<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

El Festival de Cannes premió a Antonio Banderas

  • Antonio Banderas, el mejor actor en el Festival de Cannes. FOTO AFP
    Antonio Banderas, el mejor actor en el Festival de Cannes. FOTO AFP
Efe | Publicado el 25 de mayo de 2019

Es uno de los actores españoles más conocidos, tanto dentro como fuera de las fronteras de su país natal, y uno de los más queridos también por su eterna amabilidad, pero le faltaba un gran reconocimiento profesional y lo ha logrado este domingo en Cannes.

Este festival le otorgó el premio al mejor actor de su 72 edición por su trabajo en Dolor y gloria, de Pedro Almodóvar, el cineasta que mejor ha sabido dirigirle.

Banderas, de 58 años, interpreta en el filme a un cineasta en horas bajas en el que muchos han querido ver al propio Almodóvar, algo que el actor confirmó al recoger el premio.

El malagueño señaló en la rueda de prensa de presentación del filme en Cannes que pasó los meses más felices de su vida como actor durante el rodaje veraniego de Dolor y Gloria.

“Eso no me lo puede quitar nadie”, afirmó el actor conteniendo las lágrimas y la emoción.

Banderas se mostró generoso con Almodóvar, un director que le conoce bien y que sabe sacar lo mejor de él, que supo rebuscar “en esa maraña de cosas que supuestamente había aprendido” durante los 22 años que no habían trabajado juntos, hasta que se reencontraron en La piel que habito (2011).

Pero en aquel rodaje estuvieron enfrentados creativamente y cuando recibió el guion de Dolor y gloria, simplemente se rindió y eliminó todas las cargas que llevaba tras más de cien películas rodadas y se tiró “de verdad al barro” para “buscar la verdad” partiendo de cero. Ese fue el trato con Almodóvar y el resultado es una gran interpretación que ha recibido el premio de Cannes.

Foto Efe
Foto Efe

Banderas recuperó con este filme la esencia de la interpretación, tras haber sufrido hace poco más de dos años un infarto que le llevó a cuestionarse toda una vida dedicada al cine.

Una carrera que comenzó cuando salió de su Málaga natal, a los 19 años, con 15.000 pesetas en el bolsillo, para estudiar en la Escuela de Arte Dramático, en Madrid.

Almodóvar fue uno de los primeros en darle una oportunidad en Laberinto de pasiones (1982), a la que seguirían Matador (1986), La ley del deseo (1982), Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988) y ¡Átame! (1989).

Su éxito en España y, especialmente con el cineasta manchego, le abrió las puertas de Hollywood, donde debutó con The Mambo Kings (1992).

La popularidad la consiguió en el mercado americano con su papel en Philadelphia (1993) pero, sobre todo, con la recuperación de una leyenda mexicana, el Zorro; como el Che Guevara en Evita; la saga Spy Kids y poniendo la voz al gato con botas en Shrek.

Y aunque no ha parado de trabajar y hasta se ha lanzado a la dirección con Crazy in Alabama (1999) y El camino de los ingleses (2006), el reconocimiento más importante le ha llegado en el regreso a sus raíces y al cine con Almodóvar.

Emocionado Antonio Banderas posa para los fotógrafos. FOTO EFE
Emocionado Antonio Banderas posa para los fotógrafos. FOTO EFE

Un premio que se une al Goya de honor que recibió hace cuatro años y que culminan 40 años de cine. “Miro atrás y veo 40 años de cine. Muchas caras, muchas almas, trabajo, sacrificio, alegrías, lo bueno, lo malo, el dolor y la gloria”, dijo en un trino.

Y con este reconocimiento, se convierte en el sexto actor español en lograr el premio de interpretación de Cannes.

El primero en lograrlo fue José Luis Gómez, en 1976, por su interpretación en Pascual Duarte, la adaptación de la novela de Camilo José Cela que realizó Ricardo Franco.

Al año siguiente sería Fernando Rey, por Elisa, vida mía, de Carlos Saura, uno de los cineastas españoles habituales de Cannes en aquella época.

Y en 1984 no sería uno sino dos actores españoles los que recibieron el premio. Alfredo Landa y Paco Rabal por su interpretación de Paco el bajo y Azarías en Los santos inocentes, adaptación de la novela de Miguel Delibes.

Paco Rabal protagonizó un bonito momento al recoger el premio, cuando murmuró “milana bonita”, expresión que pronunciaba su personaje en el filme.

El último actor español en lograr el premio antes de Banderas fue Javier Bardem, en 2010, por Biutiful, de Alejandro González Iñárritu, por igual con el italiano Elio Germano por La nostra vita.

Ahora es Banderas el que se une al club con un papel que resume la vida de Almdóvar pero que también tiene mucho de resumen de la historia del cine español reciente.

Contexto de la Noticia

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección