<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Marc Jacobs impacienta pero llena de glamour a Nueva York

  • FOTO REUTERS
    FOTO REUTERS
  • FOTO REUTERS
    FOTO REUTERS
  • FOTO REUTERS
    FOTO REUTERS
  • FOTO REUTERS
    FOTO REUTERS
AFP | Publicado el 13 de septiembre de 2018

Marc Jacobs, el niño mimado de la alta moda estadounidense, impacientó a sus invitados el miércoles, en el último día de la Semana de la Moda, pero luego les regaló una colección refinada que derrochó el glamur de los ‘50 con descomunales vestidos, abrigos, volantes y fruncidos.

El desfile se atrasó una hora y media, y algunos invitados se fueron. “Tengo un vuelo a Londres esta noche, tengo que dar un examen mañana”, comentó una elegante joven rubia de 19 años, antes de dejar el inmenso salón de Park Armory en el Upper East Side de Manhattan.

Finalmente, y bajo una lluvia de aplausos impacientes, las modelos comenzaron a desfilar por una pasarela larguísima de parquet cubierta en vidrio.

La colección primavera/verano 2019 de Jacobs abundó en vestidos cortos y abullonados, sobredimensionados, sobre todo en colores pastel. Inmensos volantes escondían el torso pero dejaban ver las delgadas piernas y los zapatos de tacos altos transparentes.

La invitada de honor fue la rapera Nicki Minaj, que llevó un enorme e impresionante vestido Marc Jacobs rojo con grandes volantes en las mangas que resaltó su escote.

Image

Grande y extra grande fue casi todo: los vestidos anchísimos pero cortos con enormes mangas abullonadas y volantes en el ruedo y el cuello, los elegantes abrigos tres cuartos de paño y las chaquetas de vestir.

Más de 30 modelos se dejaron teñir el pelo en colores pastel -rosas, azules, lilas, verdes, naranjas- que combinaban con sus atuendos.

El peluquero Guido Palau dijo a la revista Elle que el look, muy elaborado, con batidos de los años 50 y 60, eran una guiñada a mujeres como Barbra Streisand y una celebración de los tiempos en que las mujeres hacían esfuerzos para lucir siempre elegantes.

Image

Rihanna: vale todo

La superestrella de Barbados Rihanna cerró la NYFW con una gran fiesta en Brooklyn donde presentó su nueva línea de lencería Savage x Fenty. En un show larguísimo para el mundo de la moda -30 minutos- y repleto a reventar la consigna que resaltó fue el “vale todo”.

La ropa interior fue de todos colores, del rojo intenso a los colores pálidos o negro. Algunas piezas eran de encaje, y hubo corsets que dejaban los senos totalmente al descubierto.

Hubo mujeres de todos los tipos y tamaños, algunas tipo “femme fatale”, otras embarazadas, en pijamas de entrecasa o de aspecto masculino.

Las modelos llevaban guantes de seda hasta los codos, y por momentos bailaban, siguiendo una coreografía.

Image

Vamos a la playa

Más temprano, Michael Kors inició la última jornada de la Semana de la Moda de Nueva York con una colección alegre inspirada en playa, a la que presentó como “exuberante” y “extravagante”.

Con las actrices Nicole Kidman y Catherine Zeta-Jones en primera fila, el diseñador de 59 años colocó coloridos paneles de la artista australiana y residente de Brooklyn Christina Zimpel que evocaban el Caribe o el Mediterráneo, un fuerte contraste con la vista grisácea del puente de Brooklyn que podía apreciarse desde las ventanas del Pier 17 de Manhattan en este día húmedo y nublado.

“Escapada global”, “Hay que ver el lado bueno” y “De mí para ti: comparte la alegría”: así resumió el multimillonario Kors la optimista colección, que sigue la tendencia alegre y positiva para la primavera 2019.

En la pasarela hubo una catarata de colores y estampados, del turquesa al sandía, limón y caqui, sombreros con flores, una falda verde limón con flecos y un traje de chaqueta y pantalón verde metálico con una cartera haciendo juego.

Image

Hubo pantalones de todos los estilos, pero los más llamativos eran floreados, con bordados y enormes patas de elefante. Los vestidos de noche eran de estilo playero, pero en telas metálicas.

Kors colocó flecos en chaquetas, faldas, pantalones y carteras, una tendencia también vista esta temporada en Longchamp y Coach.

El look rastafari hizo aparición, así como el jean claro, las grandes bolsas de playa y las enormes sandalias de plataforma.

Como en el pasado, Kors incluyó en su desfile a modelos con curvas.

En primera fila junto a Zeta-Jones estaba Carys Douglas, de 15 años, su hija con Michael Douglas, que como sus padres quiere entrar en el mundo de la actuación.

La banda sonora del desfile fue también playera, con Peter Allen cantando “I go to Rio”, los Beach Boys con “Good Vibrations” y trozos de Serge Gainsbourg y Jane Birkin con “Je t’aime... moi non plus”.

La temporada de primavera 2019 se trasladará luego a Europa, con semanas de la moda en Londres, Milán y París.

Image
Image
Image
Image
Image

Contexto de la Noticia

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección