<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Kevin Quintero prepara su debut olímpico en Tokio

  • Kevin Quintero, quien encabeza este grupo, pedalea en el velódromo Cochise Rodríguez de cara a su estreno olímpico FOTO JAIME PÉREZ
    Kevin Quintero, quien encabeza este grupo, pedalea en el velódromo Cochise Rodríguez de cara a su estreno olímpico FOTO JAIME PÉREZ
Por Wilson Díaz Sánchez | Publicado el 08 de mayo de 2021

Este joven pistero vallecaucano ya ha vencido a medallistas mundiales.

Kevin Santiago Quintero cuenta los días para que la llama olímpica se encienda en los Juegos de Tokio 2021. Y es que allí, en el país del sol naciente, en julio próximo, será su estreno en el certamen más importante del deporte mundial.

Este pistero nacido hace 22 años en Palmira, Valle del Cauca, pero radicado hace cuatro en Antioquia, recuerda que siendo juvenil observó las justas de Río-2016 y desde ese momento se propuso ser uno de esos intrépidos ciclistas que desafían la gravedad en las pistas y “vuelan” como cohetes en busca de medallas.

“Será mi primera olimpiada y estoy feliz porque esa clasificación resultó un poco complicada. Fueron dos años duros, estuvimos en muchas carreras y finalmente se pudo abrir un cupo. Soy el único de esta modalidad que estará allá y siento una responsabilidad grande, pero voy con una preparación muy buena”, dice el deportista de tez trigueña que a pesar de su juventud ya le ha dado rutilantes triunfos a Colombia. Uno de ellos, la medalla de oro en la Copa Mundo de Australia (2019) en la prueba del keirin.

En sus inicios era rutero y cuenta que, aparte de su afición por la velocidad, la pista se le metió en la sangre a medida que fue experimentando en los peraltes. En su tierra natal, siendo un muchacho, el entrenador Humberto Velasco lo llevaba dos o tres veces por semana al velódromo de Cali para que ganara agilidad y dominio de las ciclas, pues las de pista no tienen frenos.

Todo eso lo hacía feliz, pero cuando decidió meterse de lleno en esa especialidad, sintió el cambio. “Fue duro y más cuando me vine para Medellín, allá entrenaba a un nivel menos exigente y aquí me tocó trabajar con la Selección Colombia, un cambio bastante brusco”.

Agrega que al principio sentía miedo en el velódromo, algo que fue venciendo al pasar largas horas rodando sobre el óvalo y a un ritmo exigente. “Todo va pasando, ahora lo que siento es placer y alegría”.

Tanto así que ha vencido a campeones mundiales y olímpicos en un escenario que le abrió las puertas del éxito.

Por ahora practica fuerte con su estratega John Jaime González, con quien desde su llegada a suelo antioqueño tuvo empatía y confianza. Y todo gracias a su carisma y seriedad a la hora de entrenar y competir.

Aunque el plan de preparación se ha cumplido en un alto porcentaje, le han faltado fogueos en el exterior debido a pandemia. Sin embargo, confía que en los próximos días esto cambie.

EL COLOMBIANO habló con este campeón de sus expectativas, de la crisis sanitaria mundial, de sus victorias, gustos y planes...

¿Qué pensó cuando se aplazaron los Juegos?

“Fue duro. Nosotros regresamos en marzo de 2020 del Campeonato del Mundo de Berlín, donde clasifiqué, y a los meses viajábamos de nuevo al exterior. Y empezaron las cuarentenas y después el anuncio que se aplazaban. Juepucha, se imagina cómo nos pusimos todos los deportistas, fue algo complejo, pasamos casi un año encerrados. Ya cuando se tomó la última decisión de hacerlas en 2021 pudimos planificar mejor y hasta creo que nos benefició porque, en mi caso, he tenido más preparación y experiencia. Este domingo estaremos a 81 días de los Juegos y seguimos esperando con ansiedad”.

¿Lo afecta mucho no tener torneos como en otras ocasiones?

“Un poco, aunque el entrenamiento ha estado bueno. Sin embargo, el no correr y no saber cómo están los rivales perjudica. La competencia a alto nivel hace falta antes de un evento tan importante. En mayo será el Campeonato Nacional y en junio la Copa de Naciones en Cali. En Europa hay carreras que posiblemente se hagan, pongamos la fe en Dios que podamos asistir sin ningún problema para llegar muchísimo mejor a la Olimpiada”.

Usted está acostumbrado a viajar con varios compañeros y esta vez será el único representante colombiano en pista, ¿eso lo puede afectar anímicamente?

“No sé como lo tome en el momento, pues me gusta estar en ese ambiente agradable de carreras. Es chévere estar concentrado y compartiendo con los colegas, pidiendo sus conceptos, además de los del entrenador porque él siempre quiere que uno vaya más rápido que nunca. Las sugerencias sirven para mejorar y más si vienen de alguien que vive lo mismo que uno. En Tokio estaré con el mecánico, la fisioterapeuta y el técnico, vamos a ver cómo nos va”.

¿Qué expectativas tiene de los rivales que tendrá?

“Allá todos vamos a llegar con un nivel demasiado alto, pero no puedo decir con detalles cómo están lo demás. Me imagino que bien, lo único que sé es que los holandeses están mandando en el ciclismo de pista actual”.

De tantas pistas que ha
visitado en el mundo, ¿cuáles son las que más
le llaman la atención?

“La de Berlín, en Alemania, porque es subterránea. Pero por valor sentimental, la del velódromo Ana Meares de Brisbane, Australia, donde gané el keirin en la Copa del Mundo en 2019”.

Precisamente, ¿este triunfo es el más significativo en su carrera?

“Es mi mayor logro. Recuerdo que antes de salir a la final me senté y pensé: bueno, ya tengo la opción de pelear la medalla tras sortear duras batallas, ¿qué va a pasar ahora? Hablaba con el mecánico y le decía qué tan bueno cerrar diciembre con otro logro tras los triunfos en los Juegos Panamericanos de Lima. Es de lo que más me acuerdo. Después, en el avión, me di cuenta de la magnitud del hecho, juepucha, esto es muy grande porque lo hice ante medallistas mundiales y olímpicos”.

Y momentos no tan buenos...

“Gracias a Dios no he tenido episodios malucos, como lesiones o algo por el estilo. Uno sí tiene semanas malas en las que no rinde mucho, de resto todo ha sido felicidad”.

Mucha gente piensa que correr en la pista es peligroso, ¿qué le dice?

“Hasta cierto punto puede ofrecer riesgos. Si no te metes en la línea del otro y respetas a los rivales no hay problema. Pero si salís como “carroloco” o desconcentrado, hay caídas. Es madera, quema y las astillas se te meten en la espalda”.

¿Qué pasa por su cabeza cuando está en el podio?

“Pienso en los entrenamientos, en lo que se sufre antes de las carreras y reflexiono: sí valió la pena, cada esfuerzo es al máximo, vale la pena acostarse temprano, no salir. No hay nada más satisfactorio para el deportista y el técnico que verse en el podio”

Contexto de la Noticia

radiografía carrera corta, pero exitosa

El entrenador Leonardo Narváez lo preparó en Cali antes de venirse a vivir a Medellín. Dice que en la velocidad admira al francés Gregory Bauge, nueve veces campeón mundial de la especialidad (5 por equipos).

Previo a la pandemia, Kevin traía un alto nivel. Había sido medallista de plata en la Copa Mundo de Milton, Canadá, y oro en la de Brisbane, Australia, ambas en keirin.

En los Juegos Panamericanos de Lima fue campeón en esa modalidad y en velocidad por equipos.

Está dedicado de lleno al ciclismo, luego de graduarse de bachiller. Le gustaría estudiar Zootecnia o Veterinaria.

“Lo siento muy bien de ánimo para los Juegos”

John Jaime González

Entrenador de Colombia

¿Cómo va el proceso con Kevin para Tokio?

“Nos hemos tenido que adaptar al trabajo en casa y estamos sin fogueo. Cuando uno prepara un deportista lo hace físicamente, pero también incluye competencias y no las hemos tenido. Pero ahí vamos chequeando para que suba su rendimiento”.

¿En la parte mental lo siente bien?

“Hay preocupación porque no hemos corrido, pero anímicamente lo siento muy bien. Hemos variado cosas, algunos entrenamientos que tienen la misma eficiencia en el cuerpo los adaptamos al ciclismo, como sucedió cuando no pudimos salir a montar en bicicleta. Tratamos de mantenerlo ocupado”.

¿Qué países llevan cierta ventaja?

“En Europa han hecho dos o tres carreras, pero no el calendario tradicional que es de 20 o 30 al año. Quizás a ellos los afecta más, porque nosotros hacemos 3 o 4”.

A Río-2016 Colombia llevó 4 pisteros, ahora solo va uno...

“Cuando llegó el Campeonato del Mundo teníamos tres corredores parcialmente clasificados. Lo que pasó fue que se confiaron y no tuvieron el rendimiento ideal. De todas maneras para nosotros las clasificaciones son muy complicadas, porque es una suma de eventos y nos toca desplazarnos a Asia y Europa. El desarrollo de la pista aquí ha sido lento, pero ahora con el programa que se inició podemos mejorar”.

¿Cuánto tiempo tardará en haber buen grupo?

“Puede ser ya, pero depende de la voluntad de los dirigentes. El nivel no ha bajado, lo que pasa es que el sistema de clasificación cambió y es más exigente. Somos el mejor equipo de América y antes había un cupo reservado para el continente, pero ahora a Juegos solo van los 8 mejores del mundo”.

Wilson Díaz Sánchez

Comunicador social periodista de la U. de A. Sigo el fútbol profesional y aficionado, la gimnasia, el voleibol y las otras disciplinas del ciclo olímpico. Redactor de El Colombiano


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS