<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

El Poli no se escapa de la crisis de las universidades

  • La próxima sesión de la asamblea general de estudiantes del Politécnico Jaime Isaza Cadavid será el 11 de octubre, luego de la marcha nacional por la educación pública. FOTO Julio César Herrera
    La próxima sesión de la asamblea general de estudiantes del Politécnico Jaime Isaza Cadavid será el 11 de octubre, luego de la marcha nacional por la educación pública. FOTO Julio César Herrera
Por Daniela Jiménez González | Publicado el 06 de octubre de 2018
en definitiva

Ante los problemas de financiación del Poli JIC y el paro estudiantil, el Consejo Académico determinó la suspensión de contratos hasta reanudar las clases. Profesores de cátedra, en vilo.

Luis Fernando Sierra, docente del Politécnico Colombiano Jaime Isaza Cadavid (JIC), estaría dictando clases esta semana de no ser por la suspensión temporal de su contrato, junto con el de otros 1.300 docentes de cátedra de esta institución.

La noticia de que sus salarios serían congelados llegó en la noche del jueves, por medio de una resolución del Consejo Académico. De acuerdo con el comunicado de esta dependencia, la decisión responde al cese de actividades determinado, el miércoles 3 de octubre, por los estudiantes del JIC en asamblea general.

Para Sierra, los docentes de cátedra son los principales afectados del paro, puesto que los profesores de tiempo completo y el personal administrativo continuarán recibiendo su salario. Ellos, en cambio, ya han tenido varios recortes: en el último cese, hace un año, estuvieron sin pago durante un mes. El ciclo se repite.

“La concertación es fundamental, es necesaria una mesa multiestamentaria donde estén todos: el Gobierno, las universidades, estudiantes y docentes. El paro solo ahonda el problema, la educación se soluciona en las aulas de clase”, agregó el docente.

¿Y ahora qué?

Libardo Álvarez, rector del Poli JIC, explicó que hasta que no exista normalidad académica, no es posible pagar los salarios. “Así lo dice el contrato y así lo estipula la norma”, dijo.

Álvarez indicó que el paro no solo genera la suspensión de los contratos, sino que también representa pérdidas y la inversión adicional de recursos que la institución no dispone. Un día de paro, manifestó el rector, le cuesta al Poli JIC 400 millones de pesos, en una institución que acumula un déficit de $7.000 millones. “Respetamos la decisión de los estudiantes y el llamado al Gobierno Nacional para que establezca una política de financiación de la educación pública”, añadió el rector, “pero el paro no es una medida sana para nosotros”.

Adrián Felipe Villa, estudiante de Ingeniería Agropecuaria e integrante de la Organización Estudiantil del JIC, expresó que el cese de actividades de los estudiantes se prolongará hasta el 11 de octubre, con el fin de sumarse a la marcha nacional por la educación pública el 10 de octubre y participar de la agenda de movilizaciones.

Entre las exigencias del movimiento estudiantil, explicó Villa, se encuentran un aumento del presupuesto nacional para la educación superior pública de $4,5 billones, gratuidad en las matrículas, fortalecimiento del bienestar estudiantil y ampliación de la planta docente.

Para Daniel Fernández, estudiante de Contaduría Pública y miembro de la Oficina estudiantil politecniana, la suspensión de los contratos es una medida de presión que está ejerciendo la administración sobre los estudiantes. “¿Quién se va a quedar totalmente tranquilo sabiendo que un profesor de cátedra no tendrá sueldo? Nosotros también defendemos a los profesores. Los docentes de cátedra tienen los contratos más inestables y mal pagos”, dijo.

El rector Álvarez explicó que asistirá a la próxima asamblea de estudiantes del 11 de octubre, para exponer la situación y hacer un llamado a que levanten el cese de actividades. Por ahora, sigue la incertidumbre para los docentes: “No sabemos hasta cuándo se alargará el cese o si se recortará el semestre. Tenemos que esperar a que se reanuden actividades para que nuestros contratos estén nuevamente vigentes” .

Contexto de la Noticia

Paréntesis Otras universidades, en asamblea

Estudiantes de otras instituciones de educación superior como la Universidad de Antioquia y la Universidad Nacional de Colombia adoptaron la asamblea permanente como mecanismo de presión ante el problema de desfinanciación de las universidades públicas y se movilizarán el 10 de octubre en la marcha nacional. De acuerdo con Orlando Acosta, docente investigador de la Unal, las universidades públicas requieren 15,1 billones de pesos para garantizar su funcionamiento, crecer en cobertura e infraestructura. “Los planes de desarrollo de las universidades se han visto interferidos por las limitaciones presupuestales que las han afectado de manera crónica durante décadas”.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección