<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

“La música me cambió la vida”: Ovy on the drums

De una adolescencia sin rumbo a conquistar la música internacional, al lado de Karol G, gracias a su buen oído y talento. Esta es la historia del paisa Daniel Echavarría Oviedo.

  • Ovy on the drums es el cerebro detrás de los éxitos de La Bichota. FOTO cortesía
    Ovy on the drums es el cerebro detrás de los éxitos de La Bichota. FOTO cortesía
  • Ovy tiene tatuada en el cuello la palabra perseverancia. FOTO Cortesía
    Ovy tiene tatuada en el cuello la palabra perseverancia. FOTO Cortesía
10 de diciembre de 2023
bookmark

A Ovy solo le dice Daniel su mamá y uno que otro integrante de la familia porque hasta su papá ya lo llama Ovy la mayor parte del tiempo. En esta conversación también le diremos Ovy.

El ganador del Grammy Latino en la categoría Álbum del Año por producir el disco Mañana será bonito de Karol G, encontró la música en el camino tras pasar varios años perdido, sin norte ni rumbo, no sabía qué quería hacer con su vida tras salir del colegio.

Le puede interesar: Juan Fernando Quintero presentó Designio, la primera colección de su marca de ropa

Como buen aficionado al fútbol se inclinó en algún momento a este deporte —jugaba de lateral izquierdo, su posición habilidosa— y llegó a estar en la primera B de las Águilas Doradas, pero se desmotivó y sumó razones para concluir que el fútbol no le daría de comer.

Del fútbol a la música, ese es un camino conocido que algunos han transitado, pero con Ovy no fue tan obvio. De las canchas pasó a trabajar por temporadas, tenía claro que no quería estudiar, nada lo llenaba en las aulas universitarias. “No quería ser odontólogo, cirujano, médico, ingeniero, nada de eso, pero no sabía qué quería, la verdad”.

Trabajó entonces en la plaza minorista, era la escuela de la calle, “ahí fue que yo aprendí a valorar lo duro que era trabajar, ¿sabes? Yo no estudiaba, me ganaba la vida en la plaza y me lo disfruté, sí, pero entendí que era un trabajo súper duro, levantarte a las 3:00 de la mañana y salir a las 5:00 de la tarde”.

Ovy tiene tatuada en el cuello la palabra perseverancia. FOTO Cortesía
Ovy tiene tatuada en el cuello la palabra perseverancia. FOTO Cortesía

En momentos de incertidumbre algunos le piden señales al destino, pero con Oyv el destino no fue caprichoso ni le envió señales cifradas, fue directo y al grano. Se presentó en forma del amigo de un primo quien le instaló, en su computadora, el programa de audio digital FL Studio y apareció la música en su camino, “esa persona me enseñó el programa donde hoy en día yo hago la música. A esa persona siempre la voy a respetar, a admirar mucho, y siento que ese día mi vida cambió, me salvó la vida porque yo no sabía qué quería hacer”.

La música ni fue su meta ni su sueño, como quizá le pasa a muchos artistas y compositores hoy en día. Ni siquiera lo era en las aulas de la Institución Educativa La Salle de Campoamor: “Yo molestaba mucho, me vestía como reguetonero, cantaba y hacía videos en Movie Maker en ese momento, pero nada que ver con hacer música”.

Ovy tenía una ventaja a su favor, era inquieto e hiperactivo, (y lo sigue siendo) “nunca mi mente ha estado quieta, nunca me he conformado con nada”. La música llegó para complementar esa hiperactividad, él mismo dice que fue como canalizar tanta energía. Entendió además que tenía que encontrar una pasión si quería tener éxito en la vida y esta llegó en forma de sonidos y ritmos.

No cantante, sí productor

Como un niño estrenando juguete Ovy empieza a “cacharrear” en este programa, pero de ahí a hacer música había todavía mucho trecho. “Cuando este programa llegó a mi vida, yo te juro, me sentaba día y noche buscando, cacharreando sonidos, mirando cómo se manejaba, cada vez me enviciaba más a la música, a los ritmos, a los sonidos que sacaba”.

Y aunque Ovy encontró su pasión, tampoco pensó que era algo de lo que iba a vivir, era un pasatiempo. Pero como en los hobbies también se hacen amigos, el paisa se relacionó con gente que hacía lo mismo, justo en ese programa. “Conocí, por ejemplo, a quienes me cambiaron todo el chip y que fueron realmente claves en todo esto, se llaman La Compañía, son de San Andrés”.

La Compañía: Mr Pomps, Migueman, Gotex y Dj Maff, según los registros de hace una década, fueron los primeros responsables del éxito de J Balvin, Ovy estaba empezando. “A ellos les agradezco mucho porque entendí que uno podía ser grande en la música”.

De la sorpresa de haberlos encontrado en el camino y con la misma hiperactividad de siempre, listo para aprender, llegó Karol G a su vida. A Carolina Giraldo Navarro la conoció gracias a La Compañía, “ellos fueron los que me presentaron a Karol, como no voy a estar agradecido. La conozco y me vuelvo su productor”, pero eso tampoco fue así, de la noche a la mañana.

Una relación exitosa

A la hora de definir su relación con La Bichota, Ovy detalla que esa unión fue honesta desde el principio. “Cuando yo la conozco le digo que hago música. Ella va a mi casa a escuchar lo que yo hacía. Ese día creamos una canción que se llama Ricos Besos. Esa canción fue la que cambió todo”. Ambos estaban buscando un camino y aquí también el destino los llevó de frente hacia un objetivo común.

Ovy logró descifrar el sonido que Karol G quería para su carrera y tras una buena química, y ver que había conexión, llegó la magia: “Yo logro entender lo que ella tiene en su mente y creamos un gran equipo: yo con mis ritmos, ella con lo que tenía en la cabeza”. Desde ese momento hasta hoy nunca han perdido el norte.

Puede leer: Las 5 razones que explican el éxito del boom de Karol G, la Bichota paisa

Como en toda relación y como equipo de trabajo han tenido sus altos y bajos, sus diferencias, “pero nunca nos hemos dejado llevar por el ego ni el orgullo, nada de eso, siempre hemos blindado nuestra conexión y nuestra fórmula. Y sabemos que nunca la debemos dañar”. Pero también está claro que la amistad va más allá del negocio y esa unión los ha fortalecido a ambos.

El “Ovy on the drums” fue una depuración de la misma Karol G. Él, años atrás, estaba en la búsqueda de un nombre. En medio de los sonidos que creaba salieron los drums que un día hizo en un estudio en Medellín. “Ovy hizo los drums”, dijeron y le gustó. Después salió “Ovy killing on the drums”, que traduce Ovy rompiéndola en la batería. “Ahí Karol me dijo que ese killing (que también traduce matando) no sonaba tan bien, que lo dejara ‘Ovy on the drums’ y así me quedé”. Eso fue en 2012.

El sello de Ovy on the drums

Como productor, Ovy piensa que su marca personal la logró hace poco (3 o 4 años).

¿Y cómo es ese sello?, le pregunto. “Muy minimalista”, responde. Es lograr una canción que con pocos elementos suene “grande”. Y empieza su análisis.

“Hay muchas canciones que tienen poquitas cosas, por ejemplo, Tusa, de Karol G con Nicky Minaj, es un violín, un piano, un bajo y unos drums y ya, suena enorme. Ese es mi sonido y obviamente cada vez vamos cambiando más, pero nunca voy a dejar de ser minimalista porque me encanta ser sencillo”.

En este camino tan exitoso hay referentes que lo han inspirado, desde Dr. Dre, Kanye West, Pharrell y Will.i.am, a quienes no solo ve como grandes productores sino como personalidades que fueron un paso más adelante con sus marcas, “empresarios de verdad, han dejado un legado”. Él quiere seguir por la misma línea.

Le puede interesar: Spotify cumple 10 años en Colombia con Medellín como referente y gran protagonista

Para eso, y en un mundo tan competitivo, prepararse era una asignatura pendiente.

Él quería que si un músico le preguntaba cómo hizo Tusa, o cuáles acordes usó, supiera responderle que estaba en Sí menor, pero los acordes eran Sol mayor, Sí menor, Re mayor y La mayor, por ejemplo.

“Yo hacía todo a punta de oído, pero yo no sabía qué estaba haciendo. Yo tocaba un acorde, a mi oído le sonaba bien, pero después si estudié lenguaje musical, entrenamiento auditivo y contrapunto. Ahí todo tuvo sentido”.

Lucidez y enfoque son cualidades que resumen cómo desde ese momento en que abrió por primera vez el programa de audio, hasta hoy, nunca ha parado de aprender ni de crear, pero hay que añadir “perseverancia”, que hasta la tiene tatuada en su cuello.

Todo eso suma a que el cambio y la competencia no lo incomode. “Y si hoy salen 98.000 canciones diarias y ser exitoso pueda ser más difícil siempre trato de marcar diferencia. Llegar a donde estoy puede ser fácil, mantenerse es más difícil, pero ahí vamos”.

Los Grammy Latino

En la gala de estos premios año, en Sevilla, España, ese año, Ovy tenía muchas expectativas. Pasó por la alfombra roja vestido con un traje color miel que hacía juego con sus rastas rubias. Debajo una camisa negra, un collar de cristales con la figura de un oso, una candonga en cada oreja y gafas oscuras.

En ese momento nos habló de la importancia de que tantos colombianos estuvieran nominados, pero aún él no había conseguido un gramófono.

Mi primera vez nominado en los Latin Grammy fue con Tusa, yo no entendía mucho de la Academia, estaba nominada a Grabación del año, a Canción del año, eso fue en pandemia y hasta me conseguí dos Grammy prestados para posar y estar listo. La ceremonia fue virtual, yo tenía en mi cabeza que iba a ser el ganador”.

Ese año 2020, en la categoría Grabación del año ganó Contigo de Alejandro Sanz y en la de Canción del año, René de Residente. “A mí se me salieron las lágrimas porque yo quería un Grammy Latino”. Luego estuvo nominado con Provenza y con Mamiii y tampoco ganó. “Ahí entendí que un Grammy no se lo gana la canción más famosa o la que más suena sino que son maestros de la música que con su experiencia y conocimiento premian lo mejor de la industria”.

Pero llegó la vencida. Ovy on the drums, como el productor del disco Mañana será bonito de Karol G, se llevó este 2023 dos gramófonos para la casa: por Mejor álbum de música urbana y el gran premio de la noche, Álbum del año.

“A este momento, aquí en esta entrevista, yo todavía siento como si eso fuera un sueño, es una gran felicidad. Me enorgullece mucho y me siento súper satisfecho, tanto soñar un Grammy, por fin se dio y más con este álbum Mañana será bonito, que es una pieza de colección para toda la vida, un gran álbum que no sé si vaya a superar”.

Ovy reflexiona un momento, insiste en que la música es una pasión tal que él solo piensa en hacer buena música y punto. Ahí llegan sus planes para 2024, ya sabe que lanzará su álbum de productor, al que le está metiendo toda la energía, “obviamente va a traer grandes artistas y artistas nuevos”, adelantó.

Otra de las cosas que nos dijo en Sevilla, y que hoy reiteró en está charla, es que él quiere ser ejemplo para las nuevas generaciones de productores colombianos. “Hay que seguir dando el grano de arena para que nuestro país siga creciendo musicalmente. Es que hay para todo el mundo sabes, hay mucho talento, gente muy buena. Hay que trabajar duro para inspirar y dejar un legado musical”. Spotify lo acaba de nombrar mentor de Radar, el programa con el que visibilizan a nuevos artistas. “Yo siempre voy a estar de la mano con artistas nuevos”, es su forma de devolverle a la industria todo lo que la industria le ha dado.

Puede leer: Carlos Vives y Ryan Castro encienden la Navidad con Los sabanales 3.0

De fútbol habla cada que puede porque aunque sabe que su sueño de jugar se vio frustrado, con la música ha podido conocer a sus ídolos. De niño quería jugar en el Real Madrid y aunque hoy no es futbolista si es amigo de muchos jugadores. Ya conoció a Messi, Suárez, Vinicius Jr. y al que fuera lateral izquierdo de la Selección de Brasil y al que se le presentó como un fan más: a Roberto Carlos le dijo que era su ídolo y que él era lateral izquierdo por él.

Con la música Ovy encontró su rumbo, pasa las 24 horas del día pensando en música, hasta soñando está creando sonidos. Daniel se seguirá moviendo por el mundo como Ovy, creando sus drums y sus sonidos minimalistas para que usted, en su casa, disfrute esas canciones que tienen su sello: “Ooovy on the drums”.

EN UN MINUTO

Su top 3 de productores....

“En el tercero, Ryan Leslie; el dos, Scott Storch y el uno, Dr. Dre”.

El top 3 de artistas con los que quisiera trabajar algún día...

“Don Omar, Daddy Yankee y Eminem”.

En tres palabras, ¿qué significa Karol G para Ovy on the drums?

“Perseverancia, fe y grandeza”.

¿Por qué es importante la comuna 13 para usted?

“Parte de mi niñez la viví ahí, en San Javier y la familia por parte de mi padre vive allá, hizo parte de mi vida”.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*