<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Amigos de mis amigos...
  • Andrés Felipe Arias | Andrés Felipe Arias
    Andrés Felipe Arias | Andrés Felipe Arias
Andrés Felipe Arias | Publicado el 19 de noviembre de 2010

Dicen que los amigos de mis amigos son mis amigos. ¿Quiénes han sido los amigos de nuestro nuevo mejor amigo?

El primero en la lista es Tirofijo . Esto dijo Chávez el 29 de mayo de 2008: "Nosotros no nos alegramos por la muerte de 'Manuel Marulanda' , nosotros más bien le decimos ¡viva la vida!". Probablemente se refería a la vida que el terrorista Tirofijo les había quitado a miles de seres humanos en nuestro país con esa máquina de terror llamada Farc. Pero evidentemente Tirofijo era su gran amigo.

El siguiente en la lista es Raúl Reyes . Tanto así que el 2 de marzo de 2008, Chávez guardó un minuto de silencio por ese terrorista y calificó la Operación Fénix como un "cobarde asesinato". El comandante le estaba haciendo el duelo a su amigo. Como se lo haría a cualquiera de sus amigos en las Farc. Y como esos duelos le dan muy duro, el comandante ayuda a evitarlos facilitando cómodos "resorts" de entrenamiento y descanso que Iván Márquez, Santrich, Granda, Timochenkoy Grannobles saben disfrutar. A los amigos se les trata así.

¿En dónde me dejan a Ahmadineyad? Son tan amigos que han forzado un vuelo semanal entre Teherán y Caracas. ¿Qué cargarán las bodegas del avión? Seguramente material y tecnología nuclear que quieren compartir estos dos amigos. ¿Para qué? No precisamente para llevar energía a las fábricas venezolanas, pues estas pertenecen a una especie en vía de extinción. El nuevo jueguito bélico-nuclear de los dos amigos puede ser para golpear no solo a Colombia, sino también a Estados Unidos. Pero nadie protesta en América Latina. Aunque sí lo hicieron contra las bases norteamericanas en Colombia. Y no protestan porque ahora todos somos amigos.

Dos de los gobiernos más beligerantes contra las bases fueron los de Brasil y Argentina. ¿Será que tienen los mismos amigos de nuestro nuevo mejor amigo?

El 11 de noviembre las Farc, en un comunicado desde las montañas de Colombia, se dolían diciendo: "A su Excelencia, a la familia Kirchner, nuestra solidaridad y condolencia por el deceso del expresidente Néstor Kirchner... Ha partido un latinoamericano insigne. Un hombre que batalló denodadamente por la consolidación de un organismo multilateral independiente del poder de Washington, propio de Nuestra América, sin tutelas imperiales". Tiene que ser uno muy amigo de las Farc para ser digno de semejante lisonja fariana.

Y ese mismo día, en otro comunicado, las Farc proclamaban excitadas la elección presidencial en Brasil: "Presidenta Dilma, para usted, nuestro aplauso y reconocimiento". Para las Farc la nueva presidenta de Brasil, ahijada política de Lula, es "una mujer ligada siempre a la lucha por la justicia". ¡Cómo será eso! Solo a una gran amiga las Farc condecoran con el título de luchadora por la justicia.

Si los amigos de mis amigos son mis amigos, la cosa está muy grave. Tarde o temprano nos daremos cuenta de que nuestro nuevo mejor amigo es, en realidad, nuestro más peligroso enemigo.

Quizá ocurra cuando ya no tengamos ningún otro amigo. Ni siquiera quien en su momento fue nuestro buen amigo y enemigo de nuestro más peligroso enemigo. Es decir, Obama. El mismo que no mueve un dedo por sacar adelante el TLC con Colombia o por frenar al tirano vecino.

Lo dijo Churchill: "el que se humilla para evitar una guerra, tiene la humillación y también tendrá la guerra". Hoy aplica el mismo presagio: el que se humilla para cuidar el comercio y recuperar una plata, tiene la humillación y también perderá el comercio y la plata. Y de pronto también tendrá la guerra.