<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La historia de una revolución con la panela

  • Fernando Heincke cree que los jóvenes deben aprender a pensar más que a recibir instrucciones.
    Fernando Heincke cree que los jóvenes deben aprender a pensar más que a recibir instrucciones.
Publicado el 06 de febrero de 2020

El enamoramiento del empresario bogotano Fernando Heincke por el sector panelero lo llevó a dejar la universidad e incluso a tomar distancia de su familia.

Por “diosidencias de la vida”, no coincidencias, que lo atrajeron a un evento agrícola en Villeta, Cundinamarca, entendió que la panela es la segunda fuente de empleo del campo, después del café. Pero, a diferencia del grano que tiene épocas de pico o cosechas, la producción panelera necesita que se cultive caña todo el tiempo generando, constantemente,...

Juan Carlos Mora Uribe

Este artículo hace parte de la edición del presidente del Grupo Bancolombia. Director del bloque de Actualidad y Opinión del Aniversario 108 de EL COLOMBIANO.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

ANÁLISIS

Crepes & Waffles: El experimento de una nueva forma de economía
Beatriz Fernández
Fundadora de Crepes & Waffles

En el comienzo de nuestra gran aventura éramos apenas dos mentes jóvenes con un sueño de empresa. Cabalgábamos por el camino de la incertidumbre y lo desconocido, transitando, eso sí, con una confianza plena. Aquella fuerza interior era el motor que nos permitía convertir los errores y fracasos en experiencia...

Notas de la sección