<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Diálogos se extenderían aun en contienda electoral
  • Humberto de la Calle, jefe negociador del Gobierno, en su entrada al Palacio de las Convenciones en La Habana, Cuba. FOTO AP |
    Humberto de la Calle, jefe negociador del Gobierno, en su entrada al Palacio de las Convenciones en La Habana, Cuba. FOTO AP |
Por JUAN CARLOS MONROY G. | Publicado el 09 de octubre de 2013

Las señales de que un acuerdo de paz con las Farc no se lograría este año son cada vez más notorias. Cuando restan menos de tres meses de 2013, con solo el primer tema resuelto de una agenda de cinco puntos sensibles para el país, se vislumbran diálogos en medio de la contienda electoral de 2014.

Los últimos episodios en la Casa de Nariño y a miles de kilómetros de distancia, en el Palacio de las Convenciones de la Habana, revelan que ese escenario se muestra posible y que, incluso, se da por hecho entre algunos analistas del conflicto y dirigentes políticos.

Una señal se dio ayer en la capital cubana, cuando el jefe guerrillero Jesús Emilio Carvajalino, alias "Andrés París", aseguró que la comisión negociadora de las Farc aceptaría un receso de las negociaciones de paz mientras se cumple la campaña política durante el primer semestre de 2014.

Solo condicionó esa posibilidad a que esa pausa sea acordada en la mesa de negociaciones y "no de forma unilateral" por parte del Gobierno".

La respuesta se dio un día después de que el presidente Juan Manuel Santos consultara con la bancada del Partido de la U su postura y respaldo frente a tres escenarios posibles: la continuidad del proceso de paz, un receso en la contienda electoral o su ruptura.

El resultado fue el apoyo mayoritario de los senadores y representantes a la Cámara para que los diálogos continúen sin pausa, siempre y cuando avancen los acuerdos de la agenda.

A pesar del apoyo de la bancada a la negociación, crece la certeza de que los diálogos se prolongarán más allá de este año, que estarán sometidos al vaivén de las campañas políticas y a la polarización que se anticipa para las elecciones al Congreso (en marzo) y Presidencia (junio).

Así lo reconoce el senador Roy Barreras, presidente de la Comisión de Paz y miembro del Partido de la U, quien participó en la reunión con el Jefe de Estado. "Espero que antes de acabar este año se avance con el acuerdo sobre participación política por lo menos. La mejor noticia sería la firma del acuerdo de paz este año, pero es un proceso complejo. Solo se suspendería el diálogo si no hay avances con las Farc".

Para mal o para bien
En cuanto al impacto de lo que suceda en La Habana en la contienda electoral, el senador es enfático en que no se puede sustraer de la realidad nacional y que las negociaciones no riñen con la democracia. "En las elecciones el país define su destino y son los colombianos los que decidirán si apoyan el fin negociado, si le apuestan a la paz o a la guerra".

Por el contrario, el senador Gabriel Zapata Correa, vocero del Partido Conservador está a favor de suspender los diálogos. "No soy partidario de que el proceso electoral democrático se vea afectado por este proceso de paz, considero que entorpecería y por transparencia debería suspenderse, sin o con la decisión de Santos de presentarse a una reelección".

Zapata precisó que la posición de los conservadores se tomará en diciembre durante una convención. Los analistas del conflicto también están expectantes por el desarrollo de los diálogos y el impacto de las elecciones de 2014.

Para Alejo Vargas, director del Centro de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de Paz de la Universidad Nacional, las negociaciones deben continuar, aun en época electoral.

"Suspender el proceso sería acabarlo", sentencia Vargas. Como prueba cita anteriores procesos de paz con las guerrillas, como el de Tlaxcala (México), que "se terminaron sin éxito después de recesos en los que sucedieron hechos que no permitieron continuar". Por eso insiste en que "lo mejor es que el Gobierno y las Farc aceleren las negociaciones y la búsqueda de los acuerdos".

El analista tampoco cree que la contienda electoral se afecte. "Nada mas político que hacer la paz y que los ciudadanos escojan si darle continuidad al proceso o no".

María Victoria Llorente directora de la Fundación Ideas para la Paz, sostiene que el proceso no debería suspenderse y que "es positivo que el Gobierno y la sociedad presionen a las Farc para conseguir acuerdos y no prolongar indefinidamente los diálogos".

Lo cierto es que no solo el Gobierno reclama resultados, sino los colombianos, que tras la prolongación y falta de resultados castigaron al presidente Santos con la caída de su imagen, según recientes encuestas.