La historia del taxista de Medellín que devolvió $40 millones olvidados en su carro

  • Álex Fabio Marín, taxista de Medellín que devolvió 40 millones de pesos a una pasajera que los olvidó en el carro. FOTO SANTIAGO MESA
    Álex Fabio Marín, taxista de Medellín que devolvió 40 millones de pesos a una pasajera que los olvidó en el carro. FOTO SANTIAGO MESA
Diego Zambrano Benavides | Publicado el 12 de marzo de 2019

No es que por su cabeza no haya pasado la idea de quedarse con el dinero, sino que los consejos de sus compañeros y algo que escuchó en el taxi que conducía llevó a Álex Fabio Marín a devolver los 40 millones de pesos que encontró en su vehículo luego de terminar una carrera en Medellín.

Así lo reconoció él mismo, que esta semana es protagonista de notas de prensa y comentarios de la gente en redes sociales. Otros conductores del gremio aprovecharon la oportunidad para expresar que, pese a las críticas que hay para ellos, los buenos son más.

La historia, según relató Marín al periódico Q’Hubo, fue así:

Este lunes en la mañana dos mujeres tomaron el taxi en el sector de La Alpujarra y entre sus pertenencias había un paquete al que no le puso mucho cuidado. Le pidieron que las llevara hasta Manrique y la carrera transcurrió con normalidad.

Las pasajeras conversaban y algo de la charla le quedó al taxista. Hablaban sobre una construcción y un dinero, pero hasta ahí solo era una de las tantas historias que escuchan a diario los amarillos.

Una vez llevó a las mujeres a su destino, Marín decidió ir a hasta el acopio ubicado cerca a la estación Popular del metrocable, y entre el diálogo con sus compañeros se dio cuenta de que había algo en la silla trasera del taxi. Abrió el vehículo y luego la bolsa negra, y sujetos por elásticos lo sorprendieron varios fajos de billetes: 40 millones de pesos.

“Me asusté, yo qué iba a pensar que estaba ese platal ahí (...) Uno sí lo piensa, para qué voy a decir que no, es una plata gorda, es la cuota inicial de un taxi, pero es mejor estar tranquilo y entregar lo que no es de uno”, le dijo el taxista a Q’Hubo.

Por eso, recordando también lo que sus pasajeras habían comentado y tras hablar del asunto con los taxistas del acopio, Marín encendió su carro y se fue al mismo punto donde dejó a las mujeres.

Al llegar encontró a una de ellas llorando, con tal angustia que ni siquiera reconoció al taxi ni al conductor que la habían llevado hasta Manrique. Alcanzó a hablar con ella y finalmente le dijo quién era.

El llanto de la mujer, que quizás en ese momento pasó de la tristeza a la felicidad, no paró. A Marín, además de agradecerle una y otra vez le dieron una recompensa de 200.000 pesos, una “liga” por su honestidad.

El taxista quedó tranquilo, emocionado por saber, según le confirmó aquella pasajera, que esos 40 millones son la base para construir una vivienda. Su historia se convirtió en motivo de orgullo para su gremio.

Contexto de la Noticia

Diego Zambrano Benavides

Periodista de la Universidad de Antioquia interesado en temas políticos y culturales. Mi bandera: escribir siempre y llevar la vida al ritmo de la salsa y el rock.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección