<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

“Preeeparados...” la historia de Sebastián Martino, el juez argentino del reality Desafío

Fue el ganador de Expedición Róbinson de su país en 2002 y desde entonces ha estado en este tipo de programas

  • Imagen de Sebastián Martino, el juez del programa Desafío, de Caracol. FOTO Cortesía Caracol TV:
    Imagen de Sebastián Martino, el juez del programa Desafío, de Caracol. FOTO Cortesía Caracol TV:
03 de abril de 2024
bookmark

Mucho antes de ser el juez de Desafío, de hacerse conocido como el creativo de los juegos del popular reality y de hacerse famoso por el grito “Preparados, listos, ya...”, Sebastián Martino fue un concursante más de este tipo de formatos.

Fue el primer ganador de Expedición Róbinson Argentina en el año 2002 y desde entonces, pese a haberse graduado de abogado, ha estado ligado como productor en este tipo de programa de aventuras. En Caracol lleva 22 años y con Desafío está desde la primera edición.

“Entré a Caracol hace 22 años, el canal estaba formando un equipo de creativos de entretenimiento y ahí llegué yo, siendo el que menos sabía”, le contó el productor en charla con EL COLOMBIANO, desde uno de los “box” en los que se graba Desafío XX.

“Yo participé de Expedición Róbinson y un año después fui al mismo lugar, en Panamá, donde se había grabado el programa donde participé, con la sorpresa que la productora que hizo el mío estaba haciendo el de Colombia y el de Portugal. Yo llegué ahí con mi mochilita, porque estaba en un año sabático, y los colombianos y los portugueses comenzaron a saludarme con mucha familiaridad. Me conocían porque habían visto el programa que gané, la productora para venderles el formato les mostró ese programa, entonces me sentí en casa y empecé a parchar y andar con ellos, tuve un romance con una de la producción y como todos los extranjeros la vine a visitar a Colombia y aquí me quedé”.

Le recomendamos leer: Desafío revolcó el rating: fue lo más visto en su debut y le ganó a Rigo y a La casa de los famosos

En Róbinson

En 2002 estuvo en la producción de Expedición Róbinson 2 para Colombia y en 2003 en Gran Hermano.

“En 2004 nos llaman y nos dicen que, el canal quiere un reality de aventura, entonces nos sentamos y diseñamos el Desafío”, recuerda Sebastián, para el que es indispensable ponerse las gafas oscuras cada vez que está ante las cámaras “me mete en el personaje”, reconoce.

En ese primer Desafío, que se grabó en República Dominicana, iba a ser productor y ya estaba en la isla del Caribe ajustando detalles para las grabaciones, lo llamaron para decirle que iba a ser el director de juegos, porque la persona que habían contratado renunció 15 días antes de empezar.

Le puede interesar: A propósito de los 20 años del Desafío al aire, ¿cuál es el programa más viejo de la TV colombiana?

“Ahí se sembró una semilla muy chiquita de lo que es hoy, en esa época éramos cinco en el tema de los juegos y hoy somos 60. El crecimiento es total”.

De las 20 ediciones que van de este formato de aventuras de Caracol recuerda con especial cariño las que grabaron en África.

“Fue una satisfacción grande que el canal haya creído en nosotros, en 2013 llevamos 170 personas a África en lo que yo llamo un salto de fe del canal. Eso sumado a que el pueblo senegalés es maravilloso y le terminó de dar una magia a esa temporada. Todavía me escribo con los traductores senegaleses de la época, quedamos conectados emocionalmente de parte y parte, fue muy linda esa experiencia”.

Reconoce que las pruebas actuales, en los box son más complejas de preparar, que les tocó rediseñar todo el sistema de trabajo que tenían en las playas.

Le puede gustar: ¿Por qué la “famosa” Elodia Porras del reality de RCN ahora se llama Diosa Paz?

Su sello

Acerca de cómo surgió el popular grito “Preparados, listos, ya” apareció en 2017 cuando le dijeron que el juez debía dar la largada del juego.

“En Argentina decimos ‘preparado, listo, ya (chaa)’, pero a mí no me gustaba ese ‘chaa’ porque iba a sonar demasiado argentino, entonces tenía que buscar otra manera, así que decidí aplaudir para disimular un poco el acento y ahí nació ese sello”, recuerda Martino que cuenta con gracia que cuando a sus hijos les preguntan qué hace el papá ellos responden: “sale en un programa de televisión poniendo cara de bravo y diciendo preeeparados...”.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD