<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Máxima condena: 50 años de cárcel para excomandantes del Gaula de la Policía por secuestro, tortura y asesinato de hombre en Manizales

Los cuatro condenados tendrán que pagar multas y además tendrán inhabilidad para ejercer derechos y funciones públicas.

  • Los hechos que generaron una de las condenas más altas en el país, sucedieron en la mañana del 8 de enero de 2011. FOTO: COLPRENSA
    Los hechos que generaron una de las condenas más altas en el país, sucedieron en la mañana del 8 de enero de 2011. FOTO: COLPRENSA
  • Imagen de referencia de envío a la cárcel. FOTO: COLPRENSA
    Imagen de referencia de envío a la cárcel. FOTO: COLPRENSA
18 de noviembre de 2023
bookmark

En un hecho sin precedentes, un juez penal especializado de Manizales condenó a 50 años de prisión a tres exintegrantes de la Policía Nacional que participaron en el secuestro, tortura y posterior asesinato de un hombre, en hechos ocurridos el 8 de enero de 2011, entre Manizales y Palestina (Caldas).

Los condenados son la teniente coronel en retiro Martha Emilia Gañán Rojas y el mayor en retiro Dillam Augusto Carrillo Cáceres, excomandantes del Gaula en Caldas y Risaralda, respectivamente. Igualmente, sentenció a 49 años de prisión al exsubintendente Jorge Iván Ladino Montoya, exjefe de logística del Gaula en Risaralda.

Le puede interesar: Fiscal Barbosa acusó a Petro de planear estrategia de desprestigio contra la vicefiscal Martha Mancera

Además de declararlos culpables por los delitos de secuestro extorsivo agravado y homicidio agravado, los responsables tendrán que pagar multas que oscilan entre los 18.000 y 19.000 salarios mínimos legales mensuales vigentes, inhabilidad para ejercer derechos y funciones públicas.

Imagen de referencia de envío a la cárcel. FOTO: COLPRENSA
Imagen de referencia de envío a la cárcel. FOTO: COLPRENSA

Los hechos que generaron una de las condenas más altas en el país, sucedieron en la mañana del 8 de enero de 2011, cuando el capitán Cáceres Carrillo y una uniformada, se trasladaron en un vehículo hasta un restaurante en Manizales.

A pesar de estar en un área fuera de su jurisdicción, el oficial retuvo a un hombre que departía en el lugar. La víctima fue golpeada en varias oportunidades e inmovilizado con un dispositivo eléctrico tipo Taser, mientras era trasladado en varios carros.

Finalmente, quedó en otro vehículo que conducía el subintendente Ladino Montoya, el cual fue abandonado e incinerado en zona rural del departamento de Caldas.

“Las autoridades que atendieron la conflagración encontraron al hombre muerto en el baúl del vehículo, con evidentes signos de tortura, con varias partes del cuerpo mutiladas y rastros de haber recibido, por lo menos, 26 choques eléctricos”, expresó la Fiscalía.

Además del hecho, las evidencias recopiladas indican que horas después al secuestro, la entonces comandante del Gaula de Caldas, mayor Gañan Rojas, llegó al lugar de los hechos y ordenó cambiar las placas del automotor implicado que usaron los uniformados para llevarse a la víctima.

Incluso, se demostró que la oficial no ejerció las competencias legales para esclarecer lo ocurrido, por al contrario, dificulto las investigaciones, esto al conocerse que intentaba encubrir al capitán Carrillo Cáceres, debido a que sostuvo relaciones con él antes y después del crimen.

También le puede interesar: Mario Castaño, el profesor, sindicalista y excongresista que murió en la cárcel tras aceptar ser corrupto

La Fiscalía también aseguró que, en su momento, los familiares del hombre secuestrado y asesinado denunciaron que recibieron llamadas en la que les exigieron 80 millones de pesos por la supuesta liberación de su ser querido.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*