<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
EL DIFÍCIL CAMINO POR RECORRER
  • Santiago Silva Jaramillo | Santiago Silva Jaramillo
    Santiago Silva Jaramillo | Santiago Silva Jaramillo
Por Santiago Silva Jaramillo | Publicado el 15 de febrero de 2012

En más de 13 años en el poder, el presidente venezolano Hugo Chávez ha coartado y perseguido a los medios de comunicación y los partidos de oposición. Ha desbaratado el sistema político y de balances venezolanos. Ha destruido el de por sí incipiente sector productivo. Ha acogido a narcos y guerrilleros, llevando la violencia en Venezuela a puntos desconocidos para sus ciudadanos y ha saqueado las arcas del Estado dando prebendas a sus aliados políticos y familiares.

Venezuela se merece algo mejor y Chávez tiene que ser responsable por sus desmanes, mediante una derrota en las urnas. La votación de casi tres millones en las primarias de la oposición y la victoria del Gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles , son signos esperanzadores.

Sin embargo, no garantizan que las cosas vayan a ser fáciles durante los meses que separan a los venezolanos de la votación presidencial, el 7 de octubre.

Para empezar, es difícil saber si quienes no votaron por Capriles (el 38%), se le unirán dentro de unos meses y no se verán tentados por el voto chavista. De igual manera, es complicado determinar de esos tres millones de votos cuántos eran de empleados públicos y seguidores de Chávez que intentaron influenciar el resultado.

Además, Capriles se enfrentará a una maquinaria política aplastante, responsable de ganar una docena de elecciones entre presidenciales, parlamentarias y referendos para Chávez. A éste, el control de las entidades públicas y de la chequera petrolera lo hacen un rival despiadado, lejos de la debilidad que algunos le quieren atribuir.

Incluso, si Capriles logra ganarle a Chávez, las dificultades no terminan. ¿Qué hará el actual presidente venezolano? ¿Aceptará el resultado adverso y se hará a un lado pacíficamente? ¿Cuál será la posición del Ejército, que Chávez ha modificado y sobornado para tenerlo bajo control? ¿Y de las milicias bolivarianas? ¿Y de las docenas de otras organizaciones chavistas armadas y adoctrinadas? ¿Asumirán la derrota en el polarizado ambiente político?

A pesar del difícil escenario para Capriles, nunca antes la oposición venezolana había estado tan cerca de sacar al presidente Chávez del poder. El camino hasta las elecciones de octubre se muestra lleno de baches y obstáculos. No es alocado pensar que Venezuela termine 2012 con un nuevo inquilino en Miraflores y un futuro diferente, luego de la locura chavista.