<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Los secretos y claves que usa Paula García bajo el agua

Paula Andrea García Pizarrro hace historia
en la natación artística de Colombia.

  • Paula es la entrenadora-jefe de la natación artística de Colombia y responsable del dúo que busca cupo a Tokio. FOTO Julio C. Herrera
    Paula es la entrenadora-jefe de la natación artística de Colombia y responsable del dúo que busca cupo a Tokio. FOTO Julio C. Herrera
09 de abril de 2021
bookmark

Amorosa, tranquila, serena, dulce, amable, humilde y muy disciplinada, así es Paula Andrea García Pizarro, la deportista que pasó a ser entrenadora por esas cosas de la vida, sin planearlo, pero quien tras llegar a ese rol encendió esa llama que la ha mantenido, por más de 20 años, dedicada a formar las nuevas caras de la natación artística en Antioquia y Colombia.

Su amor por el agua arrancó a los 8 años de edad, cuando se inicio en el deporte. Las piscinas han sido el sitio preferido de Paula, quien fue nadadora artística durante 12 años. Cuando cumplió 20, le hicieron una propuesta y arrancó como formadora, pensando en que era una oportunidad para ayudarse con algún dinero para las fotocopias y los pasajes, pues había decidido ingresar a la universidad.

Sus primeras alumnas fue un grupo de iniciación y así empezó un camino que la enamoró; por eso, luego de graduarse como Administradora de Recursos Humanos, hizo la tecnología en Entrenamiento Deportivo, pues ya su rumbo seguiría enfocado en el campo deportivo.

Logrando imposibles

Paula se dedicó con toda la pasión a su nueva vida, en la que ha coleccionado alegrías, tristezas, preocupaciones, derrotas y satisfacciones, alcanzando resultados que se creían imposibles.

Como el logrado el mes pasado en Argentina, al coronarse, junto a sus alumnas, como la reina de este deporte en Suramérica, gracias a las cinco medallas de oro logradas en el certamen y rompiendo con el dominio de tres décadas de Brasil.

Triunfo que se une al que había alcanzado en el pasado ciclo Olímpico, cuando se instaló junto a Mónica Sarai Arango y Estefanía Álvarez como las primeras colombianas clasificadas a unas justas, sueño cumplido en Río de Janeiro 2016.

Reconocimientos que son el resultado de su dedicación, disciplina y esfuerzo, pues tras las horas de entrenamiento en el agua, dedica gran parte de su día para analizar videos, ver coreografías de otras competidoras y actualizarse en el desarrollo de la técnica y lo que está de moda en la natación artística.

Y que han llegado precedidos de ratos angustiantes como el vivido con Estefanía en Buenos Aires, ya que antes de iniciar la competencia tuvo un problema de salud (casi se le perfora un oído, por lo que tuvo que competir bajo la estricta vigilancia y acompañamiento del médico).

Por eso, ahora, tranquila y en calma vuelve a recordar esas cinco veces que sonó el Himno de Colombia en Buenos Aires, y vuelve a llenar de lágrimas sus ojos y a entrecortar su voz.

“Lloré en cada uno de esos momentos en el podio, fue un desahogo de felicidad después de muchas cosas difíciles, de superar el covid, de entrenar en tiempo récord ocho coreografías, y también fue mi manera de agradecer esa entrega y ese trabajo de todos, porque hicimos historia ante las mejores y luego de un año duro de encierro y pandemia”, dice.

Rodeada de mujeres

En medio de la felicidad que le ha dado el triunfo en Argentina, Paula reconoce que las mujeres con las que comparte casa: su mamá María Helena Pizarro, su hija Juliana Restrepo García, sus tías, su hermana y su sobrina, han sido fundamentales para ella.

“Son mi todo, me ayudan, me escuchan, celebran conmigo los triunfos, saben de mis luchas y me acompañan cuando a veces se van las fuerzas”, reconoce Paula, quien está a la espera de las nuevas fechas para el Preolímpico.

Sus alumnas, Mónica y Estefanía, reconocen ese profesionalismo de Paula y también ese don de gente, pues la ven como parte de la familia y una guía en todo.

“A Paula le agradezco haber estado para mí en momentos fuertes, haber sido el equilibrio para Estefa y para mí cuando iniciamos nuestro proceso. Ella ha sido una maestra en muchos sentidos de mi vida, ha dejado aprendizajes en todos los ámbitos, crecimientos a nivel personal y muchas enseñanzas”, dice Mónica.

Estefanía argumenta además que “Paula es como mi segunda mamá, desde el 2012 que arrancamos el proyecto del dúo paso más tiempo con ella que en mi casa. Es una guía y me ha ayudado en mi carrera deportiva, al igual que en la profesional. Siempre ha hecho que no solamente nos encaminemos por el objetivo deportivo sino que nos motiva para prepararnos para la vida, nos da ejemplos y no le importa solo los resultados deportivos. Siempre está para nosotras y es maravillosa”.

Trabajo en equipo

Además de ese análisis juicioso que hace de sus rivales, Paula saca tiempo para el trabajo interdisciplinario con el fisioterapeuta, el médico, y la sicóloga.

“Siempre digo que esta labor es hermosa, amo lo que hago y también le doy gracias a Dios porque ha puesto en mi camino a personas maravillosas, a gente muy profesional que me complementa y me ayuda en todo”.

La entrenadora se refiere a Lina María Orrego (sicóloga), Óscar Córdoba (fisioterapeuta y preparador físico), la española Margi Crespo (coreógrafa) y a Juan Diego Párraga (médico), quienes se han convertido en ese equipo interdisciplinario con el que lograron el cupo a Río y ahora buscarán la clasificación a Tokio.

“Me gusta escuchar a la gente, no soy egoísta y siempre tengo en cuenta lo que me dicen, las recomendaciones, los consejos que me dan porque pienso que el trabajo en equipo es importante para crecer, para ver otros ángulos de las cosas, para alcanzar más metas”, sostiene Paula quien ahora, además tiene que pensar en otros procesos, por ser la entrenadora nacional.

Actualmente a su lado está la entrenadora Shara Múnera, quien también fue nadadora artística y ahora tienen la misión de seleccionar y preparar las deportistas de las categorías menores, las juveniles que estarán en el Panamericano Junior de Cali, al igual que en los Suramericanos de la categoría

5
oros aportó natación artística al global de 22 que logró Colombia en Buenos Aires.
22
son los cupos que darán a la natación artística para Tokio, dos menos que Río-2016.
5
oros aportó natación artística al global de 22 que logró Colombia en Buenos Aires.
22
son los cupos que darán a la natación artística para Tokio, dos menos que Río-2016.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*