¿qué vamos a hacer con todo este tema de inteligencia artificial, con la tecnología, las redes sociales? ¿cómo formamos estudiantes para que tengan esas herramientas, pero también pensando en cómo van a impactar en lo social? esto nos hace unos abanderados en esa educación pertinente, pero que también es de vanguardia”, explicó la directiva.

uno de los giros trascendentales que ha tomado la institución recientemente es la inclusión en sus aulas de niños, convirtiendo al marymount en una institución de educación de calidad ahora mixta. hasta la fecha se han matriculado 21 niños para la vigencia 2024.

además, su énfasis actual es la inteligencia emocional. “a la par del currículo académico tenemos el currículo socio emocional, es la posibilidad de que los niños y los padres de familia vean ese seguimiento de ese ser humano, que no solamente da cuenta del rendimiento académico, sino de cómo vas como persona, qué hábitos has desarrollado, desde tu proceso evolutivo, cómo va esa relación con el otro y contigo mismo”, relató la rectora.

el marymount medellín tiene doble acreditación internacional proporcionada por las agencias cis y neasc, proceso que se realiza cada cinco años. este año se acreditará bajo una nueva ruta que les permitirá documentar sus cuatro nuevos proyectos: espacios de aprendizaje siglo xxi, educación mixta

un cambio de mentalidad, sistema institucional de evaluación y el currículo internacional en preescolar, basado en el juego.

según indicaron desde el marymount, este es el segundo mejor colegio de la ciudad y ocupa el lugar 15 en el país, según el ranking col sapiens 2023

2024.

la celebración por los 70 años también acogerá el foro “educación pertinente para un mundo cambiante” que se llevará a cabo en el auditorio del colegio el próximo 6 de marzo, desde las 8:00 a.m. y contará con 300 invitados presenciales en el auditorio y transmisión en streaming por el canal de youtube del colegio para toda la comunidad que quiera conectarse.

language COL arrow_drop_down

La ciudad y sus libros

A una ciudad le lucen los libros tanto como los recuerdos que quedan por esas historias, por esos autores que uno va encontrando sin querer entre calles y transeúntes y hacen que la vida sea más vida.

  • La ciudad y sus libros
29 de septiembre de 2023
bookmark

Recuerdo una anécdota que contó Juan Carlos Onetti en su libro “Confesiones de un lector”. Un día salió de la oficina donde trabajaba, pasó por una librería y compró el último número de la revista Sur, revista fundada y mantenida por Victoria Ocampo. Mientras caminaba por alguna calle del centro, abrió la revista y encontró por primera vez en su vida el nombre de William Faulkner. Había una presentación del escritor desconocido y un cuento. El cuento estaba mal traducido al castellano, pero apenas lo empezó a leer, entre peatones y automóviles, decidió meterse a un café para terminarlo. Entre más leía más aumentaba el embrujo. El cuento hizo que olvidara todo lo demás, hasta la cita que lo esperaba en otro lugar.

Por alguna razón, cuando leí esa historia, me quedé pensando en la cantidad de cosas que uno descubre a veces sin querer, en un kiosquito irrelevante, en el anaquel olvidado de un almacén que decora con libros, en el lugar más recóndito de la carreta de un reciclador que uno ve pasar mientras cambia el semáforo. Así me encontré entre tomos de lomo rojo de derecho, las obras completas de León de Greiff, editadas por Alberto Aguirre: “Un lánguido sauz que se desfleca/ del parque añoso en retirado punto,/ dentro el hostil silencio cejijunto,/ bajo la noche azul, inmóvil, seca...”, me acuerdo que leí casi temblando tratando de disimular la ansiedad de mi hallazgo para que el vendedor de libros de montón no se diera cuenta del precio que podría costar llevarme a casa esa felicidad.

La ciudad siempre es un escenario de lecturas inesperadas, de cafeterías y parques que nunca más se borran, porque uno arma su ciudad también con los libros que encuentra y lee por ahí, sin pensarlo. Me acuerdo que hace años iba por el centro de Medellín con la noviecita de aquellos días, rumbo a alguna función de domingo, y me resultó imposible no fijarme en los tendidos de libros baratos de la avenida La Playa. Esa vez me alegró la tarde encontrar rodeado de libros fervorosos “Años inolvidables”, de John Dos Passos. Lo pagué, y con la plata justa para las boletas nos fuimos corriendo para no llegar tarde. La película fue más bien irrelevante, pero después de la función empezamos a leer en voz alta en el Parque del Periodista hasta que nos cayó la noche y la algarabía. La historia siguió después en el metro. También me acuerdo que a Giovanni Papini lo conocí en Envigado, en una casa que se llamaba Stultifera Navis (la Nave de los Locos), desde entonces ese autor me acompaña, así esa casa magnífica de encuentros y tertulias ya no exista.

A una ciudad le lucen los libros tanto como los recuerdos que quedan por esas historias, por esos autores que uno va encontrando sin querer entre calles y transeúntes y hacen que la vida sea más vida.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*