<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿La empresa que fracasó con Central Park ahora contrata en cuerpo ajeno?

Ingecon acaba de entrar en proceso de reorganización. Acreedores, cavilosos por movidas extrañas alrededor.

  • El Central Park sigue inconcluso y la administración actual quiere hacerle cambios.
    El Central Park sigue inconcluso y la administración actual quiere hacerle cambios.
  • Ingecon tiene vida en EE. UU., según documentos.
    Ingecon tiene vida en EE. UU., según documentos.
Publicado el 09 de junio de 2022

La empresa involucrada en el descalabro del proyecto del Central Park no solo preocupa a la Gobernación de Antioquia que es la dueña de esta obra. Ahora que Ingecon entró en un proceso de reorganización bajo supervisión de la Superintendencia de Sociedades, también tiene en ascuas a varias decenas de empresas y cientos de personas a las que les debe altas sumas de dinero.

El jueves pasado, la Súper expidió la resolución en la cual aprueba el tránsito por ese camino consagrado en la Ley 1116 de 2006 y que implica tratar de llegar a un acuerdo con todos a quienes la compañía les adeuda una suma cercana a los 60.000 millones de pesos según documentos a los que accedió EL COLOMBIANO, con el objetivo de salvar la operación de esta compañía dedicada a la realización de obras civiles.

El 30 de junio del año pasado había sido citado un procedimiento similar pero abreviado, en el marco del decreto legislativo 560 que se expidió en el contexto de la emergencia económica por la pandemia del covid 19, y que les daba gabelas especiales a las empresas que manifestaran dificultades; sin embargo, el proceso se declaró fracasado en febrero pasado debido a que Ingeniería y Construcciones SAS (Ingecon) no pudo cumplir con compromisos de prestaciones sociales para sus trabajadores y pagos de retención en la fuente a la Dian.

A partir de ahí se vino una avalancha de presiones para el reconocimiento de las acreencias y se reactivaron las reclamaciones que habían quedado en stand by en varios juzgados. Como consecuencia se decretó el embargo de algunas cuentas bancarias de la empresa.

Ahora, si bien directivos de la empresa sostienen que han recibido la comprensión de la mayoría de los acreedores, varios de estos le expresaron a EL COLOMBIANO su zozobra e inquietudes frente a movimientos que les hacen pensar que Walter Zapata, el dueño de Ingecon, pudiera evadir la responsabilidad que le compete en la crisis.

Una suspicacia, según ellos, es que estaría soslayando el impedimento de contratar obras públicas, impuesto a partir de un proceso de incumplimiento, mediante la argucia de presentarse en cuerpo ajeno a los concursos públicos. Un vehículo sería la compañía Construviales de Colombia SAS, cuya cabeza es Andrés Zapata, el hermano menor de Walter Zapata, también ingeniero, que trabajó toda la vida con este en Ingecon. Dicha firma fue creada en 2020, cuando la crisis de Ingecon ya había estallado y haría parte de un consorcio que ejecuta obras en El Carmen de Atrato, un municipio chocoano que limita con Antioquia por el Suroeste.

Andrés Zapata también está detrás de un proyecto de glamping (lugar para acampar cinco estrellas) en el municipio de San Jerónimo (Occidente antioqueño), que se promociona entre personas de altos ingresos con un servicio premium que incluye el traslado en helicóptero directamente desde el aeropuerto Olaya Herrera, para evitar las incomodidades de un posible trancón, totalmente posible en un viaje por tierra.

Otro frente empresarial del hermano menor del dueño de Ingecon y que involucrados en el trámite de insolvencia actual ven con recelo porque, según dicen, podría convertirse en un mecanismo para trasladar los recursos en caso de que los embargos se hagan más fuertes y las reclamaciones crezcan, es su participación en el proyecto minero Sol del Este, también establecido en el Occidente —municipio de Sopetrán—.

Así mismo, EL COLOMBIANO halló en Estados Unidos una firma homónima de Ingecon conformada en octubre de 2021 y de propiedad de Walter Zapata, sin que haya sido reportada como parte de un posible grupo empresarial por el dueño de la empresa en Colombia.

Es importante recordar que a principios de abril de este año Ingecon y 16 funcionarios de la empresa de Vivienda e Infraestructura de Antioquia (Viva) así como de Indeportes Antioquia fueron involucrados en una investigación por el presunto detrimento patrimonial de 112.684 millones de pesos en el parque de deportes a Motor Central Park, ubicado en Bello, un complejo que se hizo a contra reloj en la parte final de la administración del gobernador Luis Pérez.

Los contratos que firmó para esa obra llevaron al mencionado contratista a aumentar su operación en 2019, pero también lo habría precipitado al abismo tan pronto la nueva administración del gobernador Aníbal Gaviria le bajó el ritmo a la ejecución debido a fuertes inquietudes que había sobre el manejo de los recursos y la pertinencia de algunos componentes del proyecto.

Ingecon saltó de nuevo a la palestra pública en febrero de este año, tras las revelaciones de Las2Orillas, con relación al pago de casi 1.000 millones de pesos a Moncada Holdings (una firma con capital de Emiratos Árabes), a la par que, según el portal noticioso, les debía plata a sus trabajadores, que tendrían que ser la prioridad. Otro filón de cuestionamientos del medio de comunicación se centró en que la cabeza de Moncada Holdings para 2019, era Carlos Mario Gallego, un gran amigo y aliado político del exgobernador Luis Pérez, que dicho sea de paso, en ese mismo año fungía como gobernador de Antioquia y, como tal, habría sido clave para que los contratos con Ingecon se firmaran en tiempo récord, una razón por la cual han circulado además versiones que siembran inquietud acerca de si los adelantos que recibió esa firma habrían sido para preservar la inversión de su allegado Gallego o de que Gallego hubiera tenido un papel más activo en el proceso de adjudicación de los contratos del parque de deportes a motor.

Moncada Holdings y Gallego son reconocidos igualmente por haber tramitado la donación de ventiladores mecánicos de Emiratos Árabes para paliar las necesidades que el país tenía de estos aparatos con ocasión de la pandemia y Pérez se dio ‘champú’ al entregarlos a los beneficiarios en 2020.

Zapata habló con este diario, aunque no admitió fotos (tampoco figuran imágenes de él o de su hermano en redes). Fue enfático en que no recibió ningún favor de la administración de Pérez. “Yo le voy a decir cuál es la relación mía con Luis Pérez. Tengo una denuncia en la Fiscalía, dizque por contrato sin lleno de requisitos legales, instaurada en su administración, por un contrato que hice con el doctor Sergio Fajardo. Todavía estoy peleando eso. Imagínese qué relación tendremos”. Igualmente negó que le hubieran dado adelantos por fuera de lo acostumbrado.

Seis meses claves

Teniendo en cuenta que la reorganización se admitió el 2 de junio, a partir de esa fecha corren diez días para actualizar la información financiera de Ingecon que actualmente registra la situación solo hasta febrero o marzo de este año. Posteriormente, son dos meses para atender reclamaciones de los acreedores y conciliar saldos de acreencias; desde ahí, la firma cuenta con 4 meses para presentar un plan de pago.

‘Vamos a cumplir’

El apoderado de Ingecon en ese proceso adelantó que este plan de pagos va a ser muy similar al que presentaron en 2021 bajo la misma norma 560 que les permitió rebajar hasta en un 80% su deuda con la Dian, y que fue aprobado por los acreedores en ese momento.

Fue vehemente en que la empresa es viable porque sus activos superan los pasivos ($66.930 millones contra $59.517 millones) y en que la intención de sus directivos es cumplir con las obligaciones que tiene.

“Si no quisiera cumplir no se metía con un proceso de insolvencia, sino que se tiraría de una vez a un proceso de liquidación” dijo el abogado.

A la vez, Walter Zapata explicó que la Ingecon de EE. UU. solo figura en papeles y no es una treta para sacar activos. Añadió que no tiene que ver en el resto de compañías mencionadas, aunque en ellas figura su hermano Andrés, con el cual, según él, la relación quedó resquebrajada cuando decidió irse de Ingecon en el momento más crítico, en octubre del año pasado.

Aceptó por otro lado que su familia —a través de la firma 3PHD SAS— está asociada actualmente con Moncada Holdings en Sol del Este, pero apuntó que Ingecon no tiene participación en ese proyecto, no obstante que su gerente sí le ha brindado asesoría.

“Ahora, con la situación de Ingecon, se ha pensado en explorar una línea de negocios de este campo minero”, dijo el abogado de la empresa.

Finalmente, la abogada que representa a Ingecon en los litigios contractuales aseguró que en este momento no pesa contra la empresa ninguna sanción que le impida firmar nuevos contratos y por lo tanto tampoco necesitaría de maniobras para contratar con entidades estatales, como temen algunos afectados por la insolvencia. Esto debido a que sobre la sanción que le impuso la Gobernación por el presunto incumplimiento en la vía Puente Iglesias - Támesis se interpuso un recurso legal y existe una legislación de este año según la cual deja en espera la medida hasta que un juez tome una decisión de fondo.

Si tiene más información de este tema, o de otros que impliquen corrupción, escríbanos a investigaciones@elcolombiano.com.co

Contexto de la Noticia

¿Coincidencias en contrato?

Gallego le prestó plata a Ingecon para acometer las obras del Central Park, contratadas en la administración de Luis Pérez. Además, es amigo del exgobernador y resultó clave para que aquel apareciera en medios entregando ventiladores donados por Emiratos en la pandemia. Zapata asegura que no recibió ningún trato especial en el tema.

Enredos con la Gobernación catalizaron el lío económico

Sobre el tema, Walter Zapata, mayor accionista de Ingecon, respondió en entrevista lo siguiente:
¿Qué peso tuvo el problema con el Central Park en la crisis?

“Dependíamos en un 90% de los contratos que teníamos con la Gobernación. No nos dijeron que paráramos, simplemente el proyecto perdió ritmo y nosotros seguimos con la carga (maquinaria y obreros)”.

Critican el endoso de una factura a Moncada Holdings mientras que no se les pagaba a los trabajadores.

“Eso no sucedió. Moncada Holdings nos prestaba recursos y sí hicimos un pago, pero no teníamos acreencias laborales”.

¿De quién es Construviales de Colombia?

“Es de mi hermano, y no es verdad que tengamos contratos a través de ellos. Lo que pasa es que él se fue a hacer su propio futuro en octubre pasado después de trabajar con nosotros toda la vida. Esto ha ocasionado problemas familiares, porque yo le digo a él que me dejó tirado en el peor momento, y eso nos tiene distanciados”.

¿Ingecon tiene filial en Estados Unidos?

“Yo me fui con mi esposa a ponerme la vacuna Jansen a EE. UU. y allá me encontré con una amiga abogada que crea corporaciones. Ella me dijo que por qué no armaba una corporación, que me podía servir en el momento de comprar cualquier repuesto por ejemplo. Esa empresa es solo de papel, no tiene siquiera cuenta corriente ni he hecho una sola compra a nombre de ella”.

¿Qué tiene que ver con un complejo de glamping en el occidente antioqueño?

“En octubre que se fue, mi hermano tenía la locura de montar ese glamping y me invitó al proyecto, pero le dije que no, porque ni soy hotelero ni me gusta eso. Yo le creo es a Ingecon”.

Hay suspicacias de que estas empresas sirvan para meter recursos y evadir responsabilidades de Ingecon.

“No tengo que ver nada con ellas.También han dicho que compré un helicóptero y que saqué la plata para Estados Unidos, que me iba a ir del país. Yo entiendo la inquietud de la gente, pero si fuera así no estaríamos en insolvencia. Yo soy un hombre que no sé decir mentiras”.

¿Hoy día hay una operación de Ingecon que le permita ser exitosa en una reorganización?

“Yo me dediqué a organizar la casa en los últimos seis meses. En este tiempo no he aceptado demasiado trabajo por no generar un daño al comercio muy complicado por los problemas de liquidez que tenemos, hasta tanto no fuéramos aceptados en insolvencia”.

informe algunas obras polémicas

· Central Park: El proyecto se frenó en 2020. Ya se habían gastado en él más de $120.000 millones. Hoy día hay un proceso de responsabilidad fiscal por $112.684 milones que involucra a Ingecon.

. Ciclorrutas de oriente: Ingecon ejecutó un contrato por $14.000, pero esta obra sigue sin terminar.

· Vías de Támesis: En la cerretera Puente Iglesias – La Ye – Líbano, y La Lorena-Maratón dónde gastaron casi 20.500 millones y está en peores condiciones que antes de la intervención. Fue la que le originó la sanción a Ingecon.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección