<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Deserción: sentencia de muerte de las Farc
  • Deserción: sentencia de muerte de las Farc | Archivo | Los desmovilizados aseguran que algunos guerrilleros que se han volado, y los vuelven a coger, son fusilados.
    Deserción: sentencia de muerte de las Farc | Archivo | Los desmovilizados aseguran que algunos guerrilleros que se han volado, y los vuelven a coger, son fusilados.
Javier Alexander Macías | Publicado el 19 de noviembre de 2011

La orden perentoria del comandante guerrillero al mando medio del frente 40 de las Farc, tuvo que repetirla otra vez ante la incredulidad y la interferencia del radio.

"Oíste pues, tenela bien clara. Ya no van a haber consejos de guerra. Todo el que se vuele, lo buscan y de una lo llenan de plomo".

"¿Cómo así comandante?", preguntaron desde el otro lado del sistema de comunicación entorpecido por zumbidos que hacían parecer al radio como inundado de zancudos.

"Así como lo oís. Y si no lo encuentran después arreglamos con la familia", sentenció el comandante.

Esta es una de las conversaciones que inteligencia militar interceptó el pasado 9 de noviembre, cinco días después de que el máximo jefe de las Farc, "Alfonso Cano" fuera abatido por tropas del Ejército en la operación Odiseo en el Cauca.

Ante el miedo a una posible desbandada de los guerrilleros y tras el anuncio del presidente de la República, Juan Manuel Santos, quien aseguró que el camino era la desmovilización o de lo contrario les esperaría (a los guerrilleros) "una tumba o la cárcel", desde los altos mandos de las Farc enviaron la sentencia: todo aquel que se desmovilice perecerá bajo sus fusiles.

Investigadores militares aseguran que la modalidad de asesinar a aquellos que dejan las filas subversivas no es nueva, pero "después de la muerte de 'Cano' ellos tenían que asegurarse que sus frentes no quedaran despoblados. Por eso intimidaron con estas amenazas, para que el guerrillero la piense dos veces para volarse".

Sin embargo, esta amenaza tan clara en la comunicación interceptada por agentes de inteligencia fue "maquillada" en un mensaje enviado a través de Anncol en su página en internet.

"Desmovilizarse es sinónimo de inercia, es entrega cobarde, es rendición y traición a la causa popular y al ideario revolucionario que cultivamos y luchamos por las transformaciones sociales, es una indignidad que lleva implícito un mensaje de desesperanza al pueblo que confía en nuestro compromiso y propuesta bolivariana".

La misiva fue acompañada con otras líneas en las que se aseguraba que por el contrario a lo que creía el Gobierno Nacional, la "guerrillerada" estaba dispuesta a continuar la lucha armada.

"Pero eso es mentira. Ellos intimidan a los guerrilleros para que no deserten con las amenazas conocidas", precisó el investigador.

El general Sergio Mantilla Sanmiguel, comandante del Ejército Nacional, aseveró a EL COLOMBIANO que las amenazas las hacen "al interior, para poder mantener a las personas en esas condiciones en las que los mantienen: les hacen historias y les inventan películas que no tienen que ver con la realidad de las cosas".

Según fuentes oficiales, algunos guerrilleros han sido asesinados incluso después de salirse de las Farc. Testimonios de desmovilizados así lo confirman.

"Me iban a matar"
"Pedrito" es un desmovilizado del bloque 5 de las Farc. Tras 12 años en la guerrilla, decidió dejar atrás las armas y mientras se bañaba, quiso volarse por entre matorrales.

Yo salí, cuenta "Pedrito", cuando mis compañeros y yo nos fuimos a bañar al río. Me quedé con uno solo y le dije que nos fuéramos. Pero al él le dio miedo porque le habían dicho que si se iba entonces llevarían a su hermanita para allá. Él me delató con el comandante.

A aquella acción de "Pedrito" le siguió un consejo de guerra. La defensa de un compañero lo salvó del fusilamiento. Sin embargo, le doblaron las tareas y se vio cara a cara con la muerte.

"Me hacían levantar más temprano y me ponían a arreglar todo el campamento. Cuando se creía que iba a ver combates, me tiraba en la línea de fuego. Más de una vez sentí que me moría cuando nos encontramos con el Ejército o los paramilitares", recordó el desmovilizado.

Ocho meses después del consejo de guerra, "Pedrito" logró fugarse. Lo buscaron en su casa pero como el avisó, salieron desplazados. Dos años después, su hermano fue asesinado por la guerrilla cuando regresaba de su pueblo a Medellín luego de sacar su partida de bautizo.

"Lo mataron porque me volé y no me encontraron a mí. Eso nos dolió mucho", agregó "Pedrito", mientras enjuga sus lágrimas provocadas por los recuerdos de la guerra que vivió en la selva.

Un mecanismo de control
Jairo Delgado, director de análisis del Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría Olózaga, explicó que este tipo de amenazas son mecanismos de control ante la posible deserción de guerrilleros, más aún con golpes tan contundentes como el abatimiento de "Cano".

Delgado manifestó que con estos métodos "buscan contener la desmovilización. Es una forma de control coactivo de las Farc para mantener la unidad. Disponen a los comandantes de los frentes para que ejerzan los controles necesarios".

Pese al miedo inculcado por las Farc para que no dejen la guerrilla, el general Mantilla Sanmiguel envió un mensaje a los guerrilleros que estén dispuestos a dejar las armas. "Desmovilícense. Estamos prestos a recibirlos con los brazos abiertos. Pueden tener una oportunidad para rehacer sus vidas".