<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x

una de las primeras instituciones que adoptó el bilingüismo en la ciudad cumplió siete décadas de enseñanza, graduando más de 2.800 mujeres en el mismo lapso. el aniversario será celebrado en una serie de eventos, entre ellos un foro educativo.

con una eucaristía en la catedral metropolitana de la ciudad, comenzó la celebración de los 70 años de historia del colegio marymount, ubicado en la comuna de el poblado, en medellín.

el centro educativo fue fundado en 1954, cuando las religiosas del sagrado corazón de maría trajeron por primera vez una oferta educativa bilingüe femenina a la ciudad de medellín.

su historia como uno de los primeros colegios privados de la ciudad, relata también la transformación colombiana. “cuando comienza el colegio en los años 50, se buscaba educar a las mujeres con herramientas que les permitiera ser líderes en la sociedad y contar con el manejo de una segunda lengua que era el inglés. se funda el colegio, y a finales de los años 50 y 60 viene todo este auge de las mujeres, de la libertad, del liderazgo, del empoderamiento, es por esto que creemos que nuestras religiosas fueron muy vanguardistas”, comentó catalina guzmán urrea, rectora del marymount.

por sus aulas han pasado medallistas olímpicas, campeonas mundiales deportivas, importantes investigadoras científicas internacionales, médicas reconocidas a nivel mundial, directoras de fundaciones y ong, empresarias, directoras de teatro y líderes culturales, actrices, gerentes de empresas, periodistas destacadas y un incontable número de mujeres que se han dedicado a dejar huella, un legado en la sociedad.

“tenemos claro el contexto de estas estudiantes, que vienen de unas familias donde sus papás son líderes empresariales, en salud, financieros, en fin, dentro del sector productivo tienen un liderazgo, vienen con ese adn. entonces, como las estudiantes traen desde casa esas herramientas, buscamos formar buenos seres humanos que, con todo lo que tienen, puedan realmente impactar la sociedad; es esa ética de cómo me relaciono con el otro, qué hago por el otro, es mi bienestar, pero también es el bienestar del otro”, comentó guzmán.

según las directivas de la institución, esta fue pionera en adaptar los cambios tecnológicos que experimentaba el mundo perder su filosofía. de las máquinas de escribir pasaron rápidamente a los computadores y al uso de internet y la adopción de nuevas metodologías. en pandemia tuvieron un modelo exitoso de educación virtual y luego fue uno de los primeros colegios privados en abrir sus puertas tras la cuarentena.

“siempre ha dado respuesta a lo que ha pasado en lo social en ese momento, entonces ahora la pregunta es ¿qué vamos a hacer con todo este tema de inteligencia artificial, con la tecnología, las redes sociales? ¿cómo formamos estudiantes para que tengan esas herramientas, pero también pensando en cómo van a impactar en lo social? esto nos hace unos abanderados en esa educación pertinente, pero que también es de vanguardia”, explicó la directiva.

uno de los giros trascendentales que ha tomado la institución recientemente es la inclusión en sus aulas de niños, convirtiendo al marymount en una institución de educación de calidad ahora mixta. hasta la fecha se han matriculado 21 niños para la vigencia 2024.

además, su énfasis actual es la inteligencia emocional. “a la par del currículo académico tenemos el currículo socio emocional, es la posibilidad de que los niños y los padres de familia vean ese seguimiento de ese ser humano, que no solamente da cuenta del rendimiento académico, sino de cómo vas como persona, qué hábitos has desarrollado, desde tu proceso evolutivo, cómo va esa relación con el otro y contigo mismo”, relató la rectora.

el marymount medellín tiene doble acreditación internacional proporcionada por las agencias cis y neasc, proceso que se realiza cada cinco años. este año se acreditará bajo una nueva ruta que les permitirá documentar sus cuatro nuevos proyectos: espacios de aprendizaje siglo xxi, educación mixta

un cambio de mentalidad, sistema institucional de evaluación y el currículo internacional en preescolar, basado en el juego.

según indicaron desde el marymount, este es el segundo mejor colegio de la ciudad y ocupa el lugar 15 en el país, según el ranking col sapiens 2023

2024.

la celebración por los 70 años también acogerá el foro “educación pertinente para un mundo cambiante” que se llevará a cabo en el auditorio del colegio el próximo 6 de marzo, desde las 8:00 a.m. y contará con 300 invitados presenciales en el auditorio y transmisión en streaming por el canal de youtube del colegio para toda la comunidad que quiera conectarse.

language COL arrow_drop_down

Ibagué estrena un nuevo festival

Desde el jueves, el Ibagué Festival conjugará músicas tradicionales, populares y académicas.

  • El Conservatorio del Tolima será el escenario para Teresita Gómez y la acordeonista Hanzhi Wang. FOTO cortesía ibagué festival
    El Conservatorio del Tolima será el escenario para Teresita Gómez y la acordeonista
    Hanzhi Wang. FOTO cortesía ibagué festival
  • Julia Salvi, presidenta de la Fundación Salvi. FOTO Archivo.
    Julia Salvi, presidenta de la Fundación Salvi. FOTO Archivo.
  • Teresita GómezPianista colombiana

    Teresita Gómez

    Pianista colombiana

  • Hanzhi WangAcordeonista china

    Hanzhi Wang

    Acordeonista china

  • Monsieur PerinéBanda colombiana

    Monsieur Periné

    Banda colombiana

12 de agosto de 2019
bookmark

A partir de esta semana, la capital musical de Colombia será un toque más armoniosa. La ciudad tolimense celebrará por primera vez el Ibagué Festival, una iniciativa que reunirá entre el 15 y el 19 de agosto a artistas tan diferentes como la pianista Teresita Gómez, el rapero Ali A.K.A Mind, Los Gaiteros de San Jacinto y Martina La Peligrosa.

Es un proyecto que quiere conjugar propuestas académicas, tradicionales y populares y pretende ser una oportunidad para que la audiencia ibaguereña, y de todo el país, se anime a abrir sus oídos y que en un mismo concierto tenga la experiencia de oír, por ejemplo, a una cataora del Pacífico y también a un cuarteto que interpreta obras del romanticismo.

“Lo que hemos hecho es pensar un festival diferente en su estructura, que integre las diversas músicas que nos constituyen como cultura y como país, porque Colombia es un gran productor de música de todo tipo”, señaló Alejandro Mantilla, director artístico del evento que coordina la Fundación Salvi. “Hay una vitalidad muy grande en el país y queríamos hacer un festival que reconociera ese bagaje de expresión musical y ahora lo ponga al servicio de una ciudad como Ibagué”.

Además, no solo se trata de una apuesta escénica. Este festival, muy en la línea con el Festival de Música Clásica de Cartagena, tendrá un componente académico importante que incluye clases magistrales para los estudiantes de música de esa ciudad y también talleres de luthería, una labor que se sigue profesionalizando en esa ciudad.

Allí se celebran también el Concurso Internacional de Violín, el Concurso Internacional de Piano y otros festivales como el Nacional de Música Colombiana de Ibagué. Esta iniciativa pretende fortalecer aún más esa escena activa. Julia Salvi, presidenta de la Fundación Salvi y organizadora de eventos como el Festival de Música Clásica de Cartagena, charló con EL COLOMBIANO sobre esta nueva plataforma artística.

¿A qué responde esa necesidad de crear un nuevo festival para Ibagué?

“El Alcalde nos invitó a que apoyáramos la creación de un festival diferente a Cartagena, que se viera en la ciudad. Para esta oportunidad mirando qué de ese trabajo que hemos hecho en Cartagena podríamos incluir, como el espacio que hay para la música colombiana, hermosa, que tiene tanta importancia. Pero creíamos que sí se requería un espacio donde pudiéramos mezclar las músicas tradicionales, la popular, la académica y la tradicional. Explorar cómo estas pueden dialogar entre ellas, como los currulaos y el porro llegan a convertirse en una base para otros ritmos como de pronto el rap o el hip hop. Es así que logramos pensar que Ibagué fuera el escenario perfecto para compartirla”.

¿Hace cuánto vienen desarrollando esta idea?

“Hace dos años empezamos a hablar con la gobernación, la Alcaldía y el Ministerio de Cultura para entender cómo nos integrábamos con ellos para crear este escenario nuevo y poder ofrecer una oportunidad a esta música maravillosa. Por ejemplo, cuando venimos a presentar a las cantaoras colombianas, vamos a encontrar que ellas vienen del Pacífico, del Atlántico y del Llano. ¿Te imaginas lo que significa escuchar estas tres expresiones dialogando, para nosotros y para los jóvenes? Estudiantes, en su mayoría de música académica, que quieren escuchar esos ritmos. Queremos que la juventud, y aún los profesionales que estudian música, tengan posibilidades nuevas y que no se le olviden los valores que estas tradiciones han tenido en nuestra cultura”.

Hay una consigna principal en el festival por el respeto a las diferencias, ¿cree que hay irrespeto o división entre géneros musicales?

“Nosotros hemos buscado en la música un instrumento de conciliación. Creo que el estar divididos en regiones ha sido importante para los valores culturales, pero necesitamos encontrar puntos donde podamos dialogar y donde podamos disfrutar juntos de esos mismos intereses que tenemos. Entender que cada vertiente de la música es tan importante como la otra y a través de esas sensaciones, que son tan diferentes, se llega a un punto común: esa pasión con que se toma la música para expresar el ser. Creo que necesitamos espacios donde podamos dialogar en torno a un motivo y qué mejor que la música para que nos ayude a encontrarla, a respetarla y a conectarnos con estas posibilidades que ella misma nos puede dar. Hay que hacerlo desde los jóvenes, para romper esos estigmas que hemos creado y esas divisiones que se han generado en la historia de nuestro país. Ya es tiempo de cambiarlas y pedir oportunidades a nuestra sociedad para que haya espacios como este”.

Ibagué es una ciudad rica en música, ¿cuál ha sido la conexión de la Fundación Salvi con esta ciudad antes del festival?

“Hace unos años, desde que el Festival de Música de Cartagena se fundó, veníamos a escoger y a escuchar a los jóvenes que serían becados por el festival para participar en las clases magistrales. Después de eso se desarrolló todo un proceso en el que se quería dar inicio a la Escuela de Luthería de Ibagué en el Conservatorio del Tolima. Con una perspectiva maravillosa, creíamos que era perfecto para continuar un proyecto que llevábamos desarrollando muchos años que es la creación de los centros de luthería”.

55
artistas hacen parte de la programación en esta primera edición del festival.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*