<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Al hombre que subía carga todos los días a la piedra de El Peñol lo “jubilaron” los dolores

La “tractomula humana”, como se le conoce a Rubén Darío Gómez, paró el oficio que desempeñó por 36 años.

  • Un esfuerzo cotidiano de subir 740 escalones 20 veces al día terminaron por dejar con dolores en su cuerpo a Rubén Darío Gómez, y ya no pudo seguir en su tarea. FOTO edwin bustamante
    Un esfuerzo cotidiano de subir 740 escalones 20 veces al día terminaron por dejar con dolores en su cuerpo a Rubén Darío Gómez, y ya no pudo seguir en su tarea. FOTO edwin bustamante
Publicado el 30 de abril de 2022

Tal como lo había anticipado hace tres años, a la ‘tractomula humana’ se le acabó la gasolina y tuvo que parar. Al dueño de este apodo, Rubén Darío Gómez, que ganó su apelativo por ser capaz de subir cada día entre 16 y 20 veces durante 36 años las escalas de la piedra de El Peñol con una carga de 60 kilos o más al hombro, le llegó la hora de jubilarse porque el cuerpo ya no resiste más y porque, además, una garrucha lo reemplazó en su labor.

“Ya tengo que dejar ese trabajo, los huesos no me dan y si sigo cargando de pronto quedo en silla de ruedas”, había dicho en un reportaje publicado en EL COLOMBIANO (junio 19 de 2019) en el que se dio a conocer por primera vez su historia. Ayer lo confirmó en una entrevista en La W. Dijo que se estaba rebuscando la vida en otras cosas, pero que tampoco le ha ido bien.

En la pandemia, los dueños de la piedra construyeron una polea para subir las cargas y su trabajo ya no fue necesario. Lo mandaron para su casa sin nada, pues nunca pagó ni le pagaron pensión y nunca hubo un contrato de por medio que lo vinculara con la empresa de la piedra, que es el principal atractivo turístico del Oriente antioqueño.

Tiene esposa, un hijo, una suegra y un tío por los que debe responder. Se nota su desesperación y dice que luchará por una indemnización ahora que la ‘carrocería’ no aguantó más e hizo stop.

“Yo subía bultos de mango o de sandía de 90 kilos, un bulto de cemento (50 kilos) era suave, para mí no pesaba nada”, contó en reportaje publicado en este medio.

Los dolores los había empezado a sentir hace ocho años, y ya que tiene 59 siente que no da más, que sus fuerzas se agotaron y que de la ‘tractomula’, luego de tantos esfuerzos, si acaso queda un pichirilo, como se les dice en Colombia a los carros más pequeños y viejos.

El cuerpo ya le había pasado cuenta de cobro. A finales de 2018, tras una jornada de trabajo, empezó a vomitar sangre. Se fue a la casa y de allí fue trasladado al hospital, donde estuvo 4 meses recluido. Los médicos le dijeron que parara si no quería sufrir algo peor. Y aunque lo intentó unos años más, el ‘motor’ llegó a su final. Y don Rubén quedó a la deriva.

Toda una hazaña

Las cifras dicen que la piedra de El Peñol, conocida y admirada en todo el país y en el exterior, mide unos 200 metros y tiene 740 escalas que se utilizan para llegar a la punta, donde es tan ancha que hay negocios, como casetas y cafetería. En su relato, la ‘tractomula humana’ contó que la trepaba en promedio entre 16 y 20 veces al día. Es decir, tomando como referencia las 16 veces, subía 11.840 escalones. Al suponer que laboraba cinco días por semana, en un año equivalen a 2’960.000 escalas y en 36 años a 106’560.000. No hay cuerpo que aguante, y más si en cada viaje lleva una carga al hombro.

Tomando el promedio por cargas de 60 kilos, don Rubén subió al monolito, en 36 años, el equivalente 8 millones 640 mil kilos.

Hecha semejante hazaña, no consiguió ni para hacerse a una casa propia, que ha sido su sueño para descansar tranquilo y dejarles algo a sus familiares más queridos.

“¡Ah gotas de sudor que dejado derramadas en esa piedra!”, dijo cuando aún le quedaban alientos. Sonreía con un dejo de timidez, pero el orgullo se asomaba en su rostro y sus mejillas coloradas, muy típica de los orientales.

Recuerda la primera vez que lo contrataron. Lo hizo el primer dueño de la piedra, Luis Villegas, ya fallecido. “Me dijo: mijito, ¿me va a ayudar a subir unos viajecitos?, es que no hay quién me los suba”. Y ese día se ganó el puesto para siempre, un siempre que ya llegó a su fin, porque el ‘motor’ ya no arranca.

8
millones 640 mil kilos de carga alcanzó a subir Rubén a la piedra en 36 años.

Contexto de la Noticia

radiografía el apelativo se lo puso una turista

El exceso de esfuerzo, tarde o temprano le iba a pasar cuenta de cobro a Rubén Darío, pues médicamente a un hombre en condiciones normales no se le recomienda levantar cargas que pesen más del 15 por ciento de su cuerpo. En Chile se penaliza que un hombre alce más de 25 kilos. El apelativo de la ‘tractomula humana’ se lo puso una turista asombrada con lo que hacía y que motivada por ello le hizo un video. A Rubén eso le subió la moral. Se destacó entre los cinco hombres que ejercieron este mismo oficio antes de la garrucha. Lo irónico es que él mismo ayudó en la construcción de este sistema. Porque la vida pesa, y está llena de ironías.

Gustavo Ospina Zapata

Periodista egresado de UPB con especialización en literatura Universidad de Medellín. El paisaje alucinante, poesía. Premios de Periodismo Siemens y Colprensa, y Rey de España colectivos. Especialidad, crónicas.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección