<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Desnutrición infantil en Colombia sigue subiendo: ya van 13.549 casos en 2022

La cifra es en niños de cero a cinco años y es el reporte más alto desde que el Instituto Nacional de Salud (INS) documenta estos casos. Defensoría pidió medidas.

  • La Guajira es uno de los departamentos más afectados por la desnutrición infantil. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA
    La Guajira es uno de los departamentos más afectados por la desnutrición infantil. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA
Desnutrición infantil en Colombia sigue subiendo: ya van 13.549 casos en 2022
Publicado el 09 de septiembre de 2022

La desnutrición infantil en Colombia está disparada y las cifras son las más altas desde 2017, cuando empezaron a documentarse estos casos. Solo hasta agosto pasado, 13.549 niños fueron diagnosticados con esta condición entre los cero y los cinco años, según reveló un informe publicado este jueves por el Instituto Nacional de Salud (INS). Además, otros 197 han muerto por esa causa, de acuerdo con cifras de la Defensoría del Pueblo.

Aunque a nivel nacional el panorama es preocupante, hay regiones donde la problemática es aun más grave. De hecho, la Defensoría advirtió que más de la mitad de los fallecimientos infantiles asociados a desnutrición se han dado en cinco departamentos.

En La Guajira es donde más padres lloran a sus hijos por culpa de esta condición. Solo este año han fallecido 48, lo cual representa el 24 % de los casos: una de cada cuatro muertes ocurre en territorio guajiro. Le siguen Chocó (25 muertes), Bolívar (14), Cesar (13) y Vichada (9).

“Como sociedad debemos sentirnos avergonzados por seguir registrando, de manera recurrente, que los niños y niñas mueren porque no podemos garantizarles alimentación y nutrición adecuada”, dijo el defensor del Pueblo, Carlos Camargo, durante una visita a La Guajira.

El INS también reveló que en lo que va del año al menos 3.506 niños han sido hospitalizados porque estaban desnutridos y requerían tratamiento. Uno de cada cuatro niños que fueron atendidos había sido diagnosticado con desnutrición severa, lo cual pone en más riesgo su desarrollo e incluso su vida.

A su vez se conoció que el 64,9 % de los casos correspondió a menores afiliados al régimen subsidiado de salud que cubre a los más pobres.

Para darle una perspectiva a las cifras, hay que compararlas con lo reportado en el país antes de que se esparciera el covid-19.

En agosto de 2017, por cada 10.000 niños de cero a cinco años se documentaban 16 menores desnutridos. En 2018 subió a 24, en 2019 a 28 y en lo que vamos de 2022 ya estamos encontrando 35 niños desnutridos por cada 10.000.

Las cifras de 2020 y 2021 son mucho más bajas, pero el propio INS pide no tomarlas en cuenta para hacer comparaciones porque durante esos años las autoridades sanitarias tuvieron dificultades para obtener datos de enfermedades que no fueran covid-19.

En todo caso, los datos que se están recogiendo sí muestran que hay un problema que viene en aumento.

Por eso, la Defensoría les está pidiendo a las EPS y a las autoridades sanitarias redoblar esfuerzos para garantizar que los niños y niñas puedan tener un desarrollo adecuado, sobre todo en sus primeros años de vida.

“Hemos hecho un llamado a las entidades aseguradoras de salud a fortalecer las estrategias, programas y acciones dirigidas a la atención oportuna de las mujeres gestantes, los niños y niñas durante sus primeros años de vida”, sostuvo Camargo.

El apoyo estatal debe llegar también a las madres, pues son ellas quienes alimentan directamente a los niños por medio de la lactancia materna.

¿Por qué hay tantos casos?

Las cuarentenas y la desaceleración económica producidas por el covid-9 jugaron un papel central en el deterioro de la seguridad alimentaria nacional. Todo está más caro y el desempleo que hubo durante los dos años de pandemia golpeó las economías de los hogares colombianos.

“La pandemia trajo un componente social grande”, explicó Erwin Hernández, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Sabana. “La pobreza y la inequidad son dos de las condiciones más importantes para explicar la desnutrición”, advirtió.

Y sostuvo que en la academia estaban esperando que estas cifras aumentaran precisamente porque la crisis económica afectó con más fuerza a las comunidades más vulnerables.

A su vez, indicó que los esfuerzos del sector salud estuvieron volcados a evitar las muertes y los contagios provocados por el covid. A la larga, esto provocó que se descuidaran otros padecimientos.

“Tenemos una deuda grande en superar todos los condicionantes sociales que quedaron desprotegidos durante estos años”, concluyó. Según dijo, para algunas familias el hambre incluso resultó más peligrosa que el covid mismo.

Pese a que en marzo de este año el propio presidente Gustavo Petro puso en la mesa de discusión la lucha contra el hambre e incluso dijo que iba a establecer una “emergencia económica” para robustecer la seguridad alimentaria, este objetivo ha quedado relegado durante las primeras semanas de Gobierno.

Por lo pronto, no hay una política pública robusta para esta problemática y tampoco ha sido nombrada la dirección del Icbf. Aunque este diario consultó con el Ministerio de Salud cuáles medidas se están tomando al respecto, al cierre de esta edición aún no había recibido una respuesta.

Infográfico

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS El ICBF sigue sin tener una cabeza

Pese a que el Gobierno Nacional ha señalado que una de sus prioridades es combatir el hambre y la desnutrición, a un mes de que haya empezado el nuevo mandato sigue sin posesionarse la nueva dirección del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf). De hecho, la única persona que ha sonado para el cargo, Concha Baracaldo, es una mujer con experiencia en el sector de planeación territorial y ha ocupado cargos en varios municipios de Cundinamarca. Sin embargo, no tiene experiencia en políticas públicas relacionadas con la niñez, lo cual le ha valido fuertes críticas sin haber llegado al puesto.

Sebastián Ramírez Torres

Iba a ser médico, pero me volví periodista. Me gusta debatir y hablar mucho y de todo. Creo que la información es un patrimonio inmaterial y público.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección