<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Se cierra la puerta para el sometimiento del crimen

  • Mañana vence el término para que los miembros de grupos armados organizados puedan acogerse a la justicia de manera voluntaria y colectiva, ninguno lo ha hecho. FOTO Julio César Herrera
    Mañana vence el término para que los miembros de grupos armados organizados puedan acogerse a la justicia de manera voluntaria y colectiva, ninguno lo ha hecho. FOTO Julio César Herrera
Por OLGA PATRICIA RENDÓN M. | Publicado el 09 de enero de 2019
en definitiva

Ningún Grupo Armado Organizado se sometió a la justicia con la ley aprobada en el Gobierno de Juan Manuel Santos, sin embargo, las instituciones tienen más dientes para combatirlos.

Después de que la Ley de Sometimiento a la Justicia fuera presentada a la opinión pública como la posibilidad real de desarticular grandes estructuras criminales que operan en el país, ninguna de ellas se acogió a la justicia durante los seis meses en los que podían hacerlo. El plazo vence mañana y, aunque no se logró ese primer objetivo, la normativa sí da más dientes para que la Fiscalía y la Fuerza Pública las combata.

El Gobierno de Juan Manuel Santos puso un plazo fatal para el acogimiento de las bandas criminales, convencido de que las negociaciones con el Clan del Golfo eran un hecho, pues ya “Otoniel” había hecho público su interés en un video y, tras bambalinas, se decía que adelantaban negociaciones en Panamá, hecho que jamás fue confirmado.

Pero cuando la ley fue sancionada, los abogados de estas estructuras se dieron cuenta que en la práctica no les servía. El aumento de las condenas que la misma regulación planteaba, hacía que las reducciones de penas por someterse voluntariamente no tuvieran sentido. Sería lo mismo someterse de manera individual sin el peso de tener que entregar información, rutas y bienes. Además, la posibilidad de ser extraditados seguía viva.

“No hay incentivos, esta no es de ninguna manera una ley para el sometimiento”, explicó Fernando Quijano, presidente de Corpades.

Esto, sumado a las dificultades internas del Clan del Golfo, cuyos varios jefes no estaban de acuerdo con la entrega y terminaron formando sus propios grupos, como “Los Caparrapos”, en el Bajo Cauca antioqueño, aumentó las dificultades para lograr que “Otoniel” y su gente dejaran de delinquir.

Sin zanahoria, garrote

Claudia Carrasquilla, directora Nacional Contra el Crimen Organizado de la Fiscalía General de la Nación, explicó a EL COLOMBIANO que la ley de sometimiento brindó herramientas para la lucha contra los Grupos Armados Organizados, GAO (incluyendo los residuales o disidencias) y Grupos Delincuenciales Organizados, GDO.

Se duplicaron los términos para la recolección de información, para solicitar las interpretaciones de comunicaciones y permitió la búsqueda selectiva en bases de datos.

Incluso, la captura de “Nicolás”, segundo al mando del Clan del Golfo, días antes de que acabara el Gobierno Santos, y la muerte de “Guacho”, el 21 de diciembre pasado en Nariño, se dieron gracias a la aplicación del artículo 15, que permite el uso de agentes encubiertos de la Fuerza Pública e incluso del mismo grupo armado que se infiltren en la organización.

Así que, aunque las estructuras criminales sigan existiendo, la institucionalidad tiene mejores herramientas para combatirlas..

Contexto de la Noticia

ANTECEDENTES Nunca fue para las bandas

Aunque la normativa busca desarticular los Grupos Armados Organizados y Grupos Delincuenciales Organizados, en el momento de hablar de las condiciones del sometimiento colectivo desaparecen las últimas, es decir, los únicos que podían acogerse a la justicia por este mecanismo eran el Clan del Golfo, Los Puntilleros y Los Pelusos. Organizaciones como “La Oficina” o “Los Rastrojos” no podían hacerlo. Sin embargo, las nuevas herramientas judiciales sí les aplican.

desmovilización individual por justicia y paz

La Ley de Justicia y Paz, que fue creada para la desmovilización de los grupos paramilitares durante el gobierno del expresidente Uribe, se mantiene vigente para miembros de organizaciones ilegales como el Eln y Epl. Quienes dejen las armas deben reparar e iniciar la ruta de reintegración para obtener los subrogados penales que plantea la ley.

sometimiento voluntario, con preacuerdo

Esta vía la escogen quienes de forma individual deciden dejar las armas. Están incluidos miembros de bandas criminales y guerrilleros. En este caso, opera la justicia ordinaria, que, por medio de preacuerdo, entrega beneficios penales a cambio de colaboración con la justicia como entregar información relevante sobre las organizaciones.

negociación de paz

El Gobierno mantiene vigente la Ley de Orden Público en la que se amparan las negociaciones con grupos ilegales reconocidos a los que se les reconoce estatus político. Esta sería la vía de diálogo, por ejemplo, con el Eln, pero, aunque la herramienta (la ley) existe, los avances en la actualidad son mínimos y este camino está cerrado.

Olga Patricia Rendón Marulanda

Soy periodista egresada de la Universidad de Antioquia. Mi primera entrevista se la hice a mi padre y, desde entonces, no he parado de preguntar.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección