x
language COL arrow_drop_down

Google abrió el acceso para Bard, el rival directo de ChatGPT

El uso de Bard se limitó en un principio solo a “probadores de confianza”, pero ya está a disposición del público en general.

  • Bard es el nombre del robot conversacional de Google. FOTO Cortesía
    Bard es el nombre del robot conversacional de Google. FOTO Cortesía

Google lanzó en las últimas horas para todo el público su robot conversacional Bard, competidor de la exitosa interfaz ChatGPT, con el objetivo de mejorar la calidad de sus respuestas a través de una mayor interacción con los usuarios.

La filial del grupo Alphabet ya había anunciado a comienzos de febrero la creación de Bard, abrumada por la irrupción en noviembre de ChatGPT, el robot de la startup OpenAI creado en colaboración con Microsoft.

Aunque en un principio el uso de Bard se limitó a “probadores de confianza”, según la compañía, ahora la herramienta está a disposición del público en general.

Sin embargo, por ahora el número de accesos es limitado y se estableció una lista de espera para gestionar la demanda de solicitudes de interesados. Inicialmente estará disponible para usuarios de Estados Unidos y Reino Unido.

¿Cómo funciona?

Se trata de una interfaz en un sitio web, independiente del motor de búsqueda de Google, con una ventana de texto donde el usuario puede escribir preguntas.

“Hemos aprendido mucho probando Bard y el próximo gran paso para mejorarlo es recibir comentarios de más personas”, escribieron sus vicepresidentes Sissie Hsiao y Eli Collins en el sitio de Google.

“Cuanta más gente lo use, mejores serán los Modelos de Lenguaje Extenso (LLM, por sus siglas en inglés, un programa capaz de responder a preguntas formuladas en lenguaje cotidiano: ndlr) para predecir respuestas que podrían ser útiles”, explicaron.

Bard está construido sobre la base del LaMDA, un modelo de lenguaje diseñado por Google para generar robots conversacionales (chatbots), cuya primera versión se presentó en 2021.

Ambos ejecutivos de Google reconocen que los LLM “no son perfectos” y pueden “entregar, seguramente, información inexacta, engañosa o falsa”.

Google dice que implementó “salvaguardias” para contener la posibilidad de que el robot entregue respuestas imprecisas o inapropiadas, particularmente limitando la duración de la interacción entre Bard y los usuarios.

Desde que se lanzó ChatGPT, muchos internautas han tratado de llevar el chatbot hasta el límite y han logrado generar respuestas absurdas e incluso inquietantes.

En una entrevista con el New York Times, Hsiao y Collins reconocieron que Google todavía tiene la tarea de establecer un modelo de negocio y una estrategia de monetización para Bard.

Te puede interesar

Las más leídas

Regístrate al newsletter