<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Tolima le ganó 3-1 al Atlético Huila

  • El resultado final fue un 3-1 contundente a favor del Vinotinto y oro, que sirvió para borrar las malas presentaciones que tuvo en las dos jornadas anteriores. FOTO COLPRENSA
    El resultado final fue un 3-1 contundente a favor del Vinotinto y oro, que sirvió para borrar las malas presentaciones que tuvo en las dos jornadas anteriores. FOTO COLPRENSA
Colprensa | Publicado el 15 de marzo de 2015

El cuadro Pijao demostró una vez su poderío cada vez que juega en casa, ante un onceno que está realizando una buena campaña como lo es el Atlético Huila y el sábado en la noche lo superó en todas las facetas del juego, quedándose con una edición más del clásico del ‘Tolima Grande’.

El resultado final fue un 3-1 contundente a favor del Vinotinto y oro, que sirvió para borrar las malas presentaciones que tuvo en las dos jornadas anteriores ante Patriotas y Cúcuta, y de paso, regresar a la victoria.

Pese a que Robin Ramírez marcó ‘doblete’ y se consolidó como el goleador del fútbol colombiano con siete tantos, la figura del compromiso fue el volante antioqueño Jonathan Estrada.

Buen espectáculo

El equipo salió con firmeza, en menos de seis minutos generó tres aproximaciones de gol, tratando de recomponer la pobre imagen que dejó en las dos anteriores presentaciones en condición de visitante.

La primera acción llegó a los cuatro minutos, después de una serie de toques, Matheus Uribe centró al segundo palo, pero ni Ramírez ni Andrés Ibargüen pudieron conectar el esférico.

A los 5, Wílmar Barrios filtró un pase al ‘9’ Pijao, este vio llegar a Jonathan Estrada y en el mano a mano frente al golero Jhonny Da Silva, falló al disparar suave a las manos del guardameta.

La oleada ofensiva del local no paró y un minuto después, Marco Pérez desbordó por derecha, centró a ras de piso y Ramírez no alcanzó a rematar en el primer palo.

Sin embargo, después del aluvión ofensivo por parte del elenco Pijao, los Opitas despertaron y empezaron a manejar los tiempos y el ritmo de juego, sin generar mucho peligro, le logró quitar el balón a Tolima.

Pero las emociones al Murillo Toro regresaron siempre de la mano de Estrada, quien sin duda es el mejor jugador que tiene el onceno tolimense, porque siempre que aparece, genera volumen ofensivo y opciones de gol.

Precisamente, a los 25 minutos, en un cobro de esquina lanzado por parte del antioqueño nació el primer tanto local, envió la ‘pecosa’ al segundo palo, Ibargüen cabeceó extraño y el rebote le quedó a Bonilla que la tocó casi sin querer, y abrió la cuenta para el local (1-0).

Ese tanto sirvió para oxigenar a los dirigidos por Alberto Gamero, que no se resguardaron en defensa, sino que continuaron con el protagonismo ofensivo.

A los 30’, pase largo y cruzado de Bonilla que localizó a Didier Delgado, este llegó a línea de fondo, pasó atrás a Estrada, quien remató cruzado de zurda y salió a pocos centímetros del palo derecho del portero.

Pero la magia del ‘10’ continuó, a los 35 minutos sacó de su botín izquierdo un pase ‘cuchareado’ magnífico a Ramírez, quien la punteó con su pie derecho a la salida de Da Silva y el balón se le fue en medio de las piernas para poner el segundo.

Esa celebración fue especial para el delantero ‘guaraní’, puesto que no marcaba desde la fecha seis (ante Millonarios) y se quitó un peso de encima. Con el 2-0, los cerca de tres mil aficionados que colmaron las graderías del estadio vibraban con el vistoso fútbol de su equipo.

Pero el ‘lunar’ del primer periodo llegó a los 44 minutos, cuando Marcelo Bergese aprovechó un error de ubicación de Bonilla y con un fuerte remate batió la resistencia de Joel Silva, que hasta entonces no había tenido intervenciones, para poner el suspenso en el cotejo y con el 2-1.

Cerró el partido

El tanto visitante bajó la euforia y al público local, porque dejaba un segundo tiempo con cierto temor por el hecho de que Tolima muchas veces no sabe manejar resultados después de irse en ventaja.

Debido a esa situación, el conjunto ibaguereño bajó la intensidad en ataque y se resguardó unos metros atrás, cediéndole la iniciativa al Huila, buscando aprovechar los espacios gracias a la velocidad de Ibargüen.

En varias ocasiones, los Pijaos tuvieron la oportunidad de liquidar el compromiso en contragolpes, pero la mala entrega en el último toque hacía que el juego siguiera abierto.

Pero una debía acertar y así pasó a los 66 minutos, Ramírez hizo de pívot y aguantó un balón en medio campo, cedió a Ibargüen que hizo una gran pared con Estrada para que el ‘11’ Pijao habilitará al goleador paraguayo, que solo tuvo que empujarla sin oposición alguna al fondo de la red y liquidar el cotejo (3-1).

Esa anotación hizo que prácticamente el cotejo terminara, los minutos restantes pasaron sin muchas emociones, pero Tolima pagó este triunfo con un poco de amargura, debido a que Estrada abandonó el partido por sufrir una molestia muscular, que se espera no sea de gravedad.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS