<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

A punta de rifas, karatecas paisas se las ingenian para ir a la Premier League

  • Alejandra Ospina (izquierda) y Juliana Cano. FOTO: JULIO CÉSAR HERRERA
    Alejandra Ospina (izquierda) y Juliana Cano. FOTO: JULIO CÉSAR HERRERA
"
Publicado el 03 de marzo de 2021

Dos antioqueñas esperan viajar este 6 de marzo a Turquía, sede de la Premier League. Ya tienen el cupo, pero les falta dinero para cumplir su nuevo sueño.

Alejandra Ospina Carmona y Juliana Cano tienen varias cosas en común.

Rostro angelical, sonrisa contagiosa, dulce voz y piernas y brazos que, a simple vista, parecen delicados como una porcelana.

No obstante, basta con observarlas entrar al tatami (pista de combate) para sorprenderse con su transformación. Mientras lanzan golpes de puños y patadas, realizan bloqueos o sueltan uno que otro grito que hacen eco por todo el escenario, dan señales del poderío que tienen. Poseen tanta destreza y habilidad para lo que hacen, que están ranqueadas entre las mejores 200 karatecas del mundo, y eso que aún no llegan a los 20 años de edad.

Pero en este deporte no solo se requiere de fuerza física para salir adelante, también de una voluntad férrea que les permita seguir aspirando a resultados importantes pese a las constantes adversidades, sobre todo económicas, que se presentan en el camino. Y esa mentalidad para no rendirse tan fácil también la comparten, es como si estuviera en su ADN.

“Desde que comencé en esta especialidad, siempre, a diferencia de otras disciplinas que sí cuentan con más respaldo, he visto que las ayudas para competir, para alimentarse bien, para adquirir la indumentaria o viajar, salen, en la mayoría de veces, de nuestros padres, la familia o personas de buen corazón”, cuenta Juliana, de 18 años, y quien al lado de Alejandra, obtuvieron el cupo para competir, entre el 8 y 15 de marzo, en la Premier League en Estambul, Turquía, uno de los torneos más prestigiosos del karate y al que asisten solo 64 deportistas.

Pero si su clasificación fue difícil, luego de conseguirla en el Mundial de 2019 en Chile, poder juntar el dinero (necesitan cerca de 10 millones de pesos) que les permita estar en suelo turco se ha convertido en su mayor batalla. En sí, ha sido una odisea que no las deja dormir tranquilas.

Contra el viento y marea

Hasta hace 20 días, debido a la crisis económica que despertó la pandemia del coronavirus, y al poco tiempo que entidades como el Ministerio del Deporte, Indeportes Antioquia o la Liga de Karate tuvieron para destinarles ayudas desde que conocieron la noticia de que tenían aval para participar en Estambul, Alejandra y Juliana daban por perdida aquella oportunidad.

Sin embargo, gracias al espaldarazo brindado por la Fundación Soy Más Deporte, que le gestionó tiquetes a Ospina, y alojamiento a Alejandra, las antioqueñas hallaron una luz para lograr su sueño.

“De ellas me llamó la atención su perseverancia, insistencia. No paraban de escribirme, y al escucharlas me fascinó su pensamiento, ideales, su historia. Quería que fueran ese punto de inflexión del karate en Colombia, y estoy seguro que con el respaldo que les estamos dando y con el que reciben de otras personas, con su pujanza, van llegar lejos”, cuenta Andrés Felipe Ocampo, director y fundador de la Fundación Soy Más Deporte.

“Ya estamos más allá que acá”, comenta, mientras suspira, Alejandra, que, con su colega, continúan gestionando recursos para no pasar afugias en territorio europeo.

Con ese envión anímico, pese a ser deportistas de alto rendimiento, han hecho rifas, vendido tamales, donas -pan dulce-, sodas micheladas, y hasta apuestas mientras otros compiten. También han pedido donaciones a través de sus redes sociales.

“Es muy normal que en Colombia y muchos otros países de Latinoamérica no se tenga apoyo deportivo hasta que no eres alguien. Por eso pido ayuda, para que me vean, para ir a los eventos, ganar experiencia, subir nivel y demostrar que nada me va a detener. Esta realidad que vivimos es un choque fuerte, porque no soy la única talentosa aquí. Conozco a muchas personas que han dejado el deporte simplemente porque no cuentan con apoyo, y se comprende. Aunque existimos otras que no se conforman y que luchamos por escalar alto”, manifiesta Alejandra, que aún toca puertas para reunir el dinero del tiquete. Con los ahorros y préstamos de su mamá (Ángela Carmona, secretaria) y lo recaudado en una rifa que está haciendo busca llegar a la meta de lo que necesita.

No paran

Ni las lesiones las ha frenado. Alejandra, que cursa cuarto semestre de Comunicación Audiovisual en la Universidad de Medellín, ha sufrido pubalgia; Juliana, quien comenzó el tercer año de Odontología en la Autónoma de Las Américas, tuvo luxación en la mandíbula y fractura de los dedos de sus pies.

“Desde que tengo memoria hemos estado en un corre corre buscando manos amigas. Le decía a Aleja que era raro, hasta hace unos meses por la pandemia, que no estuviéramos ingeniándonos la manera de buscar plata para lograr ir a un torneo, ya estamos tan acostumbradas a esto, por eso no es extraño que nos vean vendiendo postres o cualquier otra cosa, pero lo hacemos porque tenemos metas, no solo de ganar, también de enseñar que este deporte es disciplina, perseverancia, aprendizaje, progreso, responsabilidad, pues sino rindo en él me quitan el auxilio para estudiar, y se me descuido en la universidad no puedo continuar en el karate”, sostiene Cano.

Ospina continúa: “Ahora más que nunca, debido a que esta disciplina entró al programa olímpico, es que luchamos para que algún día Colombia sea potencia en karate, y sabemos que con triunfos se fijarán en nosotros, pero necesitamos primero ir a los torneos”.

Para el deportista y sensei, Guillermo Ramírez, el karate siempre ha sido de lucha, perseverancia y entrega. “Cuando no se cuenta con el apoyo suficiente pasan dos cosas: amedrentarse o sacar esa casta que te ayude a superar los obstáculos. El carácter, la disciplina que se tiene, las ganas, solo te la dan esos momentos difíciles. Si la persona se limita encontrará esos muros, pero si los quiere pasar tendrá sus frutos. En el caso de estas dos niñas se les ve el empuje para lograr lo que desean”.

En Colombia Alejandra y Juliana son las mejores en la categoría juvenil, ahora, con la ilusión de estar en su primer torneo internacional ante las élite, se las arreglan dentro y fuera del escenario para poder viajar. En ambas partes evidencian que son unas guerreras

$10
millones, aproximadamente, necesita cada una de las karatecas para lograr viajar.
11
años lleva Alejandra en karate; Juliana, por su parte, lleva 5 en la Selección Colombia.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS Memo Ramírez, también clasificado

A la Premier League de Estambul también están clasificados el paisa Guillermo “Memo” Ramírez y el vallecaucano Juan Harvey Caicedo.

Ramírez también iría en calidad de entrenador, pues el senséi de Alejandra Ospina y Juliana Cano.

En Turquía, Memo buscará puntos para mantenerse dentro del top-30 del ranquin mundial y ganar en nivel de cara al Preolímpico que se realizará en junio en París, Francia.

“Me siento muy feliz con todos estos nuevos prospectos que hay en Colombia. Significa que estamos haciendo las cosas bien y que tenemos futuro para este deporte”, señala Ramírez.

Jheyner A. Durango Hurtado

Periodista del área de Deportes


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS