<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Especiales

Juan Carlos Mora

La lucha diaria para que el barrio sea reconocido

  • Óscar vende minutos a celular y bolis. Dice que como fundador, su casa sería la última en renovarse. Por eso apenas ahora, tras 25 años, empezó su reconstrucción. FOTO EL COLOMBIANO
    Óscar vende minutos a celular y bolis. Dice que como fundador, su casa sería la última en renovarse. Por eso apenas ahora, tras 25 años, empezó su reconstrucción. FOTO EL COLOMBIANO
Publicado el 06 de febrero de 2020

Parado en un andamio y con la mano fija en uno de los hierros de la plancha que está construyendo, Óscar Darío Zapata —Osquín para sus allegados— se puede dar el lujo de hacer una pinza con sus dedos y atrapar el edificio Coltejer como si fuera una ficha de lego. Su barrio, el más empinado de la ladera oriental de Medellín, en las barbas del Pan de Azúcar y donde la ciudad llega a su fin, fue bautizado El Faro cuando se forjó en 1996.

“En las noches, como no teníamos luz, se alcanzaba a ver el reflejo de todo el valle —cuenta Óscar, con su sombrero azabache, mirada penetrante y manos ajadas—. Se veía como un mar de bombillos. Después nos llegó la luz y el primer poste quedaba arribita de mi casa. Por eso cuando bajaba al Centro veía la última lámpara y decía: ‘yo vivo allá’”.

Si bien El Faro es la casa y el fruto de su lucha durante 25 años, su vida empezó en otra montaña. Nació en el corregimiento Ochalí, de Yarumal, donde ordeñaba, cogía café y jornaleaba hasta que el miedo se apoderó del pueblo. No lo dudó, empacó lo que cabía en una mochila y salió —lo dice con la certeza del recuerdo indeleble del 18 de agosto de 1995—. “Días antes llegó la noticia de que iban a matar a 18, muchos eran jóvenes que no querían integrar esos grupos (guerrillas y paramilitares)”, cuenta.

Como el camión escalera que llegaba a Ochalí era interceptado en cualquier punto de la carretera, caminó hasta Cacahual, entre San Andrés de Cuerquia y Toledo y se subió al primer bus que pasó. “Me vine con Juancho, un amigo. La amenaza era cierta porque él se devolvió para la cosecha de café y lo mataron a los 20 días”, cuenta. La violencia le hizo abandonar las montañas de Ochalí, pero su nueva lucha estaba por comenzar.

La ciudad a sus pies

Un hermano que vivía en Robledo le dijo que más arriba del Centro, después de los últimos techos, había tierra para construir. El primer rancho que tuvo fue armado con tapetes, tablas y plásticos que recogió en sus faenas como reciclador. “Así se construyeron las demás casas, es que el que tiene mucho, bota mucho”.

Hoy esta zona está habitada por 334 familias —unas 1.700 personas, según la junta administradora local— que componen un barrio campesino en el que habitan desplazados por la violencia de las subregiones de Antioquia, departamentos cercanos y, en los últimos años, de Venezuela. Ya las vías de acceso no son color barro, las casas ahora se erigen con adobes y hierros —como los que tenía tomados Osquín—, la comunidad edifica una sede comunitaria y el día a día es amenizado por una vecina que canta con micrófono, desde una ventana, éxitos de la música popular.

“Somos personas con capacidad grande de resistir, sobrevivimos en cualquier parte y transformamos el territorio”, dice Osquín, con orgullo. Esa también es la explicación del nombre del barrio que, en su conjunto, parece más una finca comunitaria con perros sin dueño, caballos, gallos de pelea, cafetales y plataneras. “Muchos campesinos dejamos familia muerta en las montañas, cada vez que uno ve una luz, rememora las víctimas que se quedaron allá”.

La cuadra

Así como él, muchos en El Faro viven de comerciar chatarra y reciclaje, otros le apuestan al rebusque allá abajo, donde el estadio y la Alpujarra también parecen de lego, y algunas señoras se ganan sus pesos con las confecciones. Pero otro frente de la lucha diaria es por el reconocimiento del territorio. Dice Osquín que como El Faro está por fuera del perímetro urbano, la inversión estatal llega a cuentagotas.

Rememora que el barrio se ha desarrollado con las manos de la comunidad que a punta de convites le puso aceras, escaleras y accesos a las casas. “Tenemos un tanque de agua potable encima, como si lo tuviéramos en la nuca, pero no podemos tomar de ahí porque estamos por fuera del perímetro urbano, como si uno tuviera derechos hasta una cuadra y más arriba no”.

Por eso su reclamo al Estado es porque, después de 25 años de batalla, pongan fin a la incertidumbre con el espacio que habitan. “Yo no quería a la ciudad ni me gustaba, hoy lucho porque se reconozca a mi barrio y a los que vivimos en la periferia”. Por eso pide, a públicos y privados, que al menos se sienten, se conozcan y se escuchen. Les dice: “¿en qué mesa podríamos hablar para que las buenas voluntades se reflejen en el territorio? Uno acá no sabe quién es el Estado o quién es la empresa. Si cualquiera tiene voluntad, que se acerque y construyamos conjuntamente este barrio”, concluye, mientras abajo pasa la ciudad que solo necesita ver de reojo para encontrar El Faro .

Image

Contexto de la Noticia

Juan Carlos Mora Uribe

Este artículo hace parte de la edición del presidente del Grupo Bancolombia. Director del bloque de Actualidad y Opinión del Aniversario 108 de EL COLOMBIANO.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

ANÁLISIS

Clases medias y movilidad social
Alejandro gaviria
Rector Uniandes

Quiero empezar esta columna con una autocrítica, con un señalamiento a los economistas o, más concretamente, a los indicadores utilizados por los economistas para estudiar la realidad social, para entender los fenómenos sociales de estos tiempos inquietantes.

Cabe un repaso de los más usados: la pobreza,...

Notas de la sección