<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Todos los caminos del escándalo de Emcali conducen a Medellín

Dos de las empresas del consorcio señalado por sobrecostos son de esta ciudad y pertenecen a miembros de una misma familia. La otra ha firmado contratos con Afinia, filial de EPM.

  • De izquierda a derecha, Juan Camilo Ossa, representante AMS U. y U. Temporal AMI; Jesús Efraín Ossa, mayor accionista de Unión Eléctrica; y César Humberto García, representante legal de Deltec. FOTOS: Cortesía
    De izquierda a derecha, Juan Camilo Ossa, representante AMS U. y U. Temporal AMI; Jesús Efraín Ossa, mayor accionista de Unión Eléctrica; y César Humberto García, representante legal de Deltec. FOTOS: Cortesía
Publicado el 26 de septiembre de 2022

Las tres compañías que forman la Unión Temporal involucrada en el escándalo por los supuestos sobrecostos en un contrato por $215.000 millones en las Empresas Municipales de Cali (Emcali), que copó la agenda noticiosa de la última semana en el país, están vinculadas de distintas formas con Medellín.

Dos de ellas, Unión Eléctrica y AMS Unión SAS, están domiciliadas en esta ciudad y la que no, Deltec S.A., figura como unas de las ganadoras en una cuantiosa y cuestionada licitación que acaba de otorgar Afinia, la filial de EPM en la Costa Caribe. Por demás, la primera de las nombradas hizo también parte de otro caso que ha atraído los reflectores por las dudas sobre su efectividad, como es el sistema de seguridad conocido popularmente como Robocop.

Las tres hacen parte de la Unión Temporal AMI 2022 que celebró el sonado contrato para la modernización del sistema de Emcali para medir los consumos de sus clientes, pero que ha tenido ruido por el supuesto pago de sillas de oficina a $17 millones y televisores a $43 millones, por lo cual autoridades buscan descartar que haya sobrecostos a nivel general.

El escándalo ya provocó la salida la semana pasada del gerente de Emcali, Juan Diego Flórez. La Procuraduría ordenó la suspensión del contrato mientras la situación se aclara.

EL COLOMBIANO constató que Unión Eléctrica, que tiene una participación menor en el consorcio AMI, ha contratado más de $420.000 millones con distintas empresas de carácter público, como la propia Emcali, Edatel, EPM y varias entidades adscritas al Municipio de Medellín. Con la Empresa de Seguridad Urbana (ESU), por ejemplo, ha facturado más de $10.000 millones, de los cuales $3.600 millones corresponden a la actual administración de Daniel Quintero.

Unión Eléctrica participó en la elaboración del sistema de video-vigilancia conocido como Robocop que fue publicitado con toda la parafernalia como la gran arma tecnológica contra la delincuencia, pero terminó utilizado para detectar a los ciudadanos que arrojan basuras a la calle. El costo inicial del prototipo era de $500 millones y al final costó $1.200 millones.

El representante legal de Unión Eléctrica, Julio Correa, dice que del caso Emcali ya han dado explicaciones públicas y con relación al Robocop señaló que no participaron en el diseño: “Simplemente hicimos un suministro y (en el momento en que se hicieron cuestionamientos) demostramos que la utilidad fue muy bajita, era por hacer el favor”.

La firma acumula 36 años de experiencia con proyectos importantes en el país y en el extranjero. En 2009, sin embargo, tuvo problemas económicos y entró en reorganización, una condición que superó en abril de 2022 cuando cumplió con sus obligaciones y le levantaron los embargos.

Si bien Unión Eléctrica solo tiene el 3% en AMI, posee lazos con el socio mayoritario, AMS Unión (49%). La primera tiene como accionista principal a Jesús Efraín Ossa, en tanto que el representante legal de la segunda es su hijo, Camilo Ossa. Tal vez, su función en el consorcio sea apalancar con su experiencia la empresa de su hijo. Entre las dos empresas de la familia tienen el 52%.

Ambas también han sido contratistas de Afinia, que ofrece a nombre de EPM el servicio de electricidad en la Costa Atlántica.

Unión Eléctrica habría sido descabezada hace apenas un mes en una licitación en la que Afinia aprobó contratos por casi $300.000 millones, un proceso cuestionado por contratistas, expertos y el sindicato de EPM, debido a indicios de que los pliegos se habrían direccionado.

Curiosamente, uno de los ganadores de ese concurso fue la firma valluna Deltec, que ahora es socia de AMS Unión y Unión Eléctrica en AMI, tiene el restante 48%. Deltec instalará redes eléctricas en el norte del departamento de Bolívar y por eso le pagarán $55.738 millones. En las bases de datos, EL COLOMBIANO encontró otros tres contratos de Deltec con Afinia por $25.106 millones suscritos un mismo día, el 1 de octubre de 2020.

Deltec ya había firmado contratos con Emcali por unos $195.000 millones según destaca el presidente de Sintraemcali, David Vargas. El sindicato cuestionó que hubo 15 adendas a los pliegos y a lo largo de estas los otros 14 proponentes quedaron por fuera, de manera que finalizó AMI como único aspirante.

El gerente de Unión Eléctrica, Julio Correa, defendió la transparencia de ese proceso y aseguró que “los que no ganan siempre van a decir que el contrato estuvo direccionado”. Así mismo, Correa dijo que en el contrato de Emcali no hay sobrecostos, que el escándalo es un malentendido ocasionado por la manera como se redactó el contrato.

“El error parte de que sale un formulario con un televisor, pero además en el pliego exige que este debe ir acompañado de un sistema de sonido y otros equipos que hacen parte de una sala de reuniones”, añadió.

Por su parte, el abogado de AMI, Diego Cano, ratificó que seguirán defendiendo el derecho que adquirieron con la licitación. “No tenemos por qué renunciar a un contrato por el momento, porque simplemente han salido unas denuncias descontextualizadas, porque omiten los anexos técnicos del contrato”, afirmó.

Este diario trató de hablar con los representantes legales de Deltec y AMS Unión pero al cierre de esta edición no habían respondido a las llamada y mensajes.

¿Un Negocio de tipo familiar?

AMS Unión fue creada en octubre de 2012 en el seno de Unión Eléctrica (que también aparece como Grupo Unión) como una empresa derivada (spin off) que buscaba aprovechar el conocimiento acumulado y generar nuevos negocios. Específicamente su objeto habla de la “investigación y desarrollo en física, ingeniería y ciencia de la vida”. Para ese momento la firma “madre” llevaba tres años en reorganización. En 2021 la “hija” reportó un año excepcional, con incremento en sus ingresos netos de 57%, aumento en la utilidad de un 3,4% y crecimiento en activos de 42,8%. Aunque Juan Camilo Ossa Hoyos y su padre Jesús Efraín Ossa Gómez juegan papeles protagónicos en una y otra empresa, como representantes legales que han sido, el abogado de AMI, Diego Cano, defiende que no han existido razones legales para reportarlas como grupo. “Societariamente los accionistas no tiene relación, aunque los dueños son familiares”, dijo.

Según el jurista, AMS Unión sí perteneció a la familia, pero tuvieron que irse desprendiendo de las acciones y hoy no tienen el 50% más una acción que les daría el control.

Si quiere más información:


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección