<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Deparan un futuro para la izquierda fragmentado en 2017

  • FOTO COLPRENSA
    FOTO COLPRENSA
Colprensa | Publicado el 01 de enero de 2017

El Polo Democrático es el partido más reconocido de la izquierda, y este año lo termina con una división generada a raíz de las decisiones de cara al 2017 y al nuevo escenario político que se presenta con la llegada de las Farc como organización política. Y el futuro, no solo de este partido sino de todos los sectores de dicha posición, coinciden analistas, se ve muy fragmentado.

La división del Polo está dada por tres grandes representantes de esta colectividad: el senador Jorge Enrique Robledo, la actual ministra de Trabajo Clara López, y el senador Iván Cepeda. Los dos primeros no comparten la visión de que por el proceso de paz hay que unirse al Gobierno del presidente Juan Manuel Santos, de hecho no reconocen a López como Ministra de ese partido; y Robledo y Cepeda difieren en las posibles alianzas o acuerdos con las Farc que se deberían dar para evitar que quienes se ubican en la derecha radical lleguen a la Presidencia.

Y es que es precisamente el juego de las presidenciales es lo que influirá en las decisiones más próximas. De hecho, para el docente de la maestría de Comunicación Política de la Universidad Externado de Colombia, Carlos Arias, ésta es una de las principales razones por las que la izquierda se fragmentará en el 2017, sumando en su análisis al exalcalde de Bogotá Gustavo Petro, que dice, no es del Polo pero tiene votos de este sector cautivos.

“Entonces hay un fraccionamiento muy importante de cuatro alas de la izquierda colombiana que el próximo año, si no juegan bien sus cartas y aunque lo hagan bien y a a pesar de que al final lleguen a acuerdos programáticos, sí va a entrar dividida al proceso electoral”, dice Arias.

Lo que hará la llegada de las Farc al escenario electoral, que empieza con la agrupación política de Voces de Paz y Reconciliación -que aunque afirman que no son representantes de ellos, sí tienen como misión abonarles el camino a la participación política-, hará, dice Arias, que la izquierda radical pierda parte de sus electorales.

El profesor asegura que en las elecciones presidenciales y de cuerpos colegiados todos los escenarios ideológicos tienen espacio, “lo que pasa es que van a tener menos capacidad de juego. Por ejemplo, en las presidenciales dudo mucho de que un candidato de la izquierda pueda juegársela fuertemente, creo que seguiría siendo una tercería. Es significa que efectivamente la entrada electoral de las Farc como movimiento político va restarle a la izquierda radical parte de sus electores”, explcia el experto.

Y sobre la propuesta de que se haga una gran coalición alrededor de todos los partidos políticos que acompañaron el proceso de paz, en el que se incluye el Polo, Arias agrega que no la cree factible.

“Yo veo muy difícil la unión de todos los sectores porque las aspiraciones y los egos políticos pueden llegar a primar por encima del ejercicio bipartidista. Nuestra cultura política es de caudillos no es de partidos. Nosotros no nos movemos como por ejemplo lo puede hacer el PRI en México o los demócratas y republicanos en Estados Unidos. Si bien acá hay unos partidos relativamente fuertes en el tiempo, los colombianos seguimos votando por caudillos”, dice.

A lo que sí están abiertos, al menos en el caso del Polo y según su nuevo presidente Álvaro Argote, es a que se dé una alianza entre solo partidos de izquierda, sin nada que ver con los partidos con los que siempre han competido. Esa propuesta también la puso sobre la mesa Piedad Córdoba líder de Marcha Patriótica, aunque no parece generar mucha confianza en algunos polistas.

Falta camino para unir la coalición de la paz

Para Ariel Ávila, Subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, es aún prematuro definir con exactitud lo que pasará en 2018 y más en materia de alianzas, pero comparte lo dicho por Arias sobre la fragmetación de la izquierda que se vería el próximo año.

“La llegada de las Farc a la política va a fragmentar a la izquierda. Los votos de ellos van a estar ahí inicialmente y esto está llevando a una fractura dura en la izquierda que apoyó el proceso de paz pero que no quiere tener ninguna relación con las Farc y una izquierda que añora volver a unificarse toda como en los años 80, y que por tanto están dispuestos a hacerlo con las Farc. Eso, posiblemente, es lo que se está viendo con el tema Robledo y la parte que lidera Iván Cepeda. Sin embargo, habrá que esperar cómo se resuelve eso”, dice.

Lo que prevé Ávila, es que seguramente partidos como Marcha Patriótica llegarán al nuevo partido que conforme de las Farc sobre el que se sabrán los detalles el próximo año, y afirma que lo más seguro es que la división no se vea tan radical en el escenario electoral.

“2018 puede que traiga una unidad de algunos sectores de la izquierda como los del Polo que apoyan el proceso de paz y quieren aliarse con las Farc, entonces políticamente va a haber fragmentación pero electoralmente no va a ser tan dura aunque la habrá”.

Así pues, él duda de que lo expuesto por un sector del Polo sobre que no harán alianzas con sus mayores competidores, dado al tiempo que falta para las elecciones.

“Ellos terminaron apoyando a Santos en segunda vuelta. Lo cierto es que la izquierda va a jugar en el 2018 en primera vuelta, tal vez solo, y en segunda vuelta van a apoyar a un candidato que apoye el proceso de paz como lo hicieron en 2014”, explica.

El 2017 y la violencia selectiva

Pero independientemente de las movidas políticas, lo que más preocupa son los asesinatos selectivos de líderes sociales que ya han cobrado la vida de 92 personas, y que dice Ávila pueden aumentar el próximo año.

“El problema con estos 92 asesinatos en total es que eso recuerda mucho lo que fue la UP en los años 80 y sobre todo el tema de que las armas siguen jugando en política y eso -digamoslo así-, echa al traste muchas de las aspiraciones políticas de las minorías”, afirma.

Para él, aunque el Gobierno tiene la Unidad Nacional de Protección y va a crear una serie de instancias para proteger estos liderazgos sociales, lo hecho hasta el momento ha fracasado y lo que queda ahora es esperar el 2017.

“Hay una violencia selectiva, pero el otro año será cuando sepamos la magnitud de esto, lo más importante es que la Fiscalía investigue en lugar de estar dando shows mediáticos cada dos días y que se tomen las medidas”, dice.

Contexto de la Noticia

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección