<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Éxito del túnel de Oriente adelanta 10 años su ampliación

La conexión alcanzó las previsiones que se esperaban en 2032. Hoy la recorren un promedio de 28.000 carros.

  • El segundo túnel de Oriente, también de 8,2 kilómetros, ya está excavado. Falta su revestimiento, pavimentación y la instalación de los equipos electromecánicos. FOTO juan antonio sánchez
    El segundo túnel de Oriente, también de 8,2 kilómetros, ya está excavado. Falta su revestimiento, pavimentación y la instalación de los equipos electromecánicos. FOTO juan antonio sánchez
17 de julio de 2022
bookmark

El boom inmobiliario en el Valle de San Nicolás y la rápida recuperación económica pospandamia valorizaron tanto al Oriente antioqueño que en apenas tres años el túnel se quedó pequeño para tanto tráfico. Por eso la ampliación de la conexión a doble calzada, que según las previsiones se necesitaría en 2032, se anticipó una década y desde ya avanza en sus primeras fases.

Los datos del tráfico que se moviliza por el túnel de 8,2 kilómetros dan muestra de su rotundo éxito. Ya han transitado más de 18 millones de vehículos desde su apertura y ha alcanzado un tráfico promedio diario de más de 28.000 vehículos.

Varios factores inciden en que el número de carros aumente cada año. El primero es que desde su inauguración, en agosto de 2019, se convirtió en el corredor más utilizado para conectar al Valle de Aburrá con Rionegro y el aeropuerto José María Córdova.

Desde entonces todo ha sido ganancia para los usuarios del túnel: se redujeron en 55% los tiempos de desplazamiento, en un 44% los índices de accidentalidad y se disminuyeron los costos de operación (combustible, lubricantes y llantas) de los vehículos en un 48% por cada recorrido, debido al ahorro en distancia y a la disminución de las pendientes, que pasaron del 7,5% al 2,2%, lo que significa que la subida hacia Oriente se ‘aplanó’.

Otro factor clave es la alta y permanente dinámica inmobiliaria y comercial del Oriente antioqueño. De acuerdo con La Lonja, la propiedad raíz del Oriente se viene dinamizando a pasos agigantados: en 2021 se registraron 7.804 viviendas nuevas vendidas, lo que representa un incremento del 123% comparado con 2020 y, se autorizaron 981.596 metros cuadrados en licencias de construcción.

La ruta de planificación de Antioquia para los próximos 20 años incluye al Oriente en una zona estratégica denominada la Médula o la ciudad larga de cuatro corazones, en la que hoy vive el 84,3% de la población del departamento. Conectará los valles de Aburrá, San Nicolás y del Cauca, en Occidente, con el Urabá.

Además, Oriente es la principal zona de expansión demográfica y productiva de la gran metrópoli que conformará Medellín y su área metropolitana en los próximos 30 años. Su población creció un 62% entre 1985 y 2017; y solo desde 2005 son 163.498 habitantes más.

¿Qué sigue ahora?

Si bien las proyecciones de tráfico se anticiparon una década, la Gobernación y la concesión tenían previstos unos indicadores que, al cumplirse, activaron el inicio de la estructuración de la segunda etapa del túnel.

Cumplidos estos indicadores, arrancó un trabajo conjunto que consiste en la definición del plan y alcance para la realización de estudios y diseños de las obras, presupuestos, revisión del modelo de financiamiento para determinar plazos y fuentes, sumado a los trámites de licenciamiento.

Entre las obras iniciales están el revestimiento, pavimentación e instalación de equipos electromecánicos del segundo túnel de Santa Elena, el largo, que ya está excavado; la construcción del segundo túnel Seminario y el intercambio Baltimore en Las Palmas; más la construcción del segundo viaducto en Sajonia.

Esta segunda etapa será ejecutada por fases, de modo que se irán entregando tramos de forma escalonada. Aún no se sabe cuánto costará toda la intervención porque dependerá del alcance que tengan las obras y de la negociación entre las partes. Como referencia, la etapa que está en operación se realizó con una inversión de más de un billón de pesos.

Eso sí, desde ya se están ejecutando obras complementarias a la conexión vial. Una de ellas es el mejoramiento de la vía El Carmen de Viboral – El Santuario, con una intervención de 12 km, tramo comprendido desde el ingreso a la autopista Medellín-Bogotá hasta San Fernando, un corredor que será estratégico para El Retiro, La Ceja, El Carmen, Rionegro, Sonsón, Nariño, Argelia y La Unión.

Otra vía dentro del contrato es la carretera a Santa Elena que, en un acuerdo con la Gobernación, se aprobó el inicio de su rehabilitación gradual. Se ha avanzado en la estabilización de seis puntos críticos con el fin de proteger la calzada y en la mitigación de taludes y mejoramiento de la estructura del pavimento.

Ahora bien, también hay estrategias para promover el pago electrónico y agilizar así el paso por los peajes. Hoy el 35% de los conductores que transitan por estas vías hacen uso de este herramienta con Flypass y Gopass. Próximamente se sumarán más empresas de pago electrónico, con el fin de acoger la normativa de recaudo electrónico de Mintransporte.

El desarrollo de Oriente va derecho como por dentro de un túnel.

Infográfico

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*