<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Cambiará el mapa de Medellín?

  • Estudio de la Universidad Nacional, contratado por la alcaldía, plantea la creación de cuatro comunas. Le contamos la justificación y lo que sucederá. Foto: Juan David Úsuga Muñoz
    Estudio de la Universidad Nacional, contratado por la alcaldía, plantea la creación de cuatro comunas. Le contamos la justificación y lo que sucederá. Foto: Juan David Úsuga Muñoz
Publicado el 08 de mayo de 2019
en definitiva

Un estudio de la Universidad Nacional, contratado por la alcaldía, definió la creación de cuatro comunas en Medellín (llegaría a 20). La próxima administración determinará si la implementa o no.

Hace 32 años Medellín no realiza una revisión de su división político administrativa, la cual separó su jurisdicción en 16 comunas urbanas y cinco corregimientos. La última actualización fue en 2000, cuando fueron creados 54 barrios y se amplió el perímetro de seis comunas.

El mapa permaneció invariable, pero la ciudad se transformó en las últimas tres décadas con 972.000 personas más y la consolidación como núcleo de la conurbación metropolitana que alcanza los 3,8 millones de habitantes (49,3 % de estos trabaja en Medellín, según el Área Metropolitana).

Con la necesidad de revisar la división político administrativa, el Departamento Municipal de Planeación contrató en 2017 un estudio con la Universidad Nacional (UN), por $800 millones, para analizar condiciones socioculturales, económicas y ambientales.

El objetivo era inspeccionar los límites interurbanos y los urbano-rurales, los asentamientos por fuera del perímetro urbano y los sectores no reconocidos como barrios.

La Universidad Nacional entregó este mes una propuesta cartográfica en la que el cambio más significativo es la creación de cuatro comunas: Calasanz, El Volador, Poblado Sur y San Antonio de Prado, con las que Medellín pasaría a tener 20 comunas y cinco corregimientos.

¿Cuál es la justificación?

Ana Cathalina Ochoa Yepes, directora del Departamento Municipal de Planeación, explicó que la nueva división política es necesaria porque es la forma de entender que la ciudad no es una sola, ni homogénea, y que debe dividirse en porciones territoriales que permitan un mejor manejo.

Señaló que la actualización recurrió a un análisis geográfico, económico, ambiental y social, con el reconocimiento de una nueva dinámica política en la división del territorio.

Dijo que una de las metas del Plan de Desarrollo 2016-2019 era la formulación de una nueva división en la que primara el criterio de proximidad en los equipamientos, con comunas más compactas, para atender las necesidades de la población y dirimir conflictos limítrofes. Esto permitirá que los barrios se reconozcan dentro de la unidad territorial, argumentó.

Explicó que las nuevas comunas Poblado Sur y El Volador se crearían debido al tamaño actual que alcanzaron las comunas a las que pertenecen: 7-Robledo y 14-El Poblado.

Conflictos territoriales

Luis Fernando González Escobar, coordinador de la línea de investigación de estudios patrimoniales de la Escuela del Hábitat de la Universidad Nacional y director de la propuesta presentada a la alcaldía, explicó que más que redefinir un plano es un análisis de las razones por las cuales la evolución urbana implica redefinir la división política.

Sostuvo que el estudio partió de un mapa de conflictos urbanos originados por las fronteras urbanas, urbanas-rurales, barriales y comunales.

La reorganización tuvo en cuenta la definición de umbrales, densidades y extensiones para que una zona se vuelva comuna. Según Planeación Municipal, el umbral mínimo deseable por barrio es de 7.500 habitantes, de 60.000 personas por comuna y de 10.000 por corregimiento, con 50 habitantes por hectárea.

“Se estableció que era necesario hacer un replanteamiento debido al crecimiento urbano y acorde a las demandas frente al manejo político. Esto determina la relación del territorio y la administración. Por eso más que cuatro comunas es la manera en que se redefinen protocolos para un proceso de cambio más dinámico”, aseguró.

Sobre El Poblado detalló que la actual delimitación de la comuna 14 excede los umbrales mínimos trazados, por lo que se propone el nacimiento de El Poblado Sur para que cumpla los parámetros.

San Antonio de Prado, por su parte, tuvo en la última década una explosión demográfica con un 70,3 % de crecimiento poblacional (pasó de 66.484 a 113.202 habitantes, según el informe Medellín Cómo Vamos 2016). Esta zona no perderá su esencia rural —seguirá siendo corregimiento— pero parte de su centralidad se convertirá en urbana.

“La actualización (de la división) estaba muy demorada, con aspectos que venían de mucho tiempo atrás y no se solucionaron. Este es un estudio juicioso que muestra las problemáticas actuales. Ninguna propuesta ha tenido el soporte técnico que tiene esta”, acotó González.

Implicaciones del cambio

La nueva división de comunas de Medellín implica “resetear” el territorio. Lo primero, de adoptarse, es la realización de una actualización catastral.

También obliga a la creación de inspecciones de Policía y Comisarías de Familia; asimismo, se deben reconfigurar los cuadrantes de Policía, generar nuevas Juntas de Acción Comunal y reconfigurar los radios de acción de otras, e implementar consejos comunales y corregimentales de planeación.

La administración debe redistribuir el presupuesto participativo y adecuar los sistemas de información con los que se toman las decisiones de gestión e inversión. Esto último requiere determinar dónde estaba la población y dónde se ubicaría.

También se debe descentralizar la oferta de servicios y realizar ajustes a la encuesta de calidad de vida de conformidad al número de comunas y corregimientos establecidos.

Otro requerimiento es la actualización y ajuste del mapa de actores de cada comuna y corregimiento, el cual sirve de base para la conformación de los Consejos Comunales de Planeación.

En manos del nuevo alcalde

Ochoa indicó que una vez recibido el estudio, la administración analiza el impacto completo de la propuesta para hacerle ajustes. Efectuará una evaluación financiera para calcular cuánto valdría la implementación de la propuesta.

Para ello, establecerá una mesa de trabajo para recolectar los insumos que exige por ley, referentes al marco fiscal.

Especificó que cada ente territorial debe consultar el marco fiscal de mediano plazo (10 años) para garantizar que existe disponibilidad para ejecutar programas y proyectos.

A su vez, la Secretaría de Control y Gestión Territorial adelanta la revisión del esquema catastral. En este ejercicio de revisión están vinculadas las 14 secretarías de la administración municipal y cinco entes descentralizados, entre ellos, el Inder, Sapiencia, la EDU, Isvimed y Metrosalud.

Ochoa contó que la carpeta completa será entregada en el empalme con la nueva administración municipal para que sea esta quién tome una determinación sobre su implementación o no.

¿Es necesaria?

Luis Fernando Arbeláez Sierra, arquitecto con estudios en planificación urbana en París y exdirector de Planeación de Medellín, opinó que la ciudad experimentó cambios profundos en las últimas décadas que ameritan una revisión general de la división del suelo.

Señaló que la separación de El Poblado parece lógica porque es un territorio extenso que requiere una nueva mirada normativa para regir los desarrollos inmobiliarios.

Apuntó que el reto en la implementación de una iniciativa de este tipo es el respeto por la división barrial que sigue teniendo un componente de identidad territorial.

Federico Estrada García, presidente de la Lonja de Propiedad Raíz de Medellín y Antioquia, consideró que es razonable subdividir algunas comunas para facilitar la aplicación de recursos porque su concentración y densidad las hace menos homogéneas.

Conceptuó que en el costo predial y en la actividad inmobiliario no tendría un impacto directo, en la medida en que son políticas para redistribuir mejor la inversión pública. Sugirió un ejercicio amplio de socialización y participación.

Bernardo Alejandro Guerra Hoyos, coordinador de la comisión accidental del Concejo de Medellín que le hace seguimiento a la creación de la comuna 17, y en la cual se presentó el estudio de la Universidad Nacional, sostuvo que este estudio debe ser conocido por los candidatos que aspiren a ser alcaldes en el próximo cuatrienio (2020-2023).

Sustentó que la discusión y aprobación de la propuesta le corresponderá tramitarlo a la próxima administración debido a las repercusiones que la iniciativa involucra.

Contexto de la Noticia

Juan Diego Ortiz Jiménez

Redactor del Área Metro. Interesado en problemáticas sociales y transformaciones urbanas. Estudié derecho pero mi pasión es contar historias.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección