<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Petro sí sabía que iban a liberar a tres capturados de la primera línea en una tanqueta del Esmad

Un viceministro y una consejera presidencial protagonizan el acercamiento con los manifestantes señalados por presunto vandalismo. ¿Ejecutivo le rinde cuentas a los líderes de los desmanes?

  • El viceministro del Interior, Gustavo García, participó en la liberación de los integrantes de la primera línea.
    El viceministro del Interior, Gustavo García, participó en la liberación de los integrantes de la primera línea.
  • El viceministro del Interior, Gustavo García, se ríe en una tanqueta del Esmad mientras integrantes de la primera línea le piden que los liberen.
    El viceministro del Interior, Gustavo García, se ríe en una tanqueta del Esmad mientras integrantes de la primera línea le piden que los liberen.
  • El vehículo de la Policía en el que se transportaba el director de esa institución fue atacado con piedras y objetos contundentes. El director Henry Sanabria tuvo que bajarse del automotor para inspeccionar los daños provocados por los manifestantes de la primera línea. FOTO Cortesía
    El vehículo de la Policía en el que se transportaba el director de esa institución fue atacado con piedras y objetos contundentes. El director Henry Sanabria tuvo que bajarse del automotor para inspeccionar los daños provocados por los manifestantes de la primera línea. FOTO Cortesía
Publicado el 25 de octubre de 2022

“Quíteme las esposas” y “se había demorado”. Esto fue lo que le increparon dentro de una tanqueta del Esmad tres integrantes de la primera línea al viceministro del Interior, Gustavo García, quien fue enviado por el gobierno de Gustavo Petro para intermediar en su liberación. Estaban retenidos porque, presuntamente, atacaron a piedra el carro del director de la Policía, general Henry Sanabria.

La escena se presentó en las inmediaciones del Portal Américas de Transmilenio –en Bogotá– y duró dos minutos, tiempo suficiente para que los detenidos le cantaran la tabla al funcionario, quien terminó cediendo a la petición que le hicieron: ser liberados.

Ese “perdón social” de Gustavo García a los jóvenes terminó convirtiéndose en la primera escena tangible de una promesa que hizo el mandatario a quienes participaron en el estallido social: la liberación de los jóvenes retenidos y que son acusados por vandalismo.

120 segundos en la tanqueta

“Que nos quiten las esposas, por favor, que nos quiten las esposas”, fue otra petición que le hizo una mujer detenida en medio de las protestas del domingo en Bogotá al viceministro del Interior.

La joven estaba en la misma tanqueta de la Policía a la que la llevaron a ella y a sus dos compañeros de causa después de participar en las manifestaciones en las que resultó violentado el carro del general Sanabria.

Fue a esa tanqueta a la que arribó el viceministro García después de salir de una reunión familiar, afanado, vistiendo tenis y camiseta leñadora para hacer lo que ningún Gobierno había efectuado: mediar en una captura de integrantes de la primera línea para evitar que fueran llevados a la cárcel. Fue tal el revuelo de sus acciones que la oposición ya radicó una queja ante la Procuraduría para pedir que se investigue esa determinación.

La versión oficial de la Policía habla de dos detenidos, pero las imágenes dieron cuenta de que eran tres las personas que estaban en ese automotor. La tercera de ellas era una mujer que vestía chaleco de prensa.

El viceministro y los capturados no estaban solos. Junto a ellos tomaron asiento dos gestores de paz de la Alcaldía de Bogotá y uniformados de la Policía y del Esmad, que habían estado a cargo de la retención de los jóvenes que, presuntamente, participaron en desmanes.

Ese automotor parecía una isla en medio de una cantidad indeterminada de jóvenes que gritaban desde afuera “que los suelten, que los suelten”, un llamado al que el viceministro atendió como si fuera una orden presidencial.

Mientras la mujer le pedía a García, y no a uno de los agentes de Policía que estaba en el lugar, que la dejara en libertad, él hizo una un paneo del vehículo. Hasta se le vio sonreírles a los detenidos en la tanqueta (ver fotogramas).

Mientras los gestores de convivencia documentaron los datos de los capturados, el viceministro García se volvió a dirigir a ellos: “Esto es con diálogo, si no nos hablamos, no nos vamos a poder calmar”, les dijo.

Quienes estaban en el paredón eran Jairo Esteban Hernández, Johana González Gaona y Nataly Stefania Vásquez Torres, según los mismos nombres que entregó la institución. Uno de ellos tiene antecedentes penales, pero la autoridad no entregó detalles sobre quién era la persona que ya sumaba líos con la justicia.

Con el viceministro García junto a ellos, un oficial de policía les quitó las esposas a la mujer y al hombre que minutos antes habían sido detenidos. No contentos con la escena, la mujer que tenía el chaleco de prensa comenzó a reclamarle al viceministro.

“Su mercé llegó tarde porque no se dio cuenta cuándo nos metieron”, le reclamó. “Llegué lo más pronto que pude, de verdad que se me hizo difícil, yo la verdad estaba con la familia”, se excusó el funcionario del Gobierno frente a los integrantes de la primera línea.

El regaño de la marchante al viceministro continuó. “Es importante que del territorio del portal resistencia se empiecen a construir espacios de paz, esto no puede seguir pasando. En cada manifestación a diez o doce pelados (los cogen)”, le interpeló la comunicadora al viceministro, sin dejarlo responder cuando él le pedía conversar. Después de ese cruce de frases, el funcionario acompañó a los ahora excapturados a descender del carro.

El viceministro del Interior, Gustavo García, se ríe en una tanqueta del Esmad mientras integrantes de la primera línea le piden que los liberen.
El viceministro del Interior, Gustavo García, se ríe en una tanqueta del Esmad mientras integrantes de la primera línea le piden que los liberen.

Un cruce de versiones

Las escenas de lo que pasó dentro de esa tanqueta se reconstruyen a partir de los videos que circulan en redes y las declaraciones cruzadas de García, la consejera de la juventud, Gabriela Posso, y del general Sanabria, quien tuvo que salir a dar la cara por la confusa intervención del Ejecutivo en la diligencia policial.

Esta última institución asegura que tuvo que actuar cuando estas personas comenzaron a arrojar piedras a los carros. Fue durante esa intervención, según el relato oficial, que capturaron a dos jóvenes que fueron esposados y llevados a la tanqueta. Ellos, además de la persona con chaleco de prensa, son quienes se ven en el video.

Como si estuviera leyendo un telegrama, el director Sanabria salió a aclarar los hechos en una breve declaración. “El viceministro se presentó con el propósito de lograr el diálogo con estos jóvenes para evitar que siguieran afectando lo público y lo privado al paso de ellos por las diferentes vías. La presencia del viceministro tuvo como propósito exclusivo dejar que estos jóvenes no utilizaran la violencia como forma de manifestación pública”, puntualizó.

Sanabria aseguró que fue la propia Policía la que decidió liberar a las personas porque, dice la versión de la institución, no había elementos suficientes para procesarlos.

Por eso, la diligencia terminó con las imágenes del viceministro García descendiendo del vehículo, seguido por el retrato de los tres manifestantes que quedaron en libertad gracias a la mediación del funcionario de la Casa de Nariño.

García aseguró que “en ningún momento se hizo una intermediación ilegal para la liberación de las jóvenes, fue la Policía la que encontró que ellos no habían sido detenidos en flagrancia”. Esa declaración no apagó la polémica de que el Gobierno terminara tomando partido en una diligencia de la Fuerza Pública.

El viceministro es un delfín que llegó a la política gracias a su papá, el excongresista Liberal Guillermo García Realpe, uno de los primeros militantes de ese partido que le entregó las banderas de la colectividad a Gustavo Petro. García intentó llegar al Congreso por la Coalición Centro Esperanza y no lo consiguió, pero con la llegada de un Gobierno cercano a su familia terminó aterrizando en el Viceministerio.

El vehículo de la Policía en el que se transportaba el director de esa institución fue atacado con piedras y objetos contundentes. El director Henry Sanabria tuvo que bajarse del automotor para inspeccionar los daños provocados por los manifestantes de la primera línea.<span class=mln_uppercase_mln> </span><span class=mln_uppercase_mln>FOTO</span> <b><span class=mln_uppercase_mln>Cortesía</span></b>
El vehículo de la Policía en el que se transportaba el director de esa institución fue atacado con piedras y objetos contundentes. El director Henry Sanabria tuvo que bajarse del automotor para inspeccionar los daños provocados por los manifestantes de la primera línea. FOTO Cortesía

Estrategia con la primera línea

Así las cosas, Gustavo García se convirtió en la cara del “gobierno del cambio” para personificar la promesa de liberar a los cerca de 211 integrantes de la primera línea que han sido capturados durante las protestas. A esas personas la consejera Posso los llama “presos políticos” (ver columna anexa), y ella misma terminó en un cargo en la Casa de Nariño gracias a su militancia estudiantil en las protestas de abril del 2021.

Es más, el ministro de Defensa, Iván Velásquez, se reunió este lunes con el presidente del Senado, Roy Barreras –en su oficina del Congreso–, para abordar esos cambios, encuentro tras el que el legislador llamó la atención sobre la “incertidumbre” que pueden generar los funcionarios, consejeros o ministros con sus declaraciones.”

Justamente, el Congreso tramita un proyecto de ley de orden público en el que la bancada del Pacto Histórico intentó agregar dos micos, uno para que el presidente dé el indulto a los manifestantes detenidos y otro para que esas personas sean consideradas como gestores de paz.

Esos dos puntos se cayeron en el debate en Senado, a pesar de que el senador Gustavo Bolívar presentó una proposición para intentar revivir los micos del articulado. Pero la maquinaria del Pacto Histórico busca salidas para que el Ejecutivo haga realidad sus pretensiones y el senador Alirio Uribe ya prometió que presentará un nuevo proyecto de ley dirigido con un único objetivo: devolver la libertad a los presos de la primera línea.

Por ahora, la puja legislativa puede ser la piedra en el zapato para que el Gobierno cumpla su promesa de dejar en libertad a los jóvenes que lideraron el estallido social. No obstante, los hechos del domingo ya dejaron claro que la Presidencia de Gustavo Petro empezó a encontrar el camino para que los señalados por presunto vandalismo estén en libertad: la intermediación de sus mismos funcionarios .

Contexto de la Noticia

De las marchas a la primera línea del gobierno

La consejera presidencial para la juventud, Gabriela Posso, es una funcionaria que llegó al Gobierno tras militar en las protestas sociales. Posso empezó su vida política como líder estudiantil de la Universidad del Valle, donde estudió administración de empresas y promovió las manifestaciones de años anteriores.

“Estuve en la movilización social, hago parte del movimiento social, y sabemos que hubo una criminalización de la protesta (...) No hacía parte de la primera línea, pero hay muchos compañeros que dicen que todos y todas hacemos parte de la primera línea”, aseguró Posso en una entrevista con Blu Radio.

Para la funcionaria los detenidos por participar en las marchas son “presos políticos” y “falsos positivos judiciales” de la administración anterior. Incluso, ella es una de las voces que pide que se elimine el Esmad y se aplique una reforma a la Policía para trasladar la institución a un nuevo Ministerio de Seguridad.

La consejera presidencial le prometió a los manifestantes que esos dos puntos están en la agenda del Gobierno, aunque esos temas no dependen solo de la voluntad del Ejecutivo sino del debate en el Congreso, desde donde ya están saliendo reparos a los cambios que se plantean en el orden público.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección