<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Llegó el momento de agitar las maracas y cantarle al Niño Dios

  • Exposición de pesebres en el museo El Castillo. Foto tomada el 8 de diciembre del 2019. FOTO ANDRÉS CAMILO SUÁREZ ECHEVERRY
    Exposición de pesebres en el museo El Castillo. Foto tomada el 8 de diciembre del 2019. FOTO ANDRÉS CAMILO SUÁREZ ECHEVERRY
Por Daniela osorio zuluaga | Publicado el 16 de diciembre de 2019
en definitiva

Las novenas evocan los nueve meses de embarazo de María y momentos importantes en el nacimiento de Jesús. A través de ellas se transmite la religión católica entre generaciones.

En diciembre se pregona con entusiasmo por todos lados la oración “Benignísimo Dios de infinita caridad, que tanto amasteis a los hombres”, que es posible que usted haya memorizado y sepa con exactitud las frases que continúan el párrafo. Las novenas son así: con ritmo y pegajosas. Incluso las personas que no profesan la religión católica las habrán escuchado por todas partes y sabrán también como tararear uno que otro villancico.

¿Por qué novena?

Ese nombre, además del hecho obvio de un rito que se celebra durante nueve días consecutivos, se le dio porque evoca los nueve meses de embarazo de María y los nueve días que María y José tardaron caminando desde Nazaret hasta Belén.

De hecho cada uno de ellos hace alusión a un momento importante en el embarazo de la Virgen y en el recorrido que tuvieron que realizar de una ciudad a otra.

Por ejemplo, en los primeros días se anuncia la llegada del Arcángel San Gabriel y la noticia de la encarnación del hijo de Dios en la tierra de los hombres, y en los últimos se cuenta la llegada a Belén y el nacimiento del Niño Dios en las humildes condiciones de un pesebre, al lado del buey y del heno, el día 24 a medianoche. Cabe aclarar, que existen otro tipo de novenarios con otras temáticas que se realizan en diferentes países de acuerdo a las tradiciones religiosas establecidas.
La historia

La primera versión de la novena fue publicada por la Imprenta Real de Santa Fe, en Bogotá, y la escribió el fraile Franciscano Fernando Jesús Larreo en 1784, con la intención de que niños y adultos conocieran la historia de la peregrinación de los santos hacia Belén y entendieran la humildad del Niño Dios que decidió nacer en un pesebre para que lo sintieran de cerca los más humildes.

Gregorio Henríquez, antropólogo e investigador, explica que, aunque comúnmente se cree que esta tradición es universal por hacer parte de una religión con feligreses en todo el mundo, solo se realiza en Ecuador, Colombia y Venezuela, y en remotos lugares alrededor de Latinoamérica donde han llegado las costumbres desde estos tres países.

En México, se realiza algo similar. La lectura de las novenas no es la protagonista de la reunión, como en Colombia. En ese país se les llama Posadas y las personas van tocando las puertas de sus vecinos y pidiendo asilo en los hogares cercanos, recreando las travesías de José y María antes del nacimiento de Jesús.

Las transiciones

Como la mayoría de las costumbres religiosas, las novenas se han ido modificando con el paso del tiempo. La primera adaptación la hizo la madre María Ignacia, en el siglo XIX, cuando le agregó los gozos y tradujo del francés la oración del Niño Jesús para añadirla al novenario. Gonzalo Suárez, investigador de estas tradiciones, explica que se le han modificado palabras con la intención de que la gente logre comprenderlas mejor y se adapte al vocabulario empleado por la generación. “Putativo”, por ejemplo, en la frase “padre putativo de Jesús”, se ha cambiado por “adoptivo”.

Además, la tradición se ha ido arraigando de diferentes modos dentro y fuera del país. En Santander, Cecilia Hernández, de 71 años, ha asistido a la iglesia a las cuatro de la mañana durante toda su vida en esta época del año para celebrar las novenas. Como ella, muchos santandereanos de diferentes edades comparten esta tradición como muestra de sacrificio y reflexión.

Por otro lado, las novenas que en el siglo XVIII comenzaron realizándose en las iglesias y en ambientes silenciosos, se han convertido en celebraciones animadas por los villancicos y en motivo de reunión donde familias y amigos se integran para compartir una serie de alimentos y actividades en torno a la festividad.

Gonzalo Suárez afirma que es “un hecho que ha ido tomando fuerza con el pasar de lo años y que ha modificado el ambiente de reflexión y silencio sin perder el sentido de acto religioso”. !Ven, ven, ven no tardes tanto”.

Contexto de la Noticia

radiografía una disciplina que ha logrado 1.430 NOVENAS de colección

Gonzálo Suárez colecciona novenas desde el 2000. Hasta el momento ha logrado recolectar 1.430 ejemplares entre ediciones de lujo y ordinarias. Recopila desde entonces las que reparten en las diferentes instituciones, centros comerciales y marcas.

En este mes, tiene una exposición en el Museo del Castillo, en Medellín, donde muestra varios de sus ejemplares más preciados. Además, expuso todos los ejemplares de la marca Éxito para honrar su aniversario. Gonzálo, colecciona por tradición y cariño.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección