<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Explotación sexual de menores se expande en Medellín: en 11 meses de 2022 se atendió un caso cada dos días

En 15 de las 16 comunas se reportan casos. Entre enero y noviembre de 2022 se atendieron 14 casos por mes.

  • La explotación sexual infantil es un flagelo aún con cifras imprecisas y menos visible en comparación con otros delitos. FOTO JAIME PÉREZ
    La explotación sexual infantil es un flagelo aún con cifras imprecisas y menos visible en comparación con otros delitos. FOTO JAIME PÉREZ
09 de enero de 2023
bookmark

Una madre que explotaba sexualmente a sus dos hijas de 11 y 17 años de edad en Medellín fue detenida. La mujer las obligaba a tener encuentros sexuales con un hombre mexicano de 62 años a cambio de dinero.

La Fiscalía detalló el pasado 14 de diciembre que cuando el extranjero llegaba a la ciudad llamaba a la madre para tener relaciones sexuales abusivas con las adolescentes. Se citaban en un hotel de Envigado y en una finca de Santa Fe de Antioquia. La mujer y el extranjero fueron enviados a prisión.

El caso ejemplifica las aberrantes dimensiones que ha tomado la explotación sexual en niños, niñas y adolescentes (Escnna), cuyas cifras siguen siendo difusas. Existe un gran subregistro y una mala tipificación del delito, lo que impide que las entidades puedan realizar un registro más preciso. Hasta noviembre de 2022, según datos entregados por la Alcaldía de Medellín, 157 menores de edad fueron atendidos tras ser víctimas sexual, de estos 133 residían en la ciudad. Quiere decir que casi cada dos días un menor tuvo que ser atendido tras ser víctima de explotación sexual.

La comuna que concentra el mayor número de menores víctimas de este delito es Villa Hermosa, con 23 casos; le sigue el Centro, con 22 casos; y en el tercer puesto está San Javier con 18 casos.

“Ningún dato que podamos dar se compadece con la situación real de la problemática, esto se suma a que los sistemas de información de la Alcaldía, la Policía, y la Fiscalía no se conversan entre sí”, declaró Iván Muñoz Echeverry, integrante de la Mesa intersectorial contra la explotación sexual en Medellín.

Ver una menor de edad bajando de un carro o en la esquina del parque Lleras de El Poblado, el barrio Colombia, la Avenida la 33 hasta la 80, el bulevar de Castilla, o los parques del centro de la ciudad, se ha normalizado en una ciudad que aspira a ser destino turístico predilecto.

Sobre esta realidad, Muñoz realiza una fuerte crítica. “Cuando se roban un celular las personas buscan y corretean al ladrón. En cambio a los ojos de todo el mundo: transeúntes, vendedores ambulantes, y residentes se llevan a una niña en un carro de alta gama, entran a un hostal a ojos de todo el mundo que sabe cuál es la razón del ingreso, pero nadie expresa descontento, ni denuncia”, comenta.

Pero, aunque esta es una de las formas más visibles de explotación sexual en menores, no es la única modalidad. Se pueden identificar seis tipos: la trata con fines de explotación sexual, la explotación sexual en internet, en planes turísticos, por grupos armados, las uniones serviles donde un miembro de la pareja ejerce un control violento contra la menor y la explotación sexual en vía pública.

Los menores víctimas de explotación sexual en la ciudad tienen algunas características: la mayoría son de sexo femenino, aunque hay registros de víctimas de todas los sectores socioeconómicos predominan las que vienen de lugares pobres, en sus entornos familiares es usual que sean víctimas de maltrato, problemas de comunicación y falta de afecto, según el diagnóstico sobre la situación de explotación sexual comercial de niñas, niños y adolescentes en el área metropolitana y el Valle de Aburrá.

En dicho informe se publicó que muchas de las víctimas vivían en zonas rurales, donde existe un mayor riesgo para la modalidad de uniones serviles. La edad promedio de las víctimas era 13 años. Además, se registró explotación en menores entre los 4 y 17 años.

No hay cifras consolidadas

Hay una gran dificultad a la hora de tener un registro confiable acerca del delito. Entre enero y noviembre de 2022 la Alcaldía atendió a 157 menores de edad víctimas de explotación sexual, no solo de la ciudad sino también de otros municipios de Antioquia (6 casos) y de procedencia desconocida (18 casos). En 2020 fueron atendidos 159 menores de edad y en 2021 fueron 100. Estas cifras, en sí, no dicen mucho.

La Personería advirtió en diciembre pasado que las estrategias de la Alcaldía para frenar la explotación sexual de niños, niñas y adolescentes en puntos críticos como El Poblado arrojan resultados paupérrimos. Señaló, por ejemplo, que en seis meses de toque de queda en la Comuna 14, entre julio y diciembre, la Alcaldía apenas restableció derechos de ocho menores de edad, mientras que el número de casos de explotación que la Personería evidenció en varios recorridos multiplicó esa cifra. La Alcaldía insistió indicó que para atender la explotación sexual contra menores cuenta con 10 equipos especializados en infancia y adolescencia.

Algunos investigadores, y miembros de la sociedad civil como la Mesa intersectorial contra la explotación sexual de menores en Medellín, han realizado estudios del tema haciendo un acercamiento al escurridizo número real de víctimas.

Los expertos consultados explicaron que la explotación se da cuando los niños, niñas y adolescentes son utilizados para generar una transacción, una ganancia o simplemente de forma mercantil.

Por lo que cuando se vinculan menores de edad a la pornografía infantil y se obtiene renta de ello, o se da dinero a un adulto cercano, responsable de un niño, niña o adolescente a cambio de tener actos abusivos sexuales, también podría entenderse como explotación sexual.

Una borrosa línea divide al abuso sexual infantil y la explotación sexual de menores. Las cifras correspondientes al primer delito tampoco son alentadoras. Un informe de la Fiscalía en Medellín reveló que hasta mediados de diciembre 303 personas fueron condenadas por abuso sexual contra menores de edad, además, hubo 918 denuncias entre 2015 y 2019.

Es probable que en diciembre los casos de explotación sexual en menores de edad hayan aumentado por el aumento del turismo. Ante el problema, los turistas extranjeros se lavan las manos. “Se defienden diciendo que no sabían que tener relaciones sexuales con menores de edad en Colombia era un delito, cuando en el país de ellos si es ilegal”, sostuvo la docente de la UPB e investigadora Jazmín Santa.

Infográfico

Te puede interesar

Hechos de talento
El empleo que busca en Antioquia está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*