<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Hermandad que traspasa las fronteras

  • FOTO Cortesía Juan Sánchez
    FOTO Cortesía Juan Sánchez
Publicado el 08 de junio de 2020

Con poca prensa, en forma callada pero a paso acelerado este deporte escala. Federación Internacional reconoce el trabajo de Colombia.

En un pequeño salón, acondicionado por la Acción Comunal y la parroquia del barrio La Sierra, al oriente de la ciudad, donde los jóvenes adelantan clases de barbería y teatro y también se proyectan películas y los más chicos devoran los libros disponibles en la biblioteca infantil, un extraño deporte de nombre muaythai, que llegó dos años atrás para quedarse, va ganándose su espacio de a poco.

El lugar, una casa de dos pisos, pintada de blanco y resaltos verde y naranja, ubicada en una de las esquinas más transitadas, sirve de sede provisional a ese grupo de muchachos que ha encontrado en esta modalidad de combate un espacio ideal para alejarse del vicio y las malas compañías, como lo advierte el entrenador David González Escobar, quien ha liderado todo este proceso que acaba de ser resaltado por la Federación Internacional de Asociaciones de Muaythai, entidad que regenta la disciplina.

“El proyecto que adelanta Colombia es un ejemplo como esperanza para la juventud suramericana”, señala el comunicado que compartió a todos sus afiliados en el mundo.

“Es en estos tiempos de crisis que nuestros hijos nos necesitan más. Es ahora, más que nunca, que debemos mostrarles que hay esperanza y que están a cargo de soñar el mundo que desean. Esta labor es un modelo a seguir, al proporcionar a los jóvenes las necesidades esenciales como alimentos, kits escolares didácticos (cuentos infantiles para colorear, plastilina, colores), kits de desinfección, algunas golosinas, etc.”, apunta.

Adrián Arenas, Jelen Palomeque y Esteban Mosquera son tres de esos pelaos que se han visto beneficiados, no solo en estos días gracias a la bondadosa actividad que adelanta el club Muaythai Medellín, sino del programa de enseñanza de esta práctica, que no dudan en catalogarla de “bacana” y esperanzadora.

Sport is your Gang (El deporte es tu equipo, por su traducción del inglés) supera límites y fronteras. Empezó en Medellín, justamente en La Sierra y ahora suma, aproximadamente un centenar de chicos aquí y en otras localidades que replicaron el experimento como Cali, Soacha (Cundinamarca), Armenia y Sevilla (Valle), a quienes, incluso, se les ayuda a ingresar a la virtualidad para resolver dudas sobre tareas académicas y la modalidad deportiva.

“Colombia realmente ha florecido y continúa brindando esperanza en todo el país y más allá de sus fronteras”, agrega el informe que refleja una labor callada pero comprometida en un medio en el que hay que luchar contra los deportes tradicionales y el olvido estatal.

“Queremos sacar adelante el gimnasio de muaythai y la sala de yoga allí mismo en ese salón que nos han facilitado para llevarles entretenimiento y algo que hacer a los muchachos que, en su mayoría hacen parte de grupos familiares desplazados del Chocó”, cuenta González.

Algo semejante trabajan Julián Londoño, en Cali, y Alex Ortega, en Armenia.

Y aunque estos entrenadores no pierden la fe en que algún día, de este grupo de niños y jóvenes que le han arrebatado a la violencia, puedan mostrar un campeón, trabajan por orgullo personal. O como lo aseguran Londoño y Ortega, haciendo eco de González, “la más grande satisfacción será aportarle a la sociedad y a que estos niños calmen en algo sus necesidades. Y que aunque nuestro deporte es el muaythai, y esa es nuestra herramienta de transformación que usamos, el objetivo es enseñarles que, a través del esfuerzo y la disciplina se puede ser tan grande como se desee”. Así, el muaythai “combate” la violencia y conquista corazones.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS